Horacio González, evocó a Néstor Kirchner, a 5 años de su muerte, como "uno de los políticos" que más lo "conmovió"

“NÉSTOR KIRCHNER VIVÍA LA POLÍTICA CON ALEGRÍA, COMO UN MUCHACHO JUGANDO EN LA PLAYA»

Cadena BA

Horacio González definió a Kirchner como «alguien cuyas singularidades lo hicieron aparecer un paladín, que hizo un llamado a millones de personas y tuvo que luchar con un montón de cosas y fuerzas que eran un poder incalculable».


CadenaBA
29/10/2015

El titular de la Biblioteca Nacional e integrante del grupo de intelectuales kirchneristas Carta Abierta evocó al ex presidente. Destacó que «le gustaban las travesuras que le hacían ganar enemigos» y que «se sentía a gusto en lo frágil e inestable». Destacó sus logros. Evaluó el balotaje como una «encrucijada dura para el país».

El titular de la Biblioteca Nacional e integrante del grupo de intelectuales kirchneristas Carta Abierta, Horacio González, evocó al ex presidente Néstor Kirchner, con motivo de cumplirse 5 años de su muerte, como «uno de los políticos» que más lo «conmovió» y elogió la pasión y desenfreno con que se manejaba al afirmar: «él vivía la política con la alegría, como un muchacho jugando en la playa».

González dijo que el ex jefe de Estado encaraba la política «de una manera desenfadada y traviesa, le gustaban las travesuras», lo cual «le hacía ganar muchos enemigos y también otros problemas de gobierno, políticos y de Estado» al país.

Sin embargo, por ser un político de raza y con gran capacidad para tejer alianzas de poder, «Kirchner se manejaba mejor en lo frágil e inestable que en lo seguro y constituido y de ahí lo que hizo en el contexto que le tocó», apuntó el titular de la Biblioteca.

En declaraciones a CadenaBA, González definió a Kirchner como «alguien cuyas singularidades lo hicieron aparecer un paladín, que hizo un llamado a millones de personas y tuvo que luchar con un montón de cosas y fuerzas que eran un poder incalculable».

Además, insistió en que «vivía la política no con amargura y tensión sino con alegría», al punto de graficarlo con una metáfora: «el era como un muchacho jugando con un trencito en la playa».

Ruptura

González señaló que «los primeros comienzos de Kirchner en el poder significaron una ruptura muy importante en la vida política argentina, marcados por una propuesta de transversalidad, centroizquierda y demás terminologías que existían en otros partidos pero no eran de la tradición del peronismo».

Esto «fue acompañado por otros gestos innovadores como mover el bastón de mando al asumir, un Estado que pudiera ser manejado, donde un prestidigitador tuviera lugar y descolgar los cuadros (de los ex jefes jerarcas de la represión que estaban en el Colegio Militar, el 24 de marzo de 2004) fueron algunos de los grandes signos que marcaron lo hecho», agregó el miembro de Carta Abierta.

González recordó que en el momento de asumir Kirchner el país padecía las secuelas de la crisis de 2001 y «las paralelas se tocaban por todos lados», por lo cual «su aparición inesperada y con una informalidad que se traducía en cada uno de los rasgos de su vida y actitudes fueron decisivas».

Elogió el legado de gestión que dejó el santacruceño, destacando, entre otras cuestiones, «las medidas que tomó fueron todas de gran importancia, como el replanteo de la relación de Argentina en el exterior, el desendeudamiento externo, el fortalecimiento del mercado interno, el pleno empleo».

Todo esto, «se logró en medio de la más formidable oposición de las fuerzas tradicionales de Argentina, que les hacía recordar el primer gobierno de Perón», acotó el titular de la Biblioteca, que recordó: «yo no fui de sus colaboradores directos de Kirchner, pero siempre que me crucé con él los diálogos eran chispeantes, humorísticos, porque vivía la política con felicidad».

Balotaje

Horacio González ha confesado que a fin de año dejará el cargo en la Biblioteca Nacional, pero igualmente no evita el análisis de la coyuntura política que atraviesa el país, con vistas al balotaje entre el candidato a presidente oficialista, Daniel Scioli, y el de Cambiemos, Mauricio Macri, apoyando al primero de estos.

Consideró al respecto que «se viene una encrucijada muy dura para el país», ya que hay que decidir el próximo presidente «entre dos personas que aunque tienen puntos parecidos en su historia, representan las dos tendencias en que se va dividir el electorado».

Para finalizar, sentó su posicionamiento a favor del gobernador bonaerense: «por un lado están las políticas neoliberales que Cristina tanto combatió y del otro el sayo que hay que estar honrándolo y autocriticándolo, de una democracia de corte nacional y popular, distribucionista, con una soberanía construida en base a las voluntades de miles y miles de argentinos».