La Patria está en peligro. Realmente. Nos va la vida en esto, amigos y compañeros.

ESTA EN JUEGO LA PATRIA ¡VIVA LA PATRIA!

Explicale a tus hijos que en las próximas semanas vas a verlos poco, porque te vas a dedicar noche y día a defender todo lo que conquistamos estos años y que esta en riesgo.

Para los q pregunten donde estoy.

Para q sepan por q de mi ausencia.

Yo no me voy hacer el que está muy ocupado, como algunos que cuando hay q poner, desaparecen.

Estoy en la calle, militando.

Nos vemos ahí.

Sumate.

Mira a los ojos a tu vieja y a las amigas de ella, que están jubiladas, y les aumentan dos veces al año, o a las que están por jubilarse.

Conversa con tu amigo que labura en una fábrica o un comercio y tiene aumento cada año.

Acercate a ese compañero de la secundaria al que le fue bien y tiene una empresita.

Camina por tu barrio y charla con esa maestra, con ese portero de escuela o enfermero de un hospital que aunque se queje con razón de muchas cosas, está mejor que hace diez años.

Embarrate y andá al barrio popular más cercano que tengas y averigua cuantos pibes cobran la AUH o el PROGRESAR y pregúntale a los vecinos si sus casas siempre fueron de ladrillos.

Date una vuelta por las nuevas Universidades del conurbano e indaga sobre cuantos de los estudiantes tienen padres profesionales y cuantos son hijos de laburantes.

Llama por teléfono a ese amigo de la primaria que se dedicó a estudiar y hoy es investigador en el CONICET, ARSAT o en una empresa.

Andate hasta el pub o el boliche de tu pueblo y pedile que te cuente al músico que este tocando si pudo grabar un demo o hasta el primer disco con su música.

Contactate con tu primo que tuvo suerte y se está haciendo la casita con el PROCREAR.

Escribile un mensaje a tu viejo, o a ese tío fanático del fútbol, y pedile que te cuente cuanto se ahorra de cable y de bares pudiendo mirar el partido desde casa y gratis.

Sentate con tus hijos, abrazalos bien fuerte, y miren juntos un capítulo de Zamba en Paka Paka.

Después de hacer todo eso, pediles disculpas a todos por las próximas mañanas, tardes y noches de ausencia.

Y explicales que en las próximas semanas vas a verlos poco, porque te vas a dedicar noche y día a defender todo lo que conquistamos estos años y que esta en riesgo.

Es más, invitalos a que te acompañen a tocar timbre, a repartir un volante o poner una mesa en una esquina.

Porque es importante que entiendan que cuando decimos que «la Patria es el otro», estamos hablando de ellos.

Y que si bien vamos a dejar el cuero en la pelea en nombre de Néstor y de Cristina, estamos dejando el cuero también por ellos y porque este país no retroceda quince años.

Nos va la vida en esto, amigos y compañeros.

La Patria está en peligro.

Realmente.

A no dudarlo.

A militar.

A convencer.

A enamorar.

Un último esfuerzo.

Con el corazón en la mano.

¡Viva la Patria!
#ScioliPresidente
¡Para todo el mundo!
(Para salvar a la Patria de las garras de los Buitres)