Tenemos vocación de construir soberanía en función de los intereses nacionales, populares y latinoamericanos, desde un modelo social y productivo de Justicia Social e Independencia Económica.

¿ ESTAMOS AISLADOS DEL MUNDO…?

Jorge Rachid

Uno de los caballitos de batalla de los propiciadores de la reacción conservadora, es nuestro supuesto aislamiento del país, frente al mundo que ellos propugnan, ese mundo pequeño, de dominio imperial, de mentes colonizadas y sumisas

¿ ESTAMOS AISLADOS DEL MUNDO…?

Por Jorge Rachid

Uno de los caballitos de batalla de los propiciadores de la reacción conservadora, es nuestro supuesto aislamiento del país, frente al mundo que ellos propugnan, ese mundo pequeño, de dominio imperial, de mentes colonizadas y sumisas, que pretenden volver a atar a la Argentina, a parámetros y políticas, que responden a intereses extranjeros o sectoriales, antes que a los intereses propios del pueblo argentino.

Veamos a que mundo se refiere la reacción conservadora.

Supuestamente en primer lugar de EEUU, con quienes mantenemos relaciones diplomáticas plenas, pero que estamos dirimiendo conflictos comerciales, como el de la carne, que hemos ganado en el CIADI, que después de 14 años de bloqueo comercial, exigió a ese país, supuesto líder del libre comercio, abrir sus mercados a las carnes argentinas.

El mismo EEUU que dice no poder invadir ámbitos judiciales, frente al embate de los buitres y Griesa, sin emitir una sola voz de cordura desde lo política, contra semejante dislate jurídico.

El mismo país que ayudó a Inglaterra a derrotar la recuperación de nuestras Islas Malvinas, proveyendo los misiles aire-aire para neutralizar nuestra Fuerzas Aéreas, lo cual definió el conflicto armado y la muerte de nuestros soldados.

Ese país que sistemáticamente vota en contra de los reclamos argentinos en Naciones Unidas por Malvinas, que vota en contra la propuesta nuestra de reestructuración de deudas soberanas, aprobada por mayorías abrumadoras y sólo 6 votos en contra en la UN, el mismo que no aprobó el Tratado de Kioto sobre calentamiento, ni se somete al Tribunal de la Haya, que sólo ejerce justicia sobre los pobres del mundo.

El mismo que envía misiones secretas de negociaciones con terceros países, mientras critica al nuestro por intentar una diplomacia propia, el que intenta debilitar al UNASUR y la CELAC, el que a través de la CIA opera jueces, fiscales y espías, que a través de la DEA opera el narcotráfico en nuestro país y la lista podría seguir, pero sería tedioso, saber que con “amigos” como esos, es preferible tener enemigos visibles.

Otro país del cual nos “alejamos” es Inglaterra, imperio colonial que es responsable de un diseño estratégico sobre al Atlántico Sur y su proyección sobre los pasos internacionales de Magallanes y Cabo de Hornos, y su bocado mas preciado, la explotación comercial minera de la Antártida.

El mismo país que tiene 13 colonias, de las cuales exceptuando las estratégicas Malvinas, Diego García y Acención entregada a EEUU, el resto de las colonias están dedicadas alegremente al lavado de dinero en Caimán, Gilbraltar y otras.

Podemos seguir con Europa, Japón e Israel quienes sistemáticamente, votan en contra de Argentina y nos demandan en los Foros internacionales, cuando adoptamos en forma soberana decisiones de protección de nuestras industrias y comercio exterior, ante la protesta del cipayismo interno que pone el grito en el cielo, como si el mundo tuviese esos estrechos límites, que impuso el colonialismo en el siglo XlX.

Se han quedado en el tiempo, siguen llorando la pérdida del poder terrateniente y oligárquico del saqueo que produjeron en ese siglo, desplazado ahora por el sector financiero internacional, verdadero factor de poder supranacional, que está condicionando las crisis nacionales europeas y pretenden trasladarlas a nuestros países emergentes, únicos en crecimiento, en un mundo que se derrumba.

La inserción de nuestro país en el mundo Multipolar que emerge hoy, que abre mercados y nuevos parámetros de relaciones internacionales, con ausencia del imperio hegemónico desde 1989, nos da una posibilidad en primer lugar de afianzar nuestras fortalezas regionales en Mercosur, Unasur y Celac y en especial con nuestro socio mayoritario Brasil.

El mismo Brasil que integra el BRICS con China, Rusia, India y Sudáfrica y que junto con nuestros bloques regionales constituye la tercera economía mundial, será por eso que nos acusan de estar lejos del mundo, o serán los 133 votos de la UN para aprobar la propuesta Argentina de reestructuración de deuda soberana, o sea que son países que comparten con nosotros una misma situación emergente, que forman parte de una misma mirada a los acontecimientos mundiales, desde el tema de Cuba, ahora en proceso de transición con EEUU, gracias a la presión internacional y a ese jugador que es el Papa Francisco, que comparten la necesidad del Estado Palestino, que proponen en conjunto eliminar los vetos y restricciones de los organismos de crédito multilaterales como el FMI y el Banco Mundial, que sostenemos que otras monedas deben ser de intercambio, en especial las monedas nacionales, Otros organismos deben emerger, como el Banco Asiático de Infraestructura e Inversión, el Banco del BRICS y el del UNASUR.

Piensen ustedes quienes son amigos o no, porque los países no tienen amigos o enemigos, tienen intereses comunes o intereses contrapuestos y la vocación de la reacción conservador, ha sido siempre, por casi 200 años someterse a los dictados imperiales, ingleses en el siglo XlX y EEUU en el siglo XX.

El Irigoyenismo primero, el peronismo después y ahora tenemos vocación de construir soberanía en función de los intereses nacionales, populares y latinoamericanos, desde un modelo social y productivo de Justicia Social e Independencia Económica.