La carta abierta de apoyo de 19 economistas internacionales a la ONU

TIMERMAN AGRADECIÓ AL G77+ CHINA SU APOYO A LA REESTRUCTURACIÓN DE DEUDA «SOBERANA»

Telam

Timerman-150-A

Esta resolución de interés público debe ser apoyada por todos los Estados europeos y debe ser puesta en el debate público, exhortaron los economistas


Telam
08/09/2015
El canciller Héctor Timerman agradeció en Nueva York a los países que integran el bloque del G77 más China su apoyo a la iniciativa argentina para crear un nuevo marco de reestructuración de deudas soberanas, que será tratado por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) el próximo jueves.

Timerman ponderó «el firme y comprometido liderazgo» llevado adelante por el grupo y remarcó además el «constante apoyo» de Sudáfrica a la Resolución A/69/L.84 sobre “Principios Básicos de los Procesos de Reestructuración de la Deuda Soberana”, presentada por Argentina ante el organismo multilateral el año pasado.

El canciller dijo que el proyecto es un «claro ejemplo de una resolución pensada para todos aquellos países, en desarrollo y desarrollados, que han enfrentado, están enfrentando o enfrentarán una crisis de deuda» con el objetivo de «no ser arrastrados ni por la ley del más fuerte ni por la dictadura de los mercados».

Ante el pleno del Grupo de 77 países que integran el bloque, más China, Timerman consideró que la iniciativa será «una herramienta de gran valor para permitir que las reestructuraciones de deudas soberanas se lleven a cabo con mayor equidad, eficiencia y transparencia y que al mismo tiempo se le pueda poner un límite a grupos minoritarios especuladores que sin escrúpulos ponen en riesgo el desarrollo de nuestras Naciones».

Además, anticipó que espera «un resultado con una enorme mayoría de votos favorables que contribuirán a hacer posible un mundo más justo, igualitario y en paz».

Timerman repitió su agradecimiento en varias oportunidades y subrayó su presencia en Nueva York como un «reconocimiento del gobierno argentino por el acompañamiento que nos han brindado».

También dijo haber hecho llegar «personalmente» una carta de agradecimiento a sus pares, y detalló que solicitó a los embajadores argentinos en cada uno de los países del bloque «que se acercaran para ofrecer toda la información y aclaración necesaria».

Por otra parte, destacó el «valioso informe» adoptado por el Comité Ad Hoc que analiza el proyecto y es presidido por el Embajador de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti.

«El G77 ha sabido, desde su diversidad, demostrar su unidad, dinamismo y solidaridad para lograr, una vez más, acuerdos más sólidos y equilibrados», concluyó el ministro argentino.

LA CARTA ABIERTA DE 19 ECONOMISTAS INTERNACIONALES A LA ONU EN APOYO A LA RESTRUCTURACIÓN DE DEUDAS SOBERANAS

Un grupo de académicos se pronunció a favor de este proceso, que se votará el jueves en Naciones Unidas y llamó a los países europeos a manifestarte a favor de la propuesta impulsada por la Argentina.

En la misiva argumentan su postura.

La carta.

Diecinueve economistas internacionales hicieron público su respaldo a la creación de un nuevo marco regulatorio para los canjes de deuda soberana a nivel multilateral e instaron a los países europeos a votar a favor del proyecto en el seno de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), que tratará la iniciativa el próximo jueves.

«Esta resolución de interés público debe ser apoyada por todos los Estados europeos y debe ser puesta en el debate público», exhortaron los economistas en una carta enviada hoy a los máximos representantes de todos los países miembros de la ONU, disponible también en el blog del ex ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis (https://yanisvaroufakis.eu), uno de los firmantes junto al economista francés Thomas Piketty.

«Ayer Argentina, hoy Grecia, y mañana quizás también Francia, cualquier país en deuda puede ser impedido de reestructurar su deuda a pesar de todo sentido común», agregaron.

«El drama griego que se desarrolló durante el verano deja en claro que no queda tiempo para vacilaciones», destaca el texto.

El grupo de académicos llamó la atención sobre el surgimiento de «un mercado de deuda al que los Estados están obligados a someterse», y citó el caso argentino al mencionar que los fondos buitre «lograron congelar los activos de la Argentina en los Estados Unidos a través de la intervención de los tribunales estadounidenses».

Además, destacaron al país por haberse «defendido de los ‘fondos buitre’ desde que reestructuró su deuda» y situarse «en la vanguardia de estos esfuerzos».

También remarcaron que el establecimiento de un marco jurídico para la reestructuración de deudas «es una cuestión de gran urgencia en la promoción de la estabilidad financiera» que permitirá «que cada estado pueda resolver sus problemas de deuda sin riesgo de colapso financiero o la pérdida de su soberanía».

«La crisis griega -continúa la carta- ha dejado claro que los estados individuales que actúan por sí solos no pueden negociar condiciones razonables para la reestructuración de su deuda en el marco político actual, a pesar de que estas deudas son a menudo insostenibles en el largo plazo».

Al respecto, el grupo añadió que «Grecia se enfrentó a una obstinada negativa a considerar cualquier reestructuración de la deuda, a pesar de que esta negativa estaba en contradicción con las recomendaciones del propio FMI».

Los 19 economistas consideraron que la posición de los países europeos «sigue siendo poco clara» al haberse «mantenido lejos del proceso» sin expresar su apoyo a la creación de la comisión.

Además de Varoufakis y Piketty respaldaron el proyecto los economistas James Galbraith (Universidad de Texas en Austin); Heiner Flassbeck (ex economista jefe de la UNCTAD); Martín Guzmán (Universidad de Columbia); Jacques Généreux (Institut d’études politiques de Paris); Steve Keen (Universidad de Kingston); Gabriel Colletis (Universidad Toulouse 1); Michel Husson (Institute de Recherches Economiques et Sociales); Benjamin Lemoine (Universidad París-Dauphine); Mariana Mazzucato (Universidad de Sussex); Robert Salais (IDHES, Francia); Marc Bloch; Bruno Théret (Universidad Paris-Dauphine); Xavier Timbeau (Sciences Po) Gennaro Zezza (Levy Economics Institute); Giovanni Dosi (Scuola Superiore Sant’Anna); y Engelbert Stockhammer (Universidad de Kingston).