"Una cosa es tener información, y la otra es saber integrarla con la política".

PÁGINA 12 ESTÁ INTERESANTE

Abel Baldomero Fernández

TAPAPAG12NEGSUBTERRANEOS

En otras entradas de este blog rescaté notas en Clarín, La Nación y aún en Ámbito Financiero que confirmaban – como excepciones – la vieja regla que dice que los diarios sirven para que la gente no se entere de las noticias.

Esta vez le toca al oficialista Página, que ha conseguido evitar, es justo reconocerlo, el aburrimiento intenso que siempre provocan los medios que están a favor del gobierno (de cualquier gobierno).

Estoy pensando en el análisis que hizo ayer Mario Wainfeld.

Será porque está de acuerdo conmigo en la evaluación de los hechos que menciona, pero – teniendo como tiene una posición definida de apoyo al kirchnerismo – me parece una descripción muy lúcida de la situación del oficialismo y de la oposición.

Sobre todo, estoy pensando en el editorial dominical de Horacio Verbitsky sobre el tráfico de precursores químicos para la fabricación de estupefacientes.

Verbitsky claramente tiene acceso a fuentes de información que otros periodistas, mortales comunes, no tienen.

Pero una cosa es tener información, y la otra es saber integrarla con la política.

El Horacio sabe.

Naturalmente, aprovecha el acceso a listados de llamadas telefónicas para “pegar” a Francisco de Narváez con el presunto traficante de efedrina Mario Roberto Segovia.

No estoy en condiciones de evaluar indicios, pero se me ocurre que si uno nació en Colombia, tiene algunos cientos de millones de dólares y se mete en política en la Provincia de Buenos Aires, debe estar preparado para encajar golpes de ese tipo.

Lo interesante de la nota no es ésto, que al ser lanzado en medio de la campaña, inevitablemente será recibido por amigos y enemigos como parte de ella (aunque Verbitsky sea de chequear sus datos).

La parte que evita el aburrimiento es cuando HV pasa a golpear duro en la interna del gobierno “El titular de la Secretaría de la Lucha contra el Narcotráfico, Sedronar, es el odontólogo patagónico José Granero, quien fue subinterventor del PAMI hasta que Graciela Ocaña solicitó a Kirchner que lo relevara porque obstruía su lucha contra los proveedores vinculados con Luis Barrionuevo que comercializaban medicamentos adulterados.

Uno de ellos era el luego célebre Sebastián Forza. De allí, Granero pasó a la Sedronar, que entonces quedó a cargo del registro.

Así lo dispuso una ley impulsada por la senadora salteña Sonia Escudero.

Junto con Rosario y con la ciudad y la provincia de Buenos Aires, Salta tiene la mayor cantidad de inscriptos en ese registro y autorizados para importar y exportar las sustancias químicas que se usan para cortar la cocaína.

Allí se estableció la primera delegación del registro fuera de la Capital”

No tengo formación o experiencia en la represión del narcotráfico (ni del otro lado del mostrador tampoco).

Y sé que de la gestión de José Granero no habla bien gente más experimentada en el tema y menos… politizada que Verbistky.

Pero puedo reconocer un trabajo de hacha cuando lo leo.

Y me llama la atención que el filo más agudo no está dirigido contra Narváez.

 

 

Por Abel Baldomero Fernández
El Blog de Abel