Tito no progresaba y se hundía cada vez peor.

CUANDO CUANDO EL TITO ERA EL TITO A ESTE QUE ES AHORA

Carlos Kike Muñoz

2001-150-m.jpg
Tito salió de las deudas, Tito edificó un chalet a todo trapo, en el 2006 y luego de casi 8 años volvieron a irse de vacaciones.

DE CUANDO EL TITO ERA EL TITO A ESTE QUE ES AHORA

 

Por Carlos Kike Muñoz

NAC&POP

15/08/2015

 

Año 2002: Tito, 36 años, dos hijos, uno de 9 y otro de 6, casado legalmente con Marcela, operario calificado en una multinacional de las tantas de zona norte.

 

Su casa era de material, con detalles de revoque y pintura, su sueldo era de $600 mensuales más tickets canasta, su mujer iba al trueque, llegó a canjear por comida hasta los juguetes de los hijos.

 

Tito se endeudó sacando un préstamo en Credilogros, Tito tenía un Renault 19 blanco que lo laburaba de remis los fines de semana para llevar pibes a las bailantas.

 

Tito mandaba sus hijos a la escuela pública.

 

Tito se desesperaba, en la fabrica habían empezado a echar gente por la recesión económica, su mujer empezó a vender pan casero en la vereda.

 

Tito no progresaba y se hundía cada vez peor.

 

Tito hoy es supervisor de planta, el 2003 vino con una reactivación productiva que la empresa tuvo que tomar empleados por agencias temporales, vinieron las paritarías y con ello el aumento de sueldo y categoría para Tito.

 

Tito salió de las deudas, Tito edificó un chalet a todo trapo, en el 2006 y luego de casi 8 años volvieron a irse de vacaciones.

 

En el 2008 lo ascendieron a supervisor, la empresa seguía ganando mucho dinero y amplió el depósito en un parque industrial, Tito pudo cambiar el viejo Renault 19 blanco por una Ecosport modelo 2006.

 

Tito ese mismo año cambió a sus hijos a un colegio privado y en las vacaciones de invierno viajaron a Europa.

 

En el 2013 se construyo la pileta soñada en el patio de su casa, un terreno grande rodeado de casas muy humildes.

 

Tito cambió, sus viejos vecinos de barrio de toda la vida son para el unos "negros de mierda que no quieren progresar" "acá el que se caga de hambre es porque quiere" "el problema es que nadie quiere laburar por culpa de los planes" "la konchuda de la presidenta fomenta vagos la odio".

 

Atrás quedaron esos días de angustia en el furioso verano 2002, atrás quedaron esos fideos blancos del Plan Vida que conseguía Marcela en el trueque, atrás quedaron las cartas intimidatorías del banco.

 

Hoy Tito se indigna mirando TN, culpa al gobierno de todos los males, los males son sus vecinos que no tuvieron la suerte de poder ascender en sus trabajos y progresar, arreglar su casita.

 

Tito hoy se cree de clase media, aunque viva al frente de una villa y a dos cuadras de un arroyo.

 

Tito se transformó como muchos, Tito quiere prender fuego la villa, uno de sus hijos fuma porro y pega en el segundo pasillo, va a ser padre en unos meses con la Jime, una pibita de la villa, Tito ya le avisó que no lo quiere en su casa, que busque laburo y se vaya a alquilar.

 

Tito no ve la hora de que se termine este gobierno, que con muchos errores y virtudes hizo crecer a la empresa y a él también.

 

Tito no paga luz, en el barrio están todos enganchados, el cable te lo instalan ilegalmente por $65 mensuales.

 

Tito es uno más de los millones de Titos que crecieron económicamente en los últimos años y hoy no tienen conciencia de clase por sus compañeros.

 

Tito, es el argentino sin memoria.

 

Qué lastima, Tito.

CKM/