Los ricos, sus negocios depredadores y sus socios políticos.

EL AGUA, LA DESOLACIÓN Y DESPUÉS: LOS POBRES SIEMPRE VÍCTIMAS.

Victor Ego Ducrot

senado-gabriel-mariotto-150-m.jpg
Si la oposición apoyaba los 19 proyectos ambientales de Mariotto en el Senado bonaerense en 2013 hoy serían leyes, y mucho de los que sucedió estos días no hubiese sucedido.

Los ricos, sus negocios depredadores y sus socios políticos.

EL AGUA, LA DESOLACIÓN Y DESPUÉS: LOS POBRES SIEMPRE VÍCTIMAS.

Sin la mezquindad de la oposición, los 19 proyectos ambientales que presentó Mariotto en el Senado bonaerense en 2013 hoy serían leyes, y mucho de los que sucedió estos días no hubiese sucedido.

Por Víctor Ego Ducrot (*)

Tiempo argentino

AGEPEBA/

15 de Agosto de 2015

 

I.- "El agua estaba muy alta y ellos aparecían abandonados sobre un mar infinito".

 

De Haroldo Conti, en Sudeste. Y breve cita elegida por Esteban Rodríguez, investigador e integrante del Colectivo de Investigación y Acción Jurídica (CIAJ) que el 18 de abril de 2013, en el contexto de las trágicas inundaciones que golpearon a la ciudad La Plata, publicó en la revista La Pulseada un notable artículo sobre inundaciones, literatura, cine y política.

 

Se viene el agua, dice su título y por fortuna me acordé de su texto en una semana en la que habitantes de universos distintos se confundieron, a veces con la peor de las intenciones.

 

Los especuladores políticos de la oposición –algunos esconden que, como ya contaré, son responsables de la tragedia que vive la provincia de Buenos Aires.

 

Los equivocados, incluso a veces en el campo amplio del oficialismo encumbrado que no terminan de comprender de qué se habla cuando se habla de unidad, que esa es la única fórmula que podrá llevar a Daniel Scioli a la presidencia.

 

Me pregunto: ¿nos cuesta tanto superar los internismos egoístas, que pareciera pretenden que el peronismo choque contra un paredón?), la ignorancia monumental del periodismo por TV –salvo honrosas excepciones–.

 

Y dejé para el final a la desolación de los inundados, los pobres de la tierra, como siempre, más allá de las voces que se levantan en el país y en el mundo contra la insustentabilidad y la irracionalidad de un modelo que se llama capitalismo, fustigado por el propio Francisco en su reciente y ejemplar encíclica Laudato Si, sobre el cuidado de la casa común.

 

II.- Citaré aquí algunos párrafos de Se viene el agua: "David Viñas decía que El Matadero de Esteban Echeverría era la metáfora mayor de la política argentina (…).

El cuento se inaugura con una tempestad.

Una tormenta de oscuras dimensiones se acerca y empieza azotar la ciudad (…).

El Riachuelo rebalsa y copa los barrios bajos, arrasa con el matadero, que era por aquel entonces la primera industria nacional (…).

Está la película de Fernando Birri, Los Inundados, que cuenta la rutina que suele imprimirle el litoral a los pobladores humildes de aquellas regiones frecuentadas por el agua.

 

Unas rutinas políticas que especulan con la desgracia ajena (…) y los montajes de Leonardo Favio en Perón. Sinfonía del sentimiento, donde el temporal que azota a la Nación golpeará con su oleaje bravío las puertas de la Rosada (…).

 

Si buscamos otras escenas semejantes en la literatura, la lista se completa con Sudeste de Haroldo Conti (…) o El agua de Enrique Wernicke, donde otra lluvia repentina desborda el río precipitándose sobre La ribera (que dicho sea de paso es otra novela de Wernicke) hasta alcanzar la casa de don Julio, un jubilado ferroviario que mastica en soledad la desgracia que le tocaba quién sabe por qué.

 

La naturaleza era implacable y arrasaba con todos por igual, sin preguntar el nombre o la posición social: "Porque cuando sube el agua, sube como se le da la gana."

 

La novela trafica una pregunta que permanecerá como telón de fondo:

 

¿Por qué tienen que ocurrir semejantes catástrofes para que percibamos la historia? (…).

 

Pero si hay gente que se hunde con la inundación y compañeros que fueron arrojados a las profundidades del Plata, están los que siempre caen bien parados, como el gato consumando sus siete vidas.

 

Y al decir esto, nos viene a la memoria la aguafuerte porteña de Roberto Arlt, El hombre corcho, al que define como "el hombre que nunca se hunde, sean cuales sean los acontecimientos turbios en que está mezclado (…)".

 

III.- Acerca del asco que provocan ciertos olvidos, como los de la actual oposición, que suele no privarse de bajeza alguna.

 

Explicaba el miércoles por la noche en la TV pública y luego en extensa nota de la agencia AgePeBA Stella Maris Alló, asesora en medio ambiente del vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto: "Nosotros presentamos esta Plataforma sobre Soberanía Ambiental (un paquete de 19 proyectos de leyes) a partir de los plenarios de políticas públicas que se fueron haciendo en los últimos años a instancias del titular del Senado provincial y en los que fuimos recibiendo diferentes propuestas de la gente.

Tuvo estado parlamentario desde mediados de 2013, luego de la trágica inundación de La Plata, hasta principios de este año.

Circulamos por todas las comisiones del Senado bonaerense, explicando los motivos, pero la oposición no nos acompañó en este año y medio.

Estoy hablando del Frente Renovador y todos los sectores que consideraron que no era importante esa iniciativa.

Si la oposición no hubiese frenado la Plataforma sobre Soberanía Ambiental propuesta por Mariotto, hoy la situación podría ser mucho menos grave; ya volvimos a la carga para que la Cámara Alta ahora sí trate el tema (…).

Entre esos proyectos figura uno sumamente importante, que declara la Emergencia Hídrica en la provincia de Buenos Aires, acompañada por otra ley, que crea un fondo fiduciario, para poder encarar, con una planificación adecuada, los problemas de fondo en cada cuenca.

El planteo que hacemos es interpretar el espacio físico desde otro lugar, teniendo en cuenta las concentraciones urbanas importantes como las del Conurbano bonaerense (…).

Hay que pasar de un modelo antropocéntrico a un modelo más biocéntrico, más equilibrado con la naturaleza.

Es cierto que hay un cambio climático, pero también hay una responsabilidad del hombre en la ocupación de espacios que antes la naturaleza usaba como expansión natural de todas las cuencas hídricas.

En la Cuenca del Luján, por ejemplo, los barrios cerrados que están sobre los humedales han anulado, casi en un 40%, el escurrimiento natural de las aguas (…).

La misma especulación inmobiliaria que existe en las ciudades, la tenemos en el campo, porque hay un modelo capitalista del uso del suelo (…).

Más allá de la situación que estamos viviendo hoy con las inundaciones, creemos que todo tiene solución, pero primero hay que entender que el modelo tiene que cambiar."

 

Todo lo que hay que hacer, ¿no?

 

Entre ese todo, no olvidar que la racionalidad social sobre nuestro medio ambiente sólo será posible en el contexto de la lucha sin cuartel contra la pobreza.

 

Un desafío.

 

Pero primero el peronismo en el FPV debe ganar en octubre.

 

VED/

 

·        El autor, Victor Ego Ducrot ,es doctor en Comunicación por la UNLP, y director de AgePeBA.