mapa del GPS y la brujula del cerebro

INVESTIGADOR DEL CONICET IDENTIFICA NEURONAS SPEED CELLS

Sala de Prensa

emiliokropff
Identifican por 1ª vez las celulas que determinan el mov y la velocidad de desplazamiento del cuerpo en el espacio, elementos clave para terminar de configurar el mapa del GPS y la brujula del cerebro

INVESTIGADOR DEL CONICET IDENTIFICA NEURONAS SPEED CELLS
gpsbrujulacerebro

 

Identifican por primera vez las células que determinan el movimiento y la velocidad de desplazamiento del cuerpo en el espacio, elementos clave para terminar de configurar el mapa del GPS y la brújula del cerebro.

“Tenemos todas las piezas del rompecabezas para armar el mapa del GPS del cerebro. O al menos tenemos todas las que teóricamente hacen falta. Ahora hay que ponerse a armarlo”, dice Emilio Kropff, investigador asistente del CONICET en la Fundación Instituto Leloir y primer autor del trabajo que demuestra por primera vez la existencia de las neuronas speed cells, encargadas de determinar la velocidad de desplazamiento del cuerpo y que fue publicado ayer en la prestigiosa revista Nature.

 

“Cuando hablamos de orientación, sería como imaginar nuestra posición en el espacio, metido en un mapa como si uno lo pudiera ver de afuera”, explica Kropff. “Ese tipo de orientación comparte los mismos circuitos neuronales que se ocupan de generar nuevas memorias, y eso tiene que ver con que necesitamos memorizar no solo lo que nos pasó sino donde nos pasó, y por eso vamos construyendo mapas de los lugares que visitamos a medida que nos movemos”, agrega.

 

El GPS interno está relacionado entonces con la creación de memorias, y para generar esos mapas es necesario recibir diferentes tipos de información relacionados con la posición, dirección y ubicación del cuerpo. Y justamente las redes y vías neuronales involucradas en ambos procesos se encuentran en las mismas regiones del cerebro: hipocampo y corteza entorrinal.

 

“El primero es como el centro de generación y procesamiento de la memoria y mapas espaciales, mientras que la segunda es el área por la que fluye la información, algo así como la puerta de entrada y salida que comunica con el resto del cerebro”, explica Kropff. Fue en la corteza entorrinal donde se encontró a las speed cells, que son parte de ese entramado que ayuda a determinar la posición del cuerpo en el espacio.

 

Hasta ahora se habían identificado cuatro tipos de neuronas involucrados en el GPS y la brújula: las place cells o ‘células de lugar’, las grid cells o ‘células de grilla’, las border cells o ‘células de borde’ y las neuronas head direction.

Ahora, con el hallazgo de las speed cells, los investigadores tienen todos los componentes que – teóricamente – integran la red neuronal que ayuda al cerebro a percibir dónde se encuentra, en qué espacio, con qué límites y configuración espacial y a qué velocidad se desplaza.