Es tal la desesperacion del circulo rojo...

LA GUERRA, ES LA GUERRA

Jorge Rachid

jorgerachidd2015
Una judializacion politica sin precedentes, llevo a avasallar, sin notificaciones previas, ni ejercicio de derechos, a invadir la intimidad de una familia como la de VH Morales

LA GUERRA, ES LA GUERRA

 

Por Jorge Rachid*

 

Cuando se asoma una bandera de paz, en la trinchera de enfrente y uno saca el cuerpo para parlamentar y lo reciben a balazos, se entera que la guerra es la guerra, el odio promovido, aún por causas desconocidas para los protagonistas, se impone por sobre la razón, el poder que siempre está detrás de los fusiles, no duda, tiene remordimientos, ni se plantea culpas, sólo cumplir sus objetivos de preservar sus intereses.

 

Una judialización política sin precedentes, llevó a avasallar, sin notificaciones previas, ni ejercicio de derechos a invadir la intimidad de una familia como la de Víctor Hugo, que por ser un hombre jugado, podrá soportar semejante afrenta con dignidad de quien sabe, que enfrentar los poderes fácticos, tarde o temprano lleva a cimas insospechadas de confrontación política, que incluye el agravio personal.

Un tema como el judicial, que ocupa desde hace años el primer plano de las tapas de los diarios, que es el territorio donde se dirime hoy la confrontación electoral, muestra la superficialidad de la propuesta política de la oposición, que sólo sabe recurrir a los tribunales, con los diarios en la mano, literalmente corriendo para denunciar, con la única prueba de un pasquín enarbolado.

Es tal la desesperación del círculo rojo, comandado por Magneto que nuclea todos los martes a su círculo íntimo ampliado, es decir periodistas incondicionales de sus medios, conocidos por las pantallas de TN, los empresarios de ADEA encabezados por Roca de Techint, Brito de los Bancos, Ratazzi de los autos, Méndez de la UIA, mas los directivos de La Nación y sus propios periodistas encabezados por el empleado de la embajada de EEUU, Carlos Pagni, excelente pluma sin dudas, ariete estrella del grupo.

 

Además cuando pasean por CABA se acercan Massot de la Nueva Provincia juzgado por delitos de lesa humanidad, igual que Blaquier de Ledesma, autor intelectual del crimen del compañero y colega Dr. Aredez en Jujuy.

 

¿Para que se reúnen?.

 

Para planificar cada semana la ofensiva sobre el gobierno y aquellos resortes que les lesionan sus intereses, cada semana uno o dos misiles que después serán tapas, eligiendo juzgados, promoviendo causas, inventando conspiraciones, creando miedos y caos, castigando a aquellos jueces que se animan a mostrarse independientes, cuando citan fallos contrarios a sus designios e intereses.

O sea que cuando usted lee una tapa u hojea un diario, sepa que está determinada de antemano, direccionada que por otra parte oculta la información veraz, la que a usted y a mi nos interesaría saber, aquellos que nos nutre e informa, tanto desde los internacional, como método de comparación entre nuestro país y lo que está pasando en el caótico mundo de hoy.

 

Silencio.

 

Saber que procesos de investigación se están desarrollando en la Argentina que serán en los próximos años, sin dudas un aporte científico para la humanidad, en términos sanitarios como en materia satelital, en cuanto comunicaciones del mundo sur-sur.

 

Silencio.

 

Enterarse que los números de la macro economía soportan los embates financieros extorsivos, protegiendo el trabajo y expandiendo el consumo .

 

Silencio.

Como vemos, aquel dicho que dice :" el árbol, no deja ver el bosque", es una estrategia comunicacional de guerra, en donde la Justicia es rehén de los grupos económicos de poder.

 

Una Justicia que fue modificada en sus formas por la democracia en estos años, siempre con resistencias, como el Código Civil y el de Procedimiento Penal, pero que pudieron impedir la democratización de la Justicia para ponerla a tono con el proceso democrático, contando con el beneplácito de la oposición, que ante la sequedad de ideas, se monta y aúpa en los grupos poderosos para mantener su vigencia comunicacional.

Entonces como la guerra es la guerra, cualquier basura sirve a los fines de la misma, se enrarece el clima, se crea angustia, se disparan especulaciones, se vuelcan sospechas, corren los rumores de boca en boca, como en el 55, cuando los bombardeos sobre Plaza de Mayo, con miles de víctimas eran "por la Libertad y la Democracia", como en el 62, cuando el golpe contra Frondizi era para "preservar el occidente cristiano", ante la desviación izquierdista de haber recibido al Che y al haber permitido participar de elecciones al peronismo, que ganó en provincia de Buenos Aires, con Framini y le costó el gobierno.

También a Ilia acusándolo de "tortuga" durante meses, que ocultaban el temor a la Ley Oñativia de medicamentos, como un avance a la propiedad privada. Ni hablar del golpe del 76 con la excusa de combatir la guerrilla, entregaron al país, asesinando miles de compatriotas, llenando las cárceles, expulsando millones de compatriotas, prohibiendo todo, desde artistas hasta pensadores, desde sindicalistas hasta políticos, todos amordazados y amenazados de muerte, bajo la consigna de lucha contra el comunismo, enarbolada por la Escuela de Panamá de EEUU, donde se educaron los generales golpistas y abrevaron los civiles empresarios responsables, con el fina de apropiarse de bienes ajenos y estatales.

Esto es la guerra, entre quienes siempre llegamos al gobierno por la voluntad popular, los peronistas y quienes no dudaron nunca en subirse a cualquier carro con tal de llegar al poder, con dictaduras, con proscripciones, con represiones o como ahora, apoyados en los medios hegemónicos y en Tribunales adictos que temerosos de consecuencias, al no someterse al poder económico, ni siquiera se atreven a confrontar con el juez Griesa.

 

Piense, ni una declaración judicial argentina, rechazando como intromisión en asuntos internos ese disparate de fallo a favor de los Buitres, última arma de domesticación del FMI y el poder financiero internacional.

 

*médico. Analista político

 

jorgerachid2003@yahoo.com.ar