En plaza de San Francisco encendieron velas y le lanzaron pétalos de rosas

ECUADOR: ¡TE QUEREMOS FRANCISCO!

ANSUR - Andes

papaenecuadorlagente-150-m.jpg
La cercanía con la gente fue la tónica de la visita de Francisco a Ecuador. El Papa hizo todo lo a su alcance para corresponder a los ecuatorianos por verlo y escuchar sus palabras.

En plaza de San Francisco encendieron velas y le lanzaron pétalos de rosas

ECUADOR: ¡”TE QUEREMOS FRANCISCO”!
papaenecuadorlagente-410-m.jpg 

La cercanía con la gente fue la tónica de la visita de Francisco a Ecuador.El Pontífice hizo todo lo que estuvo a su alcance para corresponder al esfuerzo de los ecuatorianos por verlo y escuchar sus palabras.

Andes

ANSUR

8 jul  

 

Los ecuatorianos buscaron la forma para ver, aunque sea por un instante, al papa Francisco durante su visita a la ciudad de Quito.

 

Muchos esperaron durante varias horas frente a la Nunciatura Apostólica (ubicada en las calles 6 de Diciembre y Orellena) para que el santo padre les diera su bendición, otros buscaron los mejores sitios en las calles y avenidas por las que Francisco paso en el papamovil para captar un poco de la “paz que proyecta hacia todos”, según comentaron las personas que lo esperaban.

 

El lunes, a su retorno a la capital, los fieles se ubicaron en la avenida Simón Bolívar, la autopista General Rumiñahui, El Trébol y en calles aledañas a La Marín y al centro histórico para presenciar la llegada del Papa al palacio de Carondelet donde se reunió con el presidente Rafael Correa.

 

Gente que seguía la visita del Papa desde la televisión salió a las calles para saludar al pontífice a su salida del aeropuerto de Tababela.

 

La mañana de este martes los quiteños no dudaron en madrugar y desde las 06:00 se ubicaron en las afueras de la Nunciatura para recibir su bendición.

 

Otros se ubicaron en las avenidas República y Amazonas por donde se dirigió, en vehículo cerrado, hasta el parque Bicentenario (exaeropuerto de Quito), ubicado en el norte de la ciudad donde lo esperaron más de un millón de personas para escuchar la misa campal que ofreció en el lugar.

 

Después de su homilía en la que habló de la unidad y aunque no estaba planeado el santo padre salió del Bicentenario en su papamóvil y sorprendió a los quiteños que salieron corriendo de sus casas para saludarlo con más calma en la calle Amazonas y en la avenida República por donde se dirigió de nuevo a la Nunciatura.

 

“Te queremos Francisco”, gritaban los ciudadanos que lo esperaban en las calles y que aprovecharon para tomarle alguna foto o grabar un video de su paso por la ciudad.

 

En la tarde Francisco asistió, también en el papamóvil, a la Pontificia Universidad Católica de Quito (PUCE) para mantener un encuentro académico con más de 5.000 personas entre ellos profesores y alumnos de varias partes del país.

 

En la av. 12 de Octubre se colocarón hermosas jardineras que dieron la bienvenida al papa al igual que cientos de personas que los esperaron en las calles para recibir su bendición.

 

Aunque la cita era a las 16:30, algunos lo esperaban incluso desde que estaba dando la misa en el parque Bicentenario.

 

Lo mismo sucedió en los alrededores de la Iglesia de San Francisco donde la gente espero desde la mañana al santo padre a pesar de que su llegada estaba prevista para las 18:00.

 

En la av. 12 de octubre, algunas personas se ubicaron en los balcones de su casas y en las ventanas de los eficios.

 

Muchos portaban banderas blancas y gritaban ¡Viva Francisco!

 

Cuando la caravana se acercaba.

 

Al ingresar por la puerta principal de la Católica mucha gente se emocionó y lloró de felicidad al verlo.

 

Fue le caso de Michelle Merino que, con lágrimas en los ojos, comentó que desde que supo que el Papa venía al Ecuador lo estaba esperando con mucha emoción, por ello asistió a la misa en el parque Bicentenario y luego lo espero en la entrada de la PUCE.

 

“El verle te llena de emoción, es una dulzura, una ternura y una paz la que te da”, señaló.

 

Sandra Mendoza llegó a la PUCE desde el Valle de los Chillos con la esperanza de ver al papa y tuvo la oportunidad de estar muy cerca.

 

“Estoy muy feliz de haberle visto a alguien que proyecta tanta paz.

Para mí es una experiencia única no imagine que iba a estar tan cerca pero gracias a Dios pudimos verle y captar un poco de esa paz que él proyecta”, dijo a Andes visiblemente emocionada.

 

Tras su encuentro en la universidad, Francisco volvió a abordar el papamóvil y se dirigió al centro histórico de Quito donde ya lo esperaban miles de personas en las calles.

 

Al llegar la gente lo recibió de pie y con sonoros aplausos, mientras gritaban “Te queremos Francisco te queremos”.

 

En la plaza de Santo Domingo hubo fuegos artificiales que recibieron la llegada del papa, que luego se dirigió a la Iglesia de San Francisco.

 

El último recorrido que Francisco realizó en su papamóvil fue desde la iglesia de San Francisco hacia la iglesia de La Compañía, donde una vez más los ecuatorianos lo esperaron para verlo aunque sea un instante.

 

Los fieles que lo esperaban en la plaza de San Francisco encendieron unas velas y quienes lo esperaban en las calles le lanzaron pétalos de rosas y le saludaron con mucho fervor.