El sectarismo es el primer enemigo de la conducción (Juan D. Perón).

SÓLO CON PERONISMO, EL CABALLO Y ALMA TIRAN PAL‘ MISMO LADO.

Victor Ego Ducrot

peron-y-nestor-150-m.jpg
La lectura de Mariotto: por qué Scioli presidente y Aníbal Fernández gobernador. Se es Kirchnerista por peronismo preexistente, no  porque alguien de arriba lo dispone o reconoce.

 “El sectarismo es el primer enemigo de la conducción” (Juan D. Perón).

SÓLO CON PERONISMO, EL CABALLO Y ALMA TIRAN PAL‘ MISMO LADO.

Ser kirchnerista y la lectura de Mariotto: por qué Scioli presidente y Aníbal Fernández gobernador.

Por Víctor Ego Ducrot (*)

Agepeba

30 de Mayo de 2015

 

Cuando se abandona el pago y se empieza a repechar, tira el caballo adelante y el alma tira pa‘ trás. /Yo tengo una pena antigua: inútil botarla afuera. /Y como es pena que dura, yo la he llamado La añera. /¿Dónde están las esperanzas? /¿Dónde están las alegrías? /La añera es la pena buena y es mi sola compañía.

 

Si “se abandona el pago y se empieza a repechar” y un posible argumento para ganar en Octubre: hicimos mucho pero nos falta todo esto y aquello para alcanzar una mayor felicidad del pueblo, y sólo nosotros lo podemos lograr.

 

Sé que existe en el mundo de las ideas y la letras argentinas una casi manía impregnada de liberalismo oligárquico (a veces hasta en forma involuntaria): la de leer al país a través de la pampa.

 

En el fondo no significa otra cosa que contemplarlo con la estética y la ética del sistema de poder de la Generación del ‘80, el de la Argentina latifundista y agroexportadora.

 

La misma que en su versión siglo XXI es sojera, de economía extractiva, paradigma que habrá que desterrar si aspiramos a profundizar el proyecto nacional y popular recuperado por Néstor en 2003 para que sea bien plebeyo, de tumulto peronista.

 

De paso algo que el otro día oí por ahí: no se es kirchnerista porque alguien de arriba así lo dispone o reconoce; se lo es por peronismo preexistente ,y porque las voces de derecha de ello te acusan.

 

Cuánta fuerza habrá tenido aquella manía de nuestras ideas y nuestras letras que llegó a influir sobre los pensamientos de algunos de los más potentes intelectuales argentinos –pienso en tres títulos: Metafísica de la pampa, de Carlos Astrada; Radiografía de la pampa, de Ezequiel Martínez Estrada; y el contemporáneo Restos pampeanos, de Horacio González, por cierto este último, revisor y crítico de la permeabilidad impuesta por el liberalismo.

 

Por eso entonces la urgencia de apelar a La añera, a los versos de Atahualpa Yupanqui,  quien desde el cancionero popular desplegó el sentimiento de la pampa en tanto llanura alambrada y ajena, como pena de los desposeídos.

 

Y porque nos puede venir como anillo al dedo en el contexto de este 2015 político y crucial aquello de que "tira el caballo adelante y el alma tira pa‘ tras", de alguna manera un sentimiento creciente entre las filas del peronismo, de una y otras franjas etarias.

 

Con frecuencia desde voces encumbradas del kirchnerismo, surgen más insistencias en el pasado que propuestas para el futuro (un argumento de triunfo para el FPV en octubre podría ser: "hicimos mucho pero nos falta todo esto y aquello para alcanzar una mayor felicidad del pueblo, y sólo nosotros lo podemos lograr")

 

Cuando son tantas las manifestaciones sectarias, ¡pero tantas! que desnaturalizan y pueden dejar en letra muerta ciertas claves ineludibles de la conducción política, conforme lo sistematizó el General Perón.

 

Hago dos brevísimas menciones: con sectarismo no hay conducción.

 

El sectarismo es el primer enemigo de la conducción (…)

 

No se pueden conducir los elementos sectarios (…)

 

El sectarismo es la tumba de la conducción en el campo político (…)

 

Y la enumeración de sus grandes principios: la información, el secreto, la sorpresa, la unidad de concepción, la unidad de acción (…).

 

En atención de que esas postulaciones jamás deben ser confundidas con la creación de zozobras, incertidumbres y ocultamientos entre las propias filas, tendencia que parece estar tan de moda.

 

Quizás sea por ello que las mencionadas "filas del peronismo" manifiestan a diario su entusiasmo ante convocatorias como la que viene militando el vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto.

 

Mariotto desde una lectura del escenario y los actores políticos en este año de elecciones, en sus dimensiones objetivas y subjetivas, llama a votar en las PASO, y luego en las "buenas", por el gobernador Daniel Scioli para la presidencia de la República y por el jefe del Gabinete nacional, Aníbal Fernández, para la titularidad del Ejecutivo bonaerense.

 

De ganar en octubre Anibal será el responsable de conducir una provincia que por su incidencia demográfica-electoral, económica y política será clave para la sustentabilidad del próximo gobierno nacional, el que, conforme a todas las encuestas creíbles, apunta a quedarse en el FPV, con Scioli presidente.

 

Algunos datos que hablan de esa persistencia en el ser del peronismo pese a los tópicos que preocupan: en un encuentro de concejales con Scioli y Mariotto que reunió a más de 500 funcionarios el jueves pasado en un hotel de la Capital Federal, el vicegobernador dijo: Nos da fuerza para saber que el destino de construcción política que tiene un espacio en agosto y otro en octubre, es una estación que nos permite llegar a tiempo, al tiempo de la liberación nacional, de la independencia económica, de la soberanía política, de la justicia social.

Por eso es tan importante que ganemos la elección en este tiempo, por eso es tan importante que la Plaza de Cristina del otro día (en referencia a los actos del 25 de Mayo) se pueda advertir sin melancolía y sin nostalgia (…)

Nosotros como peronistas no tenemos ni melancolía ni nostalgia, tenemos un futuro enorme de cien años de peronismo para la liberación de la Patria, en el marco de nuestra Patria Grande latinoamericana, que viene a hermanarnos en proyectos colectivos.

 

Por eso no podemos perder esta elección, porque el mundo volvería a condenarnos a ser el patio trasero de Estados Unidos (…)

 

Queremos ganar esta elección para seguir transformando la Patria.

Con industria y con trabajo se puede seguir avanzando para cambiar la matriz energética y la matriz de transporte, que son los desafíos que nos quedan.

No podemos volver atrás, una medida de orden neoliberal nos hace volver a la degradación que hoy vemos en Europa (…).

 

Y refiriéndose a quienes habían abandonado el FPV pero regresaron, subrayó: La honestidad intelectual de quienes regresan a nuestro espacio es bienvenida.

 

Es probable que sea cierto; que sólo el peronismo hará que los caballos y las almas tiren pal‘ mismo lado; gracias entonces al eterno Atahualpa Yupanqui.

 

VED/