Este premio es para un hombre que siempre sabe que la Patria es el otro

FLORENCIA SAINTOUT GALARDONÓ A SILVIO RODRÍGUEZ CON EL PREMIO RODOLFO WALSH

Agepeba

saintout-silvio-150-m.jpg
La Facultad de Periodismo de la UNLP lo distinguió por su aporte a la comunicación popular. El cantautor cubano llamó a seguir construyendo un mundo mejor con solidaridad y unidad.

 “Este premio es para un hombre que siempre sabe que la Patria es el otro”

FLORENCIA SAINTOUT GALARDONÓ A SILVIO RODRÍGUEZ CON EL PREMIO RODOLFO WALSH

La Facultad de Periodismo de la UNLP lo distinguió por su aporte a la comunicación popular en la Plaza Martí de Villa Lugano. El cantautor cubano llamó a seguir construyendo un mundo mejor con solidaridad y unidad.

Agepeba

31 de Mayo de 2015

 

 “Con infinita alegría entregamos el premio Rodolfo Walsh a la Comunicación Popular a uno de los más grandes artistas de la cultura latinoamericana, nuestro querido Silvio Rodríguez. Es un honor muy grande que este símbolo de la Patria Grande haya aceptado el reconocimiento de una universidad del pueblo porque fue pensado para que lo reciban los luchadores, los imprescindibles, aquellos que pagan todos los costos necesarios para jugar del lado de los pobres del mundo como diría Martí, de los humildes como diría Evita, y de los olvidados”.

 

La decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, Florencia Saintout, pronunció estas palabras al distinguir al músico y compositor cubano en el cierre del concurso de bandas de “Maravillosa Música”, realizado anoche en la Plaza Martí del barrio porteño de Villa Lugano.

 

El premio que otorga la unidad académica ya fue recibido por los presidentes Cristina Fernández de Kirchner, Evo Morales (Bolivia), Hugo Chávez (Venezuela) y Rafael Correa (Ecuador), artistas, periodistas y diversas personalidades de América Latina.

 

Tras calificar a Silvio Rodríguez como “un hombre que sabe perfectamente que hay algo más importante que uno mismo, que siempre sabe que la Patria es el otro”, Saintout dijo que “para nosotros es un orgullo enorme que acepte esta distinción que lleva el nombre de Rodolfo Walsh, este periodista nada neutral, este militante que no dudó en irse a la Habana con la Revolución cubana”.

 

“Walsh como Rodríguez entendieron claramente que cuando se mira en lo hondo, que cuando se escucha el silencio, se ve la miseria, se ve la injusticia, se ve la crueldad de los verdugos, pero también se ve el profundo amor popular. Muchas gracias Silvio por tu maravillosa música que es la del pueblo”, completó.

 

A su turno, el trovador agradeció “a la Facultad de Periodismo y a su decana, Florencia Saintout, por esta distinción que trataremos de merecer, no olvidando de donde vinimos y hacia donde es justo que vayamos”, y agregó: “Gloria eterna a Rodolfo Walsh”.

 

"El costo ha sido alto sin duda en sangre, en lágrimas, en ausencias.

Como también ha sido alta la coherencia con nuestra historia y con quienes fundaron esta América nuestra.

Hoy nuestro mundo no es todo lo justo que quisiéramos aunque sin duda lo vemos mejorar cuando somos solidarios y nos unimos.

Por eso lo más honesto es decirle a los que cayeron que seguiremos trabajando, pensando y haciendo para que cada día podamos mejorar, aunque sea un poco", enfatizó Rodríguez.

 

Como máximo exponente de la llamada Nueva Trova Cubana, Silvio Rodríguez convirtió la búsqueda artística y el compromiso político en una combinación inquebrantable, que sobrevivió a través de sus cinco décadas de trayectoria y dejó como legado una carrera intachable, su militancia en la Revolución Cubana y su trabajo por la cultura latinoamericana.

 

La importancia de su obra en el marco de la comunicación popular descansa en el valor de su poética como generadora de imaginarios sociales y políticos vinculados de manera íntima con las causas populares de su tiempo y lugar.

 

Esa impronta se refleja en canciones como “El tiempo está a favor de los pequeños” o “Fusil contra fusil”, entre muchas otras que constituyen verdaderas piezas documentales de una página clave de la historia de América Latina y el Caribe.

 

Otro de sus aportes a la comunicación y la cultura se reflejó en su paso por la televisión, a través del ciclo de 1967 llamado “Mientras tanto”, que representó un escenario semillero para toda la generación de artistas cubanos de aquel entonces.

 

La aparición de Rodríguez en la cultura se dio en el marco de procesos paralelos de la misma matriz ideológica, y no por casualidad, como la creación de la agencia cubana Prensa Latina, fundada por el propio Rodolfo Walsh, Ernesto “Che” Guevara, Jorge Ricardo Masetti y Gabriel García Márquez.

 

La incursión de Rodríguez tanto en la música como en la militancia comenzó en su más temprana edad y acompañó su vida en paralelo, a través de su participación constante en los circuitos culturales de la Cuba revolucionaria, que dieron luz a lo que luego se convertiría en la llamada Trova Cubana, en conjunto con artistas como Pablo Milanés y Noel Nicola.

 

Su presencia dentro del proceso de liberación encabezado por Fidel Castro y el Che Guevara se manifestó también como educador, dibujante, escritor, compositor, militar y político.

 

Siendo menor de edad, participó como colaborador en las Brigadas de Alfabetización Conrado Benítez, en las montañas del Escambray, donde contribuyó con clases de historia, geografía, gramática, matemáticas, además de explicarles a los campesinos elementos del nuevo régimen, tales como la Reforma Agraria.

 

De este modo su compromiso no se da sólo a través de sus canciones, sino también a partir de su participación directa, de su militancia política, lo que demuestra su compromiso con las causas populares y la imposibilidad de escindir la práctica musical de la política.

 

Rodríguez visitó por primera vez Argentina en 1984, junto a Pablo Milanés, de donde surgió un álbum en vivo con la participación de Víctor Heredia, Cuarteto Zupay, Piero, León Gieco, Antonio Tarragó Ros y César Isella.

 

En el año 2004, invitado por el propio Néstor Kirchner, brindó un emocionante concierto para miles de argentinos durante los festejos por la Revolución de Mayo, actuación que repitió en las celebraciones patrias del 25 de mayo de 2013.