Francisco canonizó a dos Monjas Palestinas del Siglo XIX

VATICANO. EL RECONOCIMIENTO DE PALESTINA, OTRA JUGADA EXITOSA DEL PAPA

Juan Jose Salinas, EFE, Telam

abbasyfrancisco-150-m.jpg
Por primera vez, dijo el ministro, que la bandera de Palestina ha ondeado en el Vaticano. Es un hecho de una extraordinaria significación.

  Palestina, la Iglesia Católica y el Camino de Sudáfrica .

VATICANO. EL RECONOCIMIENTO DE PALESTINA, OTRA JUGADA EXITOSA DEL PAPA

Más temprano que tarde la CPI tendrá que iniciar un proceso por crímenes de guerra a quienes ordenaron y ejecutaron el bombardeo a mansalva de Gaza.

 

Por Juan José Salinas

Pajaro Rojo

16/05/2015

 

Como adelantó Pájaro Rojo al difundir las estimaciones que la Cancillería israelí hizo para este año (según una circular reservada que distribuyó entre sus embajadas), la entrada de Palestina a la Corte Penal Internacional marcó un punto de retorno porque más temprano que tarde la CPI tendrá que iniciar un proceso por crímenes de guerra a quienes ordenaron y ejecutaron el bombardeo a mansalva de Gaza, posiblemente a partir de un boicot generalizado de los productos y servicios de factura israelí tendientes a acabar con el apenas velado régimen de apartheid imperante.

 

PALESTINA, LA IGLESIA CATÓLICA Y EL CAMINO DE SUDÁFRICA

 

Post de Abel B.

 

Esta semana el Vaticano anunció que firmará un acuerdo global en el que reconocerá ​o​​ oficialmente al Estado de Palestina.

 

De esta forma, la Iglesia católica se suma a la decisión de la Asamblea General de la ONU de 2012 que reconoció al país presidido por Mahmud Abbas como “Estado observador no miembro”.

 

El subsecretario vaticano para las Relaciones con los Estados, monseñor Antoine Camilleri, declaró al “Osservatore romano” que “sería positivo” que el acuerdo “pudiera ayudar” a ver “establecido y reconocido un Estado de Palestina independiente, soberano y democrático”.

 

Por supuesto, no es casual que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, se reúna con el Papa Francisco este fin de semana con motivo de la canonización de dos monjas palestinas que vivieron en el siglo XIX, antes de la creación del Estado de Israel.

 

Recuerdo que algunos amigos, fans de Netanyahu o contreras de Francisco (o de Obama) señalaban como los esfuerzos en el año pasado del Papa por mediar en el conflicto palestino israelí, su viaje a Tierra Santa y sus gestiones, habían fracasado.

 

Creo que olvidaron que la iglesia podría dar algunas lecciones de “estrategia sin tiempo” al mismo Mao.

 

Pero, importante como es esta señal, no es el motivo del comentario.

 

Ni tampoco voy a hablar de ese conflicto en general.

 

Lo he hecho muchas veces en el blog, por ejemplo cuando Argentina reconoció a Palestina, hace casi cinco años.

 

Me interesa sugerir que la decisión del Vaticano debe verse en un marco más amplio.

 

Porque el “proceso de paz” entre Israel y Palestina fue herido de muerte al mismo tiempo que Isaac Rabin; los esfuerzos de EE.UU. y la Unión Europea por mantener su fantasma resultan cada vez más patéticos.

 

El pueblo israelí vota consistentemente gobiernos dispuestos a mantener el control militar de los territorios en disputa y también los reconocidos internacionalmente como palestinos.

 

Y a financiar nuevos asentamientos de colonos, que reducen a los poblados palestinos a la condición de bantustanes.

 

Esos dos actores principales de “Occidente”, los gobiernos de EE.UU. y de la Unión Europea, se ven condicionados por un fuerte lobby pro israelí, que hoy mantiene alianzas coyunturales con opositores internos de “derecha”.

 

De todos modos, no tienen la menor intención de debilitar la fuerza militar del que es, junto a Arabia Saudita, su aliado regional más poderoso.

 

Eso no significa, me parece, que esos gobiernos consideren que la situación actual es la más favorable para sus intereses estratégicos.

 

O que es sustentable, en el largo plazo.

 

El presidente de los EE.UU., Barack Obama, y el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, se han enfrentado públicamente a propósito del acuerdo de las siete Potencias con Irán.

 

En forma menos ruidosa, sobre otros temas.

 

Las habituales consultas estratégicas entre Francia e Israel se han deteriorado en el marco de una seria disputa.

 

Palestina se ha incorporado a la Corte Penal Internacional, donde denunció crímenes de guerra israelíes.

 

La revista Foreign Policy, que no acostumbra hacer afirmaciones gratuitas, saludó este paso del Papa Francisco, como una “movida diplomática mayor”, con un “importante peso simbólico”.

 

Todo esto me hace pensar en la presión internacional que terminó en los ´90 derrumbando el régimen de supremacía blanca en la Unión Sudafricana, en forma relativamente pacífica.

 

Por supuesto, los israelíes tienen mucho más recursos que los boers.

 

Pero también están ubicados en una región mucho más sensitiva para los intereses estratégicos de las grandes potencias.

 

La Tierra Sobreprometida, decía un cínico.

 

FRANCISCO AL PRESIDENTE PALESTINO ABBAS: “ERES UN ÁNGEL DE PAZ”

El encuetro se produce tres días después de que el Vaticano anunciara el reconocimiento oficial del Estado de Palestina

Por Alberto Pizzoli

Pool (Efe)

Pablo Ordaz Roma

16 MAY 2015

 

Tres días después de que el Vaticano anunciara el reconocimiento oficial del Estado de Palestina, el papa Francisco recibió a Mahmud Abbas y lo involucró –“eres un ángel de paz”, le dijo– en la búsqueda de una solución pacífica para Oriente Próximo.

 

Desde su viaje del pasado año a Tierra Santa, el Papa apuesta por los “dos Estados” como única vía posible para la resolución del conflicto con Israel.

 

Tal vez por casualidad o porque en el Vaticano no suelen dar puntada sin hilo, la visita del presidente palestino, Mahmud Abbas, al papa Francisco coincidió con la publicación de un mensaje en la cuenta de Twitter del pontífice que advertía: “Es mejor una Iglesia herida, pero que hace camino, que una Iglesia enferma porque se cierra en sí misma”.

 

La amistosa visita de Abbas cierra una semana en la que Jorge Mario Bergoglio recibió también a Raúl Castro para ahondar en el acercamiento entre Cuba y EE UU y bendijo el reconocimiento oficial del Estado de Palestina por parte de la Santa Sede.

 

Dos apuestas diplomáticas arriesgadas para las que el Papa necesita aliados, ya sean comunistas o musulmanes.

 

En el mensaje de Twitter y en las reuniones con Castro y Abbas se resume la esencia del pontificado de Francisco, tanto en su labor pastoral –búsqueda de las periferias, apertura a las nuevas familias, acercamiento a los heridos y a los olvidados por la Iglesia—como diplomática.

 

Bergoglio es consciente, según relatan personas de su entorno, que algunas de sus actuaciones levantan ampollas en los sectores más retrógrados de la Iglesia, pero está convencido de que ese tiene que seguir siendo el camino.

 

Su hoja de ruta con respecto a Palestina fue fijada en mayo de 2014 durante su visita a Tierra Santa: “Ha llegado el momento de reconocer el derecho de los dos Estados a existir”.

 

Consciente de las reticencias de Israel, el Papa logró el compromiso del entonces presidente israelí, Simon Peres, y de Mahmud Abbas para rezar juntos en el Vaticano por la paz en Oriente Próximo.

 

La ceremonia se celebró en junio y, aunque la violencia volvió a golpear la zona poco después, Bergoglio insistió en que los puentes del diálogo tenían que seguir abiertos: “Para conseguir la paz se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra”.

Las continuas muestras de afecto del papa Francisco hacia el pueblo judío no han sido óbice para que la Santa Sede haya seguido apostando por “el derecho de los dos Estados a existir” como única vía posible para la resolución del conflicto.

 

Lo dijo el Papa en Jerusalén y lo ha vuelto a subrayar el Vaticano en el acuerdo bilateral anunciado el pasado miércoles y que se firmará en un futuro próximo.

 

La recepción de ayer a Mahmud Abbas –muy cordial en los gestos y las palabras— confirma una hoja de ruta en la que el reconocimiento del Estado de Palestina es el apartado más llamativo, pero no el único.

 

Como se subrayó desde el Vaticano y desde la Autoridad Nacional Palestina, Bergoglio y Abbas también hablaron de la situación de los cristianos en la zona y del compromiso de los países árabes en la lucha contra el terrorismo islamista.

 

Durante el protocolario intercambio de regalos, el Papa entregó al presidente palestino un medallón con la figura del Ángel de la Paz y le dijo:

“He pensado en ti, que eres un ángel de paz”.

 

Mahmud Abbas, que el domingo asistirá en el Vaticano a la ceremonia de canonización de dos monjas nacidas en territorio de Palestina, se reunió después en un hotel de Roma con el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien consideró “histórico” el acuerdo entre la Santa Sede y Palestina.

 

“Por primera vez”, dijo el ministro, “la bandera de Palestina ha ondeado en el Vaticano. Es un hecho de una extraordinaria significación”.

 

García-Margallo recordó que todos los grupos del Parlamento español instaron al Gobierno a que reconozca al Estado de Palestina y, según dijo, “así se hará cuando ese reconocimiento sea útil para llegar a la solución que nosotros hemos propiciado siempre, que es la solución de los dos Estados, un Israel seguro coexistiendo con una Palestina viable”.

 

FRANCISCO CANONIZÓ A DOS MONJAS PALESTINAS

 DEL SIGLO XIX

Telam

18 MAY

 El Papa canonizó este domingo en Plaza San Pedro a dos monjas palestinas del siglo XIX, un día después de desearle al presidente del Estado palestino Mahmud Abbas que "sea un ángel de la paz".

 

Ceremonia en el Vaticano.

 

El Santo Padre convirtió en santas a la fundadora de las Hermanas del Más Sagrado Rosario de Jerusalén Marie Alphonsine Ghattas y a la fundadora de un convento carmelita en la ciudad cisjordana de Belén, Mariam Bawardy, que vivieron en lo que entonces era territorio palestino bajo mandato otomano, y que forman parte del grupo de cuatro religiosos que fueron proclamados santos.

 

"La hermana Bawardy, aunque humilde y analfabeta, sabía cómo dar consejos y explicaciones teológicas con gran claridad, fruto del diálogo continuo con el Espíritu Santo.

La docilidad al Espíritu Santo la ha hecho instrumento de encuentro y comunión con el mundo musulmán", aseveró el Sumo Pontífice durante la lectura de este domingo ante una Plaza San Pedro llena de fieles.

 

En una ceremonia de casi dos horas que contó con la presencia de Abbas entre los principales invitados, el Papa calificó a Ghattas como "un ejemplo de la mansedumbre y de la unidad, al entender la importancia de hacernos responsables de los demás y vivir al servicio de ellos".

 

En su homilía, ante unos 2000 fieles según cálculos del diario italiano La Repubblica, Francisco invitó a "permanecer en Cristo" para dar frutos de santidad, "siguiendo las huellas de estas cuatro mujeres modelos de santidad, que la Iglesia nos invita a imitar".

 

Ayer, Francisco había deseado al presidente palestino que se convirtiera en un "ángel de la paz", tras la audiencia privada de 20 minutos que mantuvieron en el Vaticano como corolario de una semana en la que la Santa Sede reconoció por primera vez al Estado Palestino en un documento oficial.

 

Además de las dos santas palestinas, Francisco canonizó también a Jeanne Emilie de Villeneuve, de Francia, y María Cristina de la Inmaculada Concepción de Italia.