Duro critico de los medios hegemónicos fue un periodista que alentó el surgimiento de medios comunitarios privados y sin fines de lucro.

FALLECIA EN 2015 EL PERIODISTA Y ESCRITOR RICARDO HORVATH PATRIOTA DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL.

Por Martín García

Sus dos libros sobre la “Trama Secreta” de la radiodifusión son una escuela para todos aquellos que quieran saber de donde surgió la última ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.Allí se desarrolla la trama del poder de los “dueños de a Argentina” y el entramado del imperialismo colonial que intenta utilizar la comunicación social como instrumento de dominación y saqueo.

FALLECIA EN 2015 EL PERIODISTA Y ESCRITOR RICARDO HORVATH PATRIOTA DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL.

Por Martín García
NAC&POP
14/05/2015

Periodista y escritor ideologicamente de izquierda acepto en el 2001 la idea de soñar con la utopía de Jesús: para que todos sean iguales y tengan los mismos derechos a la salud, educación y trabajo.

Duro critico de los medios hegemónicos fue un periodista que alentó el surgimiento de medios comunitarios privados y sin fines de lucro.

En 1986 Horvath fue Padrino de la FM Haedo, una de las primeras radio “truchas” que fundamos en la ciudad de Haedo el 1º de mayo de ése año.

En esa emisora, de la que fue su madrina, Mona Moncalvillo, surgieron los periodistas, conductores y militantes de la radiodifusión y los derechos de la comunicación social Claudio Díaz, Beto Casella, Martín Zavala y Fernando “Larry” Torrillate.

Horvath, ha escrito y publicado entre otros, los libros “Memorias y Recuerdos de Blackie”, “Cuba la oculta”, “La trama secreta de la radiodifusión argentina”, y la Trama Secreta II” ; “Esos malditos tangos” y “Revolución y Periodismo”.

Sus dos libros sobre la “Trama Secreta” de la radiodifusión son una escuela para todos aquellos que quieran saber de donde surgió la última ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Allí se desarrolla la trama del poder de los “dueños de a Argentina” y el entramado del imperialismo colonial que intenta utilizar la comunicación social como instrumento de dominación y saqueo.

Hombre de radio, en particular, pero también de la televisión, trabajo con una de las mas grandes profesionales del medio audiovisual, como fue la compañera Paloma Efrón, mas conocida como “Blackie” en su retorno a la TV por canal 9 de Buenos Aires.

Por su legendario y brillante ciclo de radio, “Café, bar, billares” que emitiera desde 1984 por la emisora municipal de la Ciudad de Buenos Aires, Horvath recibió el Premio “Martín Fierro”

Eel Club San Lorenzo de Almagro lo premio con el “Osvaldo Soriano” como hincha de ése club.

Los hombres y mujeres de la Comunicación Social por la liberación de los pueblos le rendimos un homenaje por el invalorable aporte realizado al esclarecimiento del poder de los medios como herramienta de sometimiento y confusión de los pueblos y también de su liberación, en manos del pueblo, que abrieron el camino hacia los 21 puntos que confluyeron en la actual Ley de Medios.

Durante la reunión inaugural de Abril de 2015 los Compañeros de Utopías de la Mesa de los Sueños de la Agrupación Oesterheld le entregaron su reconocimiento como “Patriota de la Comunicación Social”.

El día 14 de mayo de 2015, falleció después de un largo tratamiento contra su cáncer, en la ciudad de Buenos Aires rodeado de su familia.

Se sentirá raro en el comando Celestial con Perón y Evita hasta que lo vea a Ernesto Guevara tomando mate con el general.

Y alli se tomara uno porque estarán también Mao y Ho Chi Minh, compañeros gloriosos intentando darle a la bombilla.

Ricardo fue un revolucionario y un cuadro militante de primera.

Los peronistas y kirchneristas como yo, nos sentimos honrados de haberlo conocido y acompañado en tantas lides.

Y de haberlo admirado, como ahora, ya, para siempre.

Parece que Silo decía algo así como que la muerte no daña en lo más mínimo lo que cada uno aporta a la humanidad con su tarea. Y que, por el contrario, la rueda que cada uno echo a marchar sigue circulando con la historia.

Claramente así será con lo que Ricardo Horvath donó y aportó a sus hijos, nietos y a la comunidad de su impresionante tarea.

Vale la pena leer y seguir su obra.

Seamos libres…

MG/