Apuesta a la transversalidad haciendo eje en el peronismo-radicalismo

CONVERSOS

Hernan Brienza

leandro-santoro-mariano-recalde-154-m.jpg
Recalde-Santoro. El debate que generó la elección de Leandro Santoro, de Los Irrompibles, como compañero de fórmula de Recalde.

 

Apuesta a la transversalidad haciendo eje en el peronismo-radicalismo

CONVERSOS

El debate que generó la elección de Leandro Santoro, de Los Irrompibles, como compañero de fórmula de Recalde.

                                                                                                                                                      P                                                                 Por Hernán Brienza

Tiempo Argentino

10 de Mayo de 2015

Por qué no pagan tanto Ernesto Sanz o Elisa Carrió por pasar de insultar públicamente a Mauricio Macri a conformar con él una alianza pérfida e incomprensible?

 

¿Por qué cuesta menos panquequear ideológicamente casi a diario al mejor estilo Patricia Bullrich que realizar una entente con un adversario circunstancial?

 

¿Solamente por la caja de resonancia de los medios de comunicación opositora?

 

¿Porque el kirchnerismo ha puesto demasiado alto, en términos discursivos, el listón de juicio moral a sus competidores políticos?

 

¿O, sencillamente, porque la zoncera de la discusión en blanco y negro impide complejizar el sistema de acuerdos tácticos en vista a una mirada estratégica común?

 

En la ciudad de Buenos Aires, el kirchnerismo, que salió tercero en las PASO, ensayó un acuerdo táctico con un sector del radicalismo con el que existe una afinidad ideológica o así, al menos, lo plantearon sus miembros.

 

Sin embargo, esa movida ha sido criticada furiosamente tanto desde adentro como desde afuera con una impiedad demoledora.

 

La elección de Leandro Santoro, de Los Irrompibles, ha sido cuestionada no sólo por los "ultra anti K" sino también por la propia militancia "ultra K".

 

Hay que tener en cuenta de qué manera se arribó al cierre de la lista.

 

Se produjo a última hora, luego de ensayar algunas opciones que iban desde convocar a alguien que no perteneciera al ámbito de la política hasta replegarse en una figura propísima que no aporte votos desde otros sectores, pero reafirme la necesidad de "peronizar al peronismo porteño".

 

También hay que saber que uno de los candidatos más firmes a vicejefe de gobierno –un contador público que atravesó la experiencia del Frepaso– dijo que sí y que no en varias oportunidades, por lo que, al miércoles a la noche, esa contradanza había dejado sin el segundo a la fórmula en la Ciudad de Buenos Aires.

 

De esa manera, a altas horas de la madrugada del mismo jueves surgió definitivamente el nombre de Santoro como compañero de fórmula de Mariano Recalde.

 

La idea es buena pero a esta altura de la "suaré" posiblemente no alcance.

 

 Las razones de la elección de Santoro pueden ser:

 

a) ampliar la base política de la fórmula;

b) energizar con un buen orador y un buen polemista mediático la campaña;

c) no sacar los pies del plato del ámbito político y no caer en la convocatoria a un cómico, un jugador de fútbol o un malabarista de semáforo para "popularizar" la fórmula;

d) apostar nuevamente a la transversalidad de los partidos populares argentinos en el eje peronismo-radicalismo;

e) optar por un corte generacional de la militancia que mire al movimiento popular desde la modernidad y con una visión de futuro a mediano plazo.

 

La nominación de Santoro no cayó bien, obviamente, en los sectores más "ortodoxos" de la propia militancia kirchnerista.

 

Sobre todo, luego de que apenas conocida la decisión salieran a la luz una ristra de tuits desafortunadísimos del propio Santoro en contra del kirchnerismo y de muy mal gusto respecto del mismo Néstor Kirchner.

 

Para peor, la tinta de muchos de esos escritos todavía estaba fresquita.    

 

La cuestión en sí no es insalvable.

 

Se amplía la base electoral no sólo con los que piensan igual a uno sino fundamentalmente se pacta con los adversarios.

 

Salvando las distancias, contra Juan Domingo Perón y Ricardo Balbín se hicieron cosas peores y, sin embargo, estuvieron a punto de resolver la crisis política de los años setenta en una fórmula de unidad nacional.

 

Otra discusión, en cambio, es la de pensar si el movimiento del radicalismo alfonsinista amplía en serio la base política o, por el contrario, sólo sella los límites actuales del ensanchamiento, estructurando un sector del radicalismo ya arribado al kirchnerismo.

 

La cuestión no es insalvable, pero el tema es de qué manera se sale del affaire de los tuits.

 

Y no es poca cosa; sobre todo porque la sociedad mira siempre con desconfianza.

 

Cualquier persona tiene derecho a cambiar de forma de pensar según las circunstancias.

 

Sólo aquellos que todavía no descubrieron que la coherencia en la vida puede ser un sutil adelanto de la muerte, o que la coherencia también es una cárcel, pueden hacer de la inmovilidad una virtud. El problema está en demostrar la autenticidad del cambio.

 

No negar el cambio.

 

No refugiarse en la picaresca canchera, minimizar el hecho – mínimo, por cierto – y no asumir que, por ejemplo, cuestiones como el enfrentamiento con los fondos buitre re dimensionó la mirada que alguien podría tener sobre el kirchnerismo.

 

HB/