Una personalidad extraordinaria y un gran Patriota

EN EL 2015 NOS DEJABA POR EL COMANDO CELESTIAL JOSÉ MARÍA CASTIÑEIRA DE DIOS

Por Martín García

Los dos únicos escritores cuyo origen cultural es el peronismo y que han sido premiados por la SADE con su máximo galardón, son Maria Granata y  José María Castiñeira de Dios.

NOS DEJABA JOSÉ MARÍA CASTIÑEIRA DE DIOS

UNA PERSONALIDAD EXTRAORDINARIA Y UN GRAN PATRIOTA

 En el marco de un proceso de recuperación de una operación en la cual se le cambió una cadera por otra artificial, el gran poeta del peronismo cristiano falleció rodeado de sus hijos Elena y José Luis y sus innumerables nietos y biznietos.

Cerca de las 17 horas del Sábado 2 de mayo de 2015, partia al Comando Celestial.

José María Castiñeira de Dios había nacido el 30 de marzo de 1920 en Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina.

Fué uno de los grandes poetas argentinos y una de las personalidades patrioticas mas deslumbrantes contemporáneas.

Quizás, la frase mas popular de José María haya sido: “Volveré y seré millones”

Sus padres fueron José Castiñeira Moreda y Rosa de Dios.

Fué un hombre que desde los albores del peronismo colaboro estrechamente con Juan Domingo Perón y con Evita.

Miembro de la Academia Argentina de Letras, miembro correspondiente de la Real Academia Española, de la Academia Nacional de Periodismo y de la Academia Sanmartiniana, Castiñeira de Dios también ha sido presidente de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE).

Se inició en las Letras de la mano de su maestro Leopoldo Marchal y desde los 18 años, produjo una veintena de libros.

Entre ellos «Del Impetu Dichoso» por el que obtuvo el Primer Premio de Literatura de la ciudad de Buenos Aires, Testimonio Cristiano, Campo Sur, Del Amor para siempre.

En la función pública, ocupó cargos de Director General de Cultura de la Nación, Secretario de Estado de Cultura de la Nación, Director de la Biblioteca Nacional, Secretario de Estado de Prensa y Difusión.

También ha sido presidente de la Comisión para la Educación y la Cultura de la OEA y vicepresidente de la Comisión Nacional Argentina de la UNESCO.

Fue uno de los primeros 50 hombres que integraron la Junta Pro-Candidatura del Coronel Perón.

 Trabajó junto a Eva Perón en la Fundación, creó la Peña de Eva Perón, después del golpe de estado de 1955 fue designado por Perón miembro del Comando Táctico en la Resistencia.

 Fué director del diario La Voz cuando terminaba la Dictadura del proceso y se asomaba la Democracia enfrentando las dificultades de seguridad de la época.

 Escribió Las Antorchas, Volveré y seré millones y Requiem para Juan Domingo Perón.

 Textos de José María Castiñeira de Dios:

 Volveré y seré millones

 Ser fueguino, Argentina pueblo a pueblo, Clarín, 2006

 La marcha: evocación y vigencia (frag), La Marcha,

 Réquiem para Juan Domingo Perón, 1974

 Con el primer libro «Del ímpetu dichoso, aparecido en 1944, obtuvo el Primer Premio Municipal de Literatura de la Ciudad de Buenos Aires.

 En 1984 la Sociedad Argentina de Escritores le otorgó la Faja de Honor.

 Ha sido condecorado por el Instituto Nacional Sanmartiniano con las Palmas Sanmartinianas y por el Estado español con el título de Caballero Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil.

 Fué miembro de número de la Academia Argentina de Letras desde el 23 de agosto de 1990.

 Ha sido miembro correspondiente de la Real Academia Española, desde noviembre de 1999.

Está considerado como uno de los poetas más representativos de la denominada Generación del 40 y uno de los más importantes poetas católicos de nuestro país.

 Ha colaborado literariamente en La Nación y Clarín, en el BOLETÍN de la Academia Argentina de Letras; ha dirigido revistas, periódicos; se ha destacado como conferencista.

 En el campo de la cultura nacional se desempeñó, en los años 1950-1952, como Subsecretario de Cultura de la Nación.

 Fue Presidente de la Comisión Nacional de Cultura, Presidente de la Comisión Nacional Argentina ante la UNESCO, Presidente del Instituto Nacional Sanmartiniano, Secretario de Estado de Prensa y Difusión de la Presidencia de la Nación (1973), Director de la Biblioteca Nacional y Director Nacional del Libro.

 Durante el gobierno de Carlos Menem como Director de la Biblioteca Nacional tuvo la osadía de terminar su construcción que ya parecía algo que nunca sucedería.

Luego ocupó el cargo de Secretario de Cultura de la Nación.

 Prolífico en sus realizaciones escribió: Del ímpetu dichoso. (1944); Campo sur. (1951); Las antorchas. (1954); El Leño Verde. (1960); Cada Día Su Pena. (1960); Tres poemas paternales y una oda a la soledad. (1960);

 Santos Vega y Campo Sur. (1967); El santito Ceferino Namuncurá. (1968); Testimonio cristiano. (1982); Poesía política aquí y ahora. (1982); Del amor para siempre. (1983); Obra poética. (1985); Celebración del sacramento del matrimonio y Cantos de amor a Elena. (1996); De los tiempos del Eclesiastés. (1997); Cántico del Gran Jubileo en el 2  milenio del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. (1999); Poesía religiosa. Antología. (1999); Dos poemas ante el Cristo de la Santa Paciencia. (1999).

 El honorable Senado de la Nación y la Sociedad Argentina de Escritores entregaron el gran premio de honor 2003 Sade al Escritor Jose Maria Castiñeira de Dios.


El acto tuvo lugar el martes 5 de agosto de 2003 en el salón azul del honorable Congreso de la Nación, Hipólito Yrigoyen 1849. Bs As. julio de 2003 con la presencia de la presidencia provisional honorable Senado; la de Orlando Guzmán presidente Sade; la de Antonio Mulet vicepresidente Sade*

 El gran premio se otorgó en ese año al escritor José María Castiñeira de Dios por su obra literaria y su labor al frente de la Sade /octubre 1995-agosto 1996. (Es de destacar la obra de restauración que realizara sobre el edificio histórico de la Sade durante su gestión) también se le otorgaba por su apoyo a los escritores argentinos y su ejemplaridad ética.

 El Gran Premio de Honor de la SADE fue entregado, entre otros, a Jose Luis Borges, en 1944; a Ricardo Rojas, Eduardo Mallea, Ezequiel Martinez Estrada, Ernesto Sabato, Bioy Casares, Jose Isaacson, Batistesa, Draghi Lucero, Alvaro Yunque, Petit de Murat, Agosti, Dardo Cuneo, Antonio Di Benedetto, Maria Granata, Abelardo Arias, Olga Orozco, Coccaro, Silvina Ocampo, Jorge Calvetti, Marcos Aguinis, etc.

 Un detalle para destacar es que los dos únicos escritores cuyo origen cultural es el peronismo y que son premiados por la SADE con su máximo galardón son Maria Granata y en este caso de José María Castiñeira de Dios.

 Lo consideramos llegando ya al Comando Celestial saludando al general Juan Domingo Perón, a Fermín Chávez y junto al entrerriano llegando a tomar el te con Evita, como ambos hacían en las tertulias que Eva Perón utilizaba para mantener el contacto con la gente de la cultura popular.

 Después se estrechara con Antonio Cafiero a quien acompaño en su último cumpleaños ya que tuvieron una larga relación de compañeros.

Se fué un enorme compañero.

Fue un privilegio conocerlo personalmente y haber sido su amigo.

 

MG/