"¿La ""mariottización"" del Frente para la Víctoria? "

EL «MALDITO» PERONISMO Y SU JUSTICIA POÉTICA

Victor Ego Ducrot

mariottoscioli-150-m.jpg
El FpV puede hacer suya aquellaapelación que formuló Mariotto a la unidad del peronismo tras la candidatura de Scioli, el mejor posicionado del oficialismo para el triunfo

 

¿La "mariottización" del Frente para la Víctoria?

EL "MALDITO" PERONISMO Y SU JUSTICIA POÉTICA

La conducción del FpV puede hacer suya aquella primera apelación que formulara Mariotto a la unidad del peronismo tras la candidatura de Scioli, el mejor posicionado del oficialismo para el triunfo electoral.

 

Por Víctor Ego Ducrot (*)  

Tiempo Argentino

1º de Mayo de2015

I.- Tómelo o déjelo.

 

Para ganar en octubre, el Frente para la Victoria (FpV) debería mariottizarse, si me permite el neologismo digamos que teórico, tomado del apellido del vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto.

 

Sigo y me juego por la canción como metáfora y no piensen que el sentido de las citas que siguen algo o poco tiene que ver con un raje o un abandono, pues exactamente al revés es lo que es; por eso no quiero saber nada con el Blues de la artillería, de “los Redondos”:

 

Yo no soy de aconsejar / Pero estás jodiendo al personal / Debiste poner en Río ese restaurant / Que te quitó el sueño, el sueño.

 

Mucho menos con la queja tanguera: Yo quemé en tus amores lo mejor de mi ilusión / Y perdí la esperanza de llegar a reaccionar, / Ya sin fe, sin cariño, derrotado, / Hoy repaso con tristeza los momentos del pasado. (Derrotado, de Antonio José Agustín Bernárdez, José Demetrio Terragno y Antonio María Arcieri).

 

Porque prefiero otro: Cachorro de bacán, / andá achicando el tren; / los ricos hoy están / al borde del sartén (…) /  tendrás que laburar pa‘ morfar. / ¡Lo que te van a gozar! / Pedazo de haragán, / bacán sin profesión; / bien pronto te verán / chivudo y sin colchón. (Se viene la maroma, Enrique Delfino y Manuel Romero).

 

O celebrar a El clavel, de Evaristo Carriego: Y, así, en tu vanidad, por la impaciente / condena de un orgullo intransigente, / mi rojo heraldo de amatorios credos / Mereció, por su símbolo atrevido, / como un apóstol o como un bandido / la guillotina de tus nobles dedos.

 

Porque, como se lo imaginarán, a menos que alguien esté de joda, una vez más la cuestión pasa por aquél tangazo que de olvidos injustos sufre:

 

Todo el mundo tiene vento, se ha forrado el pantalón / Se acabó la mishiadura. Hoy no ves salir mangando / y el que era flaco y alto es petiso y barrigón. /

 

Cualquier grasa se da dique con un cien en la cartera, / mete escombro en un boliche cuando el paco va a sacar, / se da corte con un auto pa‘ llegar a la primera. /

 

En la cuarta queda seco, pero en casa hay pa‘ tallar (…). / ¡Hasta el preso está de bute! / ¡Le quitaron la rayada! / Todo marcha viento en popa. / ¡Esto sí que es realidad! /

 

Hoy cualquiera toma un taxi y no va de infantería / Tanto el rico como el pobre ya no llevan distinción (…)  / Todo el mundo está en la gloria. /

 

¡Se acabó la mishiadura! (…) / Y si alguno patalea, ya no tiene compostura. / ¡Que se compre dos bufosos y se tire a amasijar!

 

(Se acabó la mishiadura de José Paradiso y Enrique Rodríguez).

 

II.- No seré original, en todo caso apenas si aspiro a cierta claridad.

 

Sabemos que la lucha contra la muerte, siendo la parca la única certeza fiel que nos acompaña desde muy temprano, quizá explique todo lo que hacemos, aunque digamos y hasta pensemos que no es así; y que desde que el capitalismo es capitalismo, los de arriba a todo le ponen un precio, por supuesto el que a los dueños convenga, y para que los pobres lo paguen: con su laburo cuando hay empleo o con su estar allí, del otro lado de las murallas que le ponen fin al verbo pertenecer, para cuando al patrón imaginario del día le hagamos falta, vos, ellos, nosotros o  cualquiera.

 

Y añado: se trata de un proceso de semejante complejidad que tal vez sólo puedan explicar con sus textos poetas peronista como Lamborghini y Alfredo Carlino. Leónidas ya nos dejó pero Alfredo felizmente está entre nosotros, si hasta cada día más joven parece, y militante, pues ambos tienen el poder que pocos tienen, no el de la sentencia, ni siquiera el del análisis frio, mucho menos el del consejo; sino el supremo: el de (maldita) la justicia poética.

 

III.- De eso se trata el (maldito) peronismo, por eso tantas resistencias.

 

Mientras, sigo con los intentos; en este punto de explicar aquello de lamariottización del FpV como necesidad, si la experiencia iniciada en 2003 aspira a que la oposición restauradora del neoliberalismo duro siga dándole al Prozac (lo que escribí aquí mismito la semana pasada), y sobre todo ganar en octubre.

 

Y antes de avanzar, otra vez vuelvo a un texto ya publicado, el que rondó sobre cruel en el cartel, como dice el tango, pues si el espectáculo continuado de altos funcionarios que confunden la obligación que tienen de cumplir con sus tareas con supuestos méritos para ser ungidos por las urnas sigue en aumento, cada vez más serán los cartones con fulano 2015 o leyendas por el estilo, que se arruguen sobre veredas y banquinas como espantapájaros de papel mache; y, lo que es mucho peor, poco se hará para ponerle fin a ese calado profundo del poder burgués y prolijo contemporáneo que subsume todo en “la gestión” como ideología.

 

Ahora sí: las tendencias son favorables; a horas de cumplidas las PASO de Capital Federal, el encuestador Ricardo Rouvier le decía a un medio platense  que “hoy Scioli estaría ganando las elecciones generales”, y ayer el diario Página 12 publicaba cifras de Federico Aurelio según las cuales el gobernador Daniel Scioli estaría aventajando a Mauricio Macri por 6 puntos y a Sergio Massa por 14.

 

Sin embargo aquellas PASO porteñas existieron y más allá del magro resultado que le deparó la urnas, para el FpV el mensaje es un llamado de atención a ciertas metodologías que parecen alejarse de la lógica revulsiva que debe honrar todo proyecto plebeyo que pretenda desarrollarse en el tiempo.

 

De ahí que podría ser pertinente que la conducción de ese espacio nacional, sin dudas en la cabeza de Cristina, haga suya aquella primera apelación que formulara Mariotto a la unidad del peronismo tras la candidatura de Scioli, el mejor posicionado del oficialismo para el triunfo electoral.

 

IV.- Breve y final.

 

Los escenarios políticos suelen guardar (y apelar) a dialécticas implacables, como aquella que dice que se acabaron los tiempos experimentales, que la Historia enseña y que la mariottizacióndel FpV pondría proa al triunfo en octubre y, en términos de gobernabilidad futura, quizá el mejor camino sea tener presente el potencial de la provincia de Buenos Aires y los recientes dichos de uno de los más cercanos colaboradores del gobernador candidato – su hermano José “Pepe” Scioli -, para quien Mariotto “tiene todas las condiciones” para suceder al actual titular del Ejecutivo provincial, ya que “conoce en profundidad todas las transformaciones que se han dado”.

 

El “maldito” peronismo y la justicia poética.

 

VED/