"¡Eh partisanos, obreros y campesinos, a las armas!"

VIETNAM VICTORIOSO: DIRIGENTES POLÍTICOS Y ESTRATEGA MILITAR UNA ALIANZA DE ACERO ENTRE EL TÍO HO Y EL GENERAL GIAP

Telam

Cuando fundaron el Vietminh en 1941, Giap y Ho ya no iban a separarse, solidificando sus vidas en pos de ideales comunes, una amalgama que nunca se quebró.

VIETNAM VICTORIOSO:

El Comandante Hugo Chavez de Venezuela y el general Giap de Vietnam

DIRIGENTES POLÍTICOS Y ESTRATEGA MILITAR UNA ALIANZA DE ACERO ENTRE EL TÍO HO Y EL GENERAL GIAP

Ho Chi Minh y el general Giap

 Telam 

29/04/2015

La historia moderna de Vietnam está indisolublemente unida a Ho Chi Minh y a Vo Nguyen Giap, quienes dedicaron buena parte de sus vidas, teñidas de ideas antiimperialistas y socialistas, al objetivo de liberar a su país del yugo colonial tanto de Japón como de Francia y Estados Unidos, faena en la que unieron la firmeza ideológica y el manejo del arte militar.

 Ho Chi Minh, cuyo nombre real era Nguyen That Thanh y popularmente conocido como el ‘Tío Ho’, nació en la Indochina francesa en 1890, de la que emigró a París en 1912, lugar donde se convirtió en militante del Partido Socialista Francés para unirse a los pocos años, en consonancia con la influencia de la revolución Rusa de 1917, a las filas del Partido Comunista galo.

 Trasladado a China, organizó el núcleo que en 1930 fundó el PC de Indochina: eran sólo media docena de jóvenes que soñaban con la independencia de la península.

 No pasó mucho tiempo para que las autoridades coloniales francesas se fijaran en ese muchacho más bien esmirriado que pronunciaba encendidos discursos contra las autoridades: condenado a muerte, en 1931 tuvo que huir a la Unión Soviética.

 No siempre tuvo suerte: pasó varios años en la cárcel, donde escribió un libro de poemas.

 En 1938 conoció en China a Mao Tse Tung, el líder de los comunistas de ese país, con quién estrechó especiales lazos por la similitud de sus análisis sobre los problemas inherentes a la posibilidad de una revolución social en Asia, y al papel que le asignaban al campesinado, mayoritario y empobrecido, para esa alternativa.

 Y allí fue, también, dónde se produjo el encuentro con Giap.

 Este legendario general, que falleció en 2013 a los 101 años, había nacido en la provincia vietnamita de Quang Binh, en el seno de una familia campesina.

 A pesar de la pobreza aprendió a leer y escribir, lo que le fue muy útil para dedicar su vida a los ideales revolucionarios.

La lucha política muchas veces clandestina y la cárcel, no le impidieron que en 1937, con grandes sacrificios, terminara los estudios de Derecho en la universidad de Hanoi.

Su vida, como la de Ho, fue especialmente dura: la policía francesa detuvo a su esposa, de nacionalidad tailandesa y a su cuñada, a quienes quiso utilizar como rehenes para que se entregara.

Al no aceptarlo, la represión fue feroz: su cuñada fue guillotinada, y su esposa falleció luego de soportar tres años de cárcel, donde sufrió horribles torturas.

También asesinaron a su hijo recién nacido, a su padre y a dos hermanos.

La Segunda Guerra Mundial los encontró a ambos nuevamente en Vietnam, donde participaron de la lucha contra Japón y contra la Francia de Vichy.

Fue entonces cuando fundaron el Vietminh (Liga para la Independencia de Vietnam).

A partir de 1941, Giap y Ho ya no iban a separarse, solidificando sus vidas en pos de ideales comunes, una amalgama que nunca se quebró.

Poco después, Ho tomó el mando de la insurrección nacional vietnamita contra los franceses, adoptando el nombre de Ho Chi Minh («el que ilumina»), teniendo a Giap como principal estratega militar.

Siguieron varios años de lucha armada contra Francia y contra el régimen conservador y pro occidental del emperador Bao Dai, de Vietnam del Sur, para la que tuvieron el respaldo de China y de la ex Unión Soviética.

En 1954 se dio la batalla definitiva contra Francia en Dien Bien Phu, donde los soldados del Vietminh, paradójicamente, se lanzaron al combate entonando el «Canto de los Partisanos», el himno de la Resistencia antinazi francesa creada por Ana Marly: «Amigo ¿escuchas estos gritos sordos de un país que encadenan?

¡Eh partisanos, obreros y campesinos, a las armas!».

El genio militar de Giap cobró volumen legendario con este episodio histórico.

Después vinieron, siempre codo a codo con Giap, los años de la construcción del Vietnam del Norte socialista.

Ambos condujeron la guerra, triunfante, contra la invasión de los Estados Unidos en el Sur, pero el ‘Tío Ho’ falleció en 1969, antes de ver coronados todos sus esfuerzos.

El poeta cubano Nicolás Guillén escribió tras su deceso: «Al final del largo viaje, Ho Chi Minh suave y despierto: sobre la albura del traje le arde el corazón abierto.

No trae escolta ni paje.

Pasó montaña y desierto: en la blancura del traje, sólo el corazón abierto

 No quiso más para el viaje».