Ante la ausencia del Estado, los grupos concentrados terminaron imponiendo sus condiciones

EN DEFENSA DE LOS ESLABONES MAS DEBILES

Santiago Fraschina

santiagofraschina-150-m2.jpg
El alto grado de concentración existente en ciertos sectores de la cadena de producción, hace que muchas veces existan abusos sobre los derechos de los eslabones más débiles

EN DEFENSA DE LOS ESLABONES MAS DEBILES

 

Por Santiago Fraschina

Revista BICENTENARIO

                                                                                                                                    Abril 2015

 

A mediados de septiembre, el Congreso de la Nación aprobó el paquete de leyes enviadas por el Ejecutivo para la regulación de las relaciones de producción y consumo.

 

El alto grado de concentración existente en ciertos sectores de la cadena de producción, hace que muchas veces existan abusos por parte de las empresas dominantes sobre los derechos de los eslabones más débiles: los pequeños productores y los consumidores.

 

Es importante destacar que esta estructura de la economía argentina no es más que la consecuencia de más de 30 años de hegemonía neoliberal y un modelo económico de concentración y extranjerización de la matriz productiva que destruyó a la pequeña empresa.

 

Asimismo el avance hacia un Estado mínimo y desregulador propio del neoliberalismo, en lugar de fomentar la competencia, solo benefició a los sectores más fuertes.

 

Ante la ausencia del Estado, fueron los grupos concentrados quienes terminaron imponiendo sus condiciones y sus intereses al conjunto de la sociedad.

 

Dadas las mencionadas asimetrías al interior de las relaciones de producción, son los segmentos con mayor peso y poder de mercado quienes acaparan la capacidad de establecer precios e influir en los márgenes de ganancias de toda la cadena productiva.

 

Es por ello que la nueva normativa tiene, como uno de sus ejes, el fortalecimiento de las herramientas del Estado de manera de alcanzar una distribución justa y equitativa de las rentabilidades de todos los eslabones de la cadena.

 

De esta forma se beneficia al pequeño productor y a las economías regionales, ya que se fijan márgenes mínimos de ganancias, que implican un piso para, en adelante, potenciar sus negocios.

 

Es importante destacar este aspecto de la nueva normativa ya que mal intencionadamente muchos sectores de la oposición han atacado la iniciativa argumentando que perjudicaba la inversión privada y ponía en riesgo las rentabilidad empresarial.

 

El objetivo de las leyes, al contemplar las necesidades de los primeros eslabones de la cadena de valor, garantiza la

sustentabilidad de todos los sectores incluidos en las relaciones de producción.

 

En cuanto a los consumidores, lo que se busca es su empoderamiento al brindarle mayor información y herramientas legales para hacer cumplir sus derechos.

 

En ese sentido la creación de un observatorio de precios tiene por objeto poner a su disposición información precisa y completa sobre precios, calidad y características de los bienes y servicios de consumo.

 

Por otro lado, la instauración de un nuevo sistema de resolución de conflictos en las relaciones de consumo que contempla un asesoramiento y acompañamiento gratuito a los consumidores cuando estos consideren que se han violados sus derechos y decidan realizar una denuncia. 

 

A su vez, la creación de nuevos fueros legales se traducirá en una mayor rapidez para la solución de los conflictos.

 

En suma, este conjunto de reformas legislativas, moderniza las herramientas del Estado para garantizar y proteger los derechos de a los eslabones más débiles de las relaciones de producción y consumo ante cualquier posible abuso por parte de sectores con posición dominante  ••

 

*El autor es Coordinador Nacional de la Red COM.PRA.AR, Secretaría de Comercio de la Nación e integrante del Grupo de Estudios de Economía Nacional y Popular (GeeNaP).