No es este el Uruguay que nos hizo sacar el pecho de orgullo a los latinoamericanos

EXTRAÑAMOS TANTO AL PEPE…

Rafael Cuevas Molina

pepeluciaxvz-150-m
Las declaraciones de Raúl Sendic y Rodolfo Nin Novoa, vicepresidente y canciller del Uruguay respectivamente, sobre la situación en Venezuela, dan vergüenza ajena.

EXTRAÑAMOS TANTO AL PEPE…

 

Por Rafael Cuevas Molina

Con Nuestra America

                                                                                                    11/04/2015                                                                                                       

                                                                                             

Las declaraciones de Raúl Sendic y Rodolfo Nin Novoa, vicepresidente y canciller del Uruguay respectivamente, sobre la situación en Venezuela, dan vergüenza ajena.

 

Más aún en la coyuntura en la que han sido dadas: ante la inminencia de la Cumbre de las Américas que se realiza en Panamá, en donde el tema de la política agresiva de los Estados Unidos hacia ese país es un punto neurálgico.

 

Un mínimo de solidaridad, ya no ideológica sino, simplemente, latinoamericana, imponía, cuando menos, silencio, si es que se tienen discrepancias en torno al manejo de la política interna venezolana.

 

El colmo ha sido lo dicho por Novoa, quien llega a compararla con lo ocurrido en su país durante la dictadura.

 

Acostumbrados como estábamos al Pepe Mújica, perdimos de vista que el Frente Amplio es tan amplio que posibilita que gente como esta llegue al poder cobijada bajo las mismas banderas políticas.

 

Pasaron, pues, los tiempos en los que las intervenciones del presidente del Uruguay eran esperadas con expectativa y luego se reproducían viralmente por su hondo contenido humanista.

 

Ha vuelto Tabaré Vásquez, el presidente que en su primer mandato vetó la ley del aborto; estuvo a un tris de firmar un tratado de libre comercio con los Estados Unidos; y pidió apoyo a Condolleeza Rice por si, en el conflicto de la planta de celulosa de Gualeguaychú con Argentina, Uruguay necesitaba apoyo… ¡militar!

 

Creció tanto el prestigio internacional del Uruguay durante el gobierno del Pepe que ahora da pena que se dilapide tan fácil y pronto.

 

Un pequeño país de apenas tres millones de habitantes pasó a estar en la mira de las simpatías universales en primer lugar por su presidente “pobre”, que supo poner en evidencia una tabla de valores éticos que no empezaban ni terminaban solamente en su modo de vida privado, sino que abarcaba una visión de mundo en el que el latinoamericanismo y la solidaridad entre los pueblos del sur tenía un papel preponderante.

 

No lo hacía gratuitamente, ni por invención propia.

 

Era solamente consecuente con la tradición de la cual proviene, la de la izquierda latinoamericana, que posibilitó que miles de uruguayos tuvieran cobijo cuando tuvieron que partir al exilio en los días aciagos de la dictadura.

 

A nadie se le pidió entonces comprobante de la Cruz Roja, como ahora pide Nin Novoa para los venezolanos, de lo que estaba pasando.

 

Ahora, lo quiera o no, el gobierno del Uruguay pasa a formar parte del corro de testaferros que durante toda esta semana ha pasado haciendo ruido en Panamá contra Venezuela y Cuba.

 

¿Le pedirán también a esta última certificado de buen comportamiento para ver si acuerpan alguna declaración sobre el bloqueo?

 

¿Cuántas veces hemos de repetir que lo peor que nos puede pasar a los latinoamericanos es abonar en la dirección opuesta a la unidad?

 

No se trata aquí de cerrar los ojos ante lo que eventualmente pueda pasar en cualquier país de Latinoamérica, sino de discutir entre congéneres y, en este caso, entre gobiernos en los que fuerzas políticas que se reivindican de izquierda ejercen el poder.

 

Lo contrario es suicidio o mirada corta, oportunista, de tratar de conseguir granjerías a cambio de actitudes complacientes o sumisas.

 

No es este el Uruguay que nos hizo sacar el pecho de orgullo a los latinoamericanos hasta hace apenas unos cuantos meses.

 

Se fue el Pepe y las cosas cambiaron.

 

·        Presidente de AUNA-Costa Rica

N&P: ¡Volve Pepe! (Te perdonamos todo) jajajaja. MG/