MARTIN GARCIA: VIVIMOS BAJO LA DICTADURA DE LAS CORPORACIONES

Causa Popular

mgenietos-150-m.jpg
En esta entrevista, un aporte historiográfico ineludible de Martín García, para comprender los últimos 30 años de comunicación social en la Argentina.

 

Reportaje al director de la agencia NAC&POP de Octubre de 2004

MARTIN GARCIA: “VIVIMOS BAJO LA DICTADURA DE LAS CORPORACIONES”

 

Por Causa Popular

9 de Octubre 2004

 

Detrás de la historia oficial de los medios de comunicación en Argentina, hay miles de historias no contadas y muchos ilustres desconocidos.

 

Uno de ellos es Martín García, creador y director de la Red Nacional y Popular de Noticias, la Nac & Pop, que informa periódicamente a más de 300 mil lectores sobre problemáticas nacionales que no aparecen en los grandes medios.

 

En diálogo con Causa Popular, Martín García repasa en este reportaje algunos tramos de sus proyectos y sus luchas como militante peronista.

 

Además revela muchos detalles desconocidos sobre las miles de iniciativas que fueron impulsadas desde el regreso de la democracia para derrotar la férula de la Ley de Radiodifusión que implantó la dictadura y que hoy sigue en debate.

 

En esta entrevista, un aporte historiográfico ineludible para comprender los últimos 30 años de comunicación social en la Argentina.

 

Desde el 80 donde las radios truchas buscaban su espacio para evitar los allanamientos y los decomisos del COMFER hasta la actualidad, la lucha por la democratización de los medios para el pueblo sigue siendo una asignatura pendiente.

 

En esta entrevista Martín García explica cómo los grandes medios se encargaron de ahorcar todas las iniciativas populares, primero con las radios comunitarias, luego con la televisión y hoy con las cadenas alternativas por Internet.

 

Sin embargo la pelea por la pantalla chica siempre está a la vuelta de la esquina y Martín García cuenta cómo empezó todo.

 

Como Director de Comunicación Social de la Provincia de Buenos Aires impulsó la creación del Canal 4, en agosto 88, un canal de aire trucho del Gobierno de la provincia que fue uno de los principales puntapiés para organizar la Asociación Argentina de Televisoras Comunitarias (AATECO), con todos los canales no autorizados o “truchos”.

 

En esta entrevista, un aporte historiográfico ineludible para comprender los últimos 30 años de comunicación social en la Argentina. ¿Cómo fue la primera salida de Canal 4 de La Plata?

 

Salimos con un equipo de 20 wats, lo pusimos arriba de las torres de La Plata que tienen 18 pisos.

 

Uno, Ricardo Leguizamon, uno de los primeros armadores de equipos, y el primer Presidente de AATECO, dueño del transmisor, que tenía un canal en Alejandro Korn que ayudaba a las escuelas de la zona y montaba su antena en el Cristo de la iglesia, se puso arriba de la antena de la Radio y montó con un alambre la antena del Canal, era impresionante verlo porque estaba al borde del piso 18, sin baranda ni nada.

 

Atadito con una soga a la otra antena.

 

La de la radio Provincia en la torre 2 del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense..

 

Parecíamos Los locos de la azotea como le dijeron a Sussini y todos los que lanzaron la primer radio comercial del mundo acá en el Teatro Coliseo en 1926.

 

Lo que hicimos ahí fue pasar un ciclo que se llamaba la televisión que no vemos, que nosotros habíamos armado en los encuentros nacionales de federalismo y televisión con todas las cosas que se habían hecho de ficción en las Universidades de Mar del Plata, de Tucumán, de Córdoba, en las carreras de Cine de Rosario, de Quilmas.

 

Recuerdo que pasamos el trabajo de una chica, Alicia Soroka, que había hecho toda una investigación en la selva Misionera, y también producciones de Chubut con gente que habían hecho un film muy bueno sobre los galeses.

 

En un principio habíamos pensado pasar el ciclo en Canal 2 y nos sacaron carpiendo, entonces dijimos lo pasamos por el 4.

 

Y gracias a eso retuvimos la frecuencia del 4 que se la querían llevar a Uruguay, pero como había un gobierno que manifestó el deseo de ocuparla ya no la podían sacar

 

¿Durante cuanto tiempo estuvo como director de Comunicación en la Provincia?

 

Desde el 87 al 89, cuando me sacan a patadas.

 

Me hacen renunciar públicamente porque pidieron mi cabeza todas las asociaciones.

 

Pero Cafiero me dio una asesoría en la radio para no quedarme en la calle.

 

Me quede enganchado en la radio pero no hice un carajo.

 

Iba todos los días pero no me daban un espacio.

 

A parte todo el mundo me veía y se cruzaba, era el quemo.

 

El affaire del Canal 4 había sido titular del noticiero de Canal 13 con Villarroel, fue la nota estrella de Larrea en Radio Rivadavia.

 

Esos eran los lugares top en ese momento y todos criticaban al canal trucho impulsado por el director de comunicación de la Provincia de Buenos Aires.

 

Fuí editorial de La Nación, editorial de La Prensa, tapa de Ámbito Financiero, página 3 de Clarín.

 

Salí en 196 diarios de todo el país como el affaire del Canal 4 de La Plata..

 

Se armó un verdadero quilombo.

 

¿Cómo comenzó su trabajo militante en la comunicación social?

 

Tuve una inmobiliaria en Haedo durante muchos años.

 

Y en algún momento me tuve que ir a Córdoba, fue en el 72, porque había peligro sobre mi mujer, era una época jodida durante la dictadura de Lanusse.

 

Yo tenía 28 años.

 

En Córdoba, como no tenía una estructura ni nada hecho, y yo tenía vocación en hacer algo en comunicación, empecé a trabajar en una inmobiliaria y después me fui a pedir laburo a la radio de la Universidad Nacional de Córdoba que era la que estaba más cerca del laburo.

 

Me pidieron un demo, lo hice, y lo fui a presentar.

 

Me dijeron que estaba bien pero la gerente artística me dijo que no ponga nada político.

 

A mi me pareció raro y pedí una entrevista con el director de la Radio, que era del director de la carrera de comunicación social.

 

Fui y le dije que si no podía poner nada social para qué iba a hacer radio.

 

Al tipo parece que le caí simpático y me dijo que hiciera lo que quisiera. Si les gustaba qme ponian y sino no.

 

Era la radio después de tantos años de Onganía, una dictadura nacionalista muy mediocre.

 

Esto es impensable para las nuevas generaciones, pero explica un poco porqué nosotros nos rebelamos contra eso de manera tan violenta.

 

Todos los días salía, por ejemplo, un aviso en la televisión que decía así no, y entonces mostraban unos tipos vestidos informalmente, y después decía así sí, y aparecían los caqueritos con la gomina, la corbatita, el saquito cerrado.

 

En esa época te agarraba la policía y si no tenías bien cortado el pelo te pelaban como a un pollo.

 

Era la idea de que las cosas tenían que ser así y no de cualquier manera, bajo ese verso de la diferencia entre la libertad y el libertinaje.

 

Además nos cagaron la vida porque a nosotros no nos dejaban votar, cada vez que votábamos ganaba el peronismo y levantaban las votaciones, era una cosa terrible.

 

Imaginate ahora lo que sería vivir sin que te dejen votar, o sin que te dejen vestirte como se te cante el culo, que te detengan por portación de peinado o de barba.

 

En la noche de los bastones largos cuando viene Onganía, intervienen las universidades y entraban a la universidad y te sacaban a palos y metían en cana a todos.

 

Yo me acuerdo el quilombo que hacíamos.

 

Nosotros hacíamos una manifestación y te venían en caballos con los sables, adelante mío le pegaron a una chica con un sable y le hicieron un tajo en la cara.

 

Era una simple manifestación de estudiantes.

 

Salías de ahí y querías agarrar las armas porque estos hijos de puta no nos iban a dejar elegir nunca nada, era una semilla de violencia que después se dio.

 

Era una violencia de todo tipo, está bien que no mataban en esa época, aunque hubo muertos, pero no te dejaban hacer nada.

 

Era mediocre, lo otro ya fue sanguinario.

 

¿De que trataba el primer programa que realizó en la Universidad?

 

Se llamaba Música y Opinión.

 

Elegía la música que se me daba la gana y la gente decía lo que se le daba la gana, eran todas entrevistas en la calle de gente que hablaba de lo que se le daba la gana.

 

Habría el micrófono para que dijeran lo que les daban la gana.

 

Les cayó con simpatía y me pusieron en otro programa.

 

La gente de la radio, era toda gente que se ajustaba a un modelo, y gente que venía de la universidad querían levantar algunos programas de raiting dándole más contenido.

 

Entonces lo pusieron a Enrique Vásquez, me pusieron a mí, a la gente que estaba en ese momento que parecía que tenía más nivel.

 

Entonces empecé a guionar programas y a participar en el micrófono de programas como El Escarabajo, el gran boom de la tarde de Córdoba.

 

Ahí nos hicimos amigos con Enrique Vásquez, por supuesto siempre estábamos en veredas opuestas, cuando hablábamos más de 10 minutos nos puteabamos pero hasta los nueve minutos éramos amigos.

¿Durante cuanto tiempo trabajó en la radio de la universidad?

 

Un año. Después ya me tuve que volver.

 

Nos separamos con mi mujer, y al año o dos años la secuestraron y desapareció.

 

Era delegada de CETERA.

 

La mamá de mis dos hijos mayores, Bárbara y Camilo, que tenían cuando la secuestraron nueve años y cinco años.

 

La llevaron una noche como cuarenta tipos encapuchados y a los pibes los dejaron en lo de un vecino.

 

Ella tenía un compañero también militante que desapareció.

 

Cuando volví acá, entre el 73 y el 76 lo que hice fue estudiar locución en el COSAL y me recibí. Empezamos a hacer radio, y la dictadura nos encuentra con varios programas de radio.

 

Teníamos un programa de Rock en radio Splendid que se llamaba Dulces Pomelos, que tenía mucho éxito, venía Spinetta, Charly, todos a tocar en vivo y nosotros grabábamos los recitales.

 

Con el proceso se va todo a la mierda porque nos empiezan a cerrar los programas de a uno y me mandan a hablar con una mina que se llamaba Dora Cuadros.

 

Donde ahora está Radio Nacional, estaba Mundo, Mitre y Antartida, y estaba la Central de Control de ellos.

 

Nosotros le dijimos: -Mire, nosotros pasamos todos autores nacionales, pasamos cosas de Macedonio Fernández, Roberto Arlt, y la mina dice ¡-No!, el Rock & roll trae la droga y la subversión, esto no se arregla con una aspirina hay agarrar un machete y cortarle la cabeza a la víbora.

 

Yo salí de ahí y dije: -Muchachos dediquémonos a otra cosa porque esto no va más.

 

También teníamos un programa que se llamaba Cinco por Buenos Aires que fue premiado, un programa largo, en el que conversábamos entre nosotros con lenguaje cotidiano.

 

Y había tipos que aconsejaban contenidos a los que había que llevarle el guión para ver si te autorizaban.

 

Un día los tipos nos dijeron, -No, lo que pasa que ustedes no hablan como en la radio, hablan como en la calle, y eso no se puede.

 

Al final nos quedamos sin programa y me dedique a tener hijos, tuve cuatro hijos más, me volví a casar y me borré de todo.

 

¿Y con el regreso de la Democracia?

 

Cuando vuelve la democracia empezamos a juntarnos de nuevo.

 

Armamos Argentina y Comunicación, pero antes armamos el Centro de Estudios de Medios de Comunicación (CEMEC) con radicales y peronistas en la época de Alfonsín para hacer una especie de acercamiento con el gobierno nacional.

 

Era la línea progresista de Alfonsín y entonces nosotros adheríamos hasta la Plaza de Mayo en la que lanza la economía de guerra, y nos vamos a la mierda todos porque empieza a ser más de lo mismo.

 

Ahí estaba el director de Radio Excelsior, el negro Taire que había sido del ERP en Tucumán, estaba Jorge Sethson que venía del exilio y era director de Radio Municipal, Carlos Marcucci que es un humorista conocido del peronismo, un montón de compañeros, también estaba Jorge Pirotta que era del socialismo popular de Estévez Boero.

 

De Ahí nos metimos en Argentina y Comunicación que eran los Encuentros Nacionales de Federalismo y Televisión donde también estaban los entes estatales de todo el país: la gente de Canal 7, del COMFER.

 

Luego armamos a la Asociación de Medios Estatales de Comunicación (AMEC), armamos el Noticiero Federal con los canales del interior y ATC, pero cuando lo fuimos a poner en práctica el radicalismo no me aceptó a mí como productor de los canales por el peronismo.

 

Estaba Arturo Cavallo designado por ellos, y yo por el peronismo.

 

Pero en la famosa democracia radical no aceptaron a ningún peronista, y entonces salió al aire por ellos durante un tiempo y después nunca más.

 

En el interregno me llama Cecilia Rosseto para hacer un programa en Radio Belgrano, que en esa época la llamaban Radio Belgrado, porque estaba Aliverti, Lanata, Enrique Vásquez, todo ese grupo.

 

Cuando hacía dos meses que estábamos, nos llaman para renovar contrato.

 

En el medio nos llama la gente de Cafiero para ver si queríamos firmar una solicitada de apoyo a Cafiero, nosotros les dijimos que sí.

 

Al día siguiente salimos en la solicitada con otra gente de la cultura y al mediodía de ese día el contrato no estaba más y nos sacaron cagando.

 

No es fácil manejarse con independencia, no es fácil ser peronista.

 

El otro día la jodiamos a Doris Carpani porque decía que Carpani no era peronista, que trabajaba en la CGT.

 

Estábamos en la universidad y Elsa Oesterheld, decía que Oesterheld no era peronista en el 55, y estaba la hija de Alberto Breccia, Patricia, que decía que su padre era uruguayo, por lo tanto no se metía en la política.

 

Eran todos peronistas, pero cada uno a su manera.

 

Pero las mujeres hacían esa salvedad.

 

Un día nos juntamos con Doris Carpani en la presentación de un libro en el Congreso, y Doris venía puteando diciendo: ¡Yo no se porque no le dan el lugar que le corresponde a Carpani en la plástica, entonces la miro y le digo una frase pero ella antes de que se la diga se aviva, y se da vuelta y dice: ¿Saben porque no le dan bola Carpani?, porque es peronista.

 

Si sos peronista chau, afuera.

 

Podrás ser importante en el peronismo pero en la cultura jamás vas a tener un lugar.

 

Discépolo se murió de tristeza porque no se bancó el despreció que le hizo todo el establishment por haber apoyado a Perón.

 

Era como apoyar a Rodriguez Saa ahora, y claro es lo mismo, la misma historia.

 

Negro de mierda (risas), negro de mierda que termina con la desocupación (risas) en vez de dedicarse a la libertad y a la democracia, se dedica a que nadie quede si laburo (risas), todo el mundo morfe (risas), todo el mundo sea independiente, no dependa de ninguna bolsa de comida (risas), así no se hace la democracia.

 

¿Cómo se posicionó entonces ante esta nueva situación en los medios?

 

La contestación nuestra fue acá hay que hacer medios y a la mierda.

 

En ese momento había como una cosa de que le iban a hacer planteos militares a Alfonsín.

 

Para nosotros esto era muy obvio porque veníamos de planteo en planteo.

 

Desde que se fue Perón eran todos planteos.

 

Cualquiera que ganara de un partido civil inmediatamente había un planteo militar.

 

Dijimos: hay 100 radios en todo el país.

 

100 radios los milicos las van a tomar rápido, pero si hacemos miles entonces no las van a poder controlar, y además una vez que el pueblo sepa hacer una radio, aunque después se la cierren, ya sabe como hacer otra.

 

Van a tener que pelear manzana por manzana, barrio por barrio, pueblo por pueblo, no van a poder.

 

Para reaseguro de la democracia dijimos la consigna ahora es poner radios por todos lados.

 

Hicimos la primer radio en Haedo en la inmobiliaria mía en el sótano.

 

Sabíamos que había una en Merlo y otra en Capital pero no había más, habían puesto una en Villa La Angostura, en Neuquén, que la había inaugurado el gobernador, había algunas en Río Negro.

 

Y empezamos a viajar por todos lados a decir que pusieran radios.

 

Nosotros hicimos la experiencia con un Chip que venía de España en las revistas técnicas, y armamos el primer transmisor.

 

La revolución de las radios se hizo porque en el peronismo se generó toda una enseñanza técnica, y en todos los barrios había tipos que sabían armar una radio, un transmisor, arreglar un televisor.

 

Era muy común en los 60 y en los 50 que en todos lados vendieran libros técnicos, en las estaciones de trenes habían librerías de libros técnicos para enseñar a hacer cualquier cosa. Arreglar ventilqadores, televisores, licuadoras.

 

Me acuerdo que hicimos un festival en Haedo para juntar fondos para el transmisor, y Miguel Angel Solá, Leyrado tenían un grupo y vinieron a tocar, fue Mónica Mocalvillo y la pusimos como madrina de la radio.

 

El grupo que había armado esta radio se peleó, por supuesto.

 

Entonces armaron FM Suburbana, FM Haedo, Radio Oeste, otra radio en Morón.

 

De ese grupo salió el Beto Casella, Claudio Díaz que fue gerente de Telefe, Martín Zabala que fue director artístico de Radio Nacional en la época de De La Rua.

 

Y después empezamos a exportar el producto, íbamos a las reuniones de las provincias y lo alentábamos.

 

Cuando yo me meto a la provincia de Buenos Aires se arma lo que se llamó el Consejo Federal de Comunicación de las Provincias Justicialistas, la primera reunión se hizo en Salta y la segunda en Santa Fe.

 

Yo no estaba en la delegación y además me echaban flit en las provincias, porque yo no era el Secretario de Comunicación, era solo el Director de Comunicación de un Ministerio. El de Desarrollo Social.

 

Me decían que me pasaban a buscar a una hora y se iban solos, yo me tomaba un micro y a la mañana cuando se levantaban ya estaba sentado esperándolos.

 

Pero después los mismos tipos del lugar me invitaban a un bar para que yo les explicara como se hacía una radio.

 

La realidad entonces era el bar de enfrente, no la Casa de Gobierno.

 

En todas las provincias pasaba lo mismo.

 

Así nació Canal 11 de Formosa, después les hicieron juicio.

 

Romay les puso una señal arriba durante un año, entonces ellos le interferían los avisos de Canal 9 por medio de la repetidora.

 

Hasta que al final la justicia dio a favor de los compañeros de Canal 11 y pudo salir al aire.

 

Las últimas discusiones entre los dos candidatos a gobernador más importantes se hacen en Canal 11 de Formosa, en el canal trucho.

 

Cuando la cafierada me hecha a patadas, me invita la gente que iba con Menem presidente a formar parte de los equipos, y ahí se armó algo con Pino Solanas, Octavio Getino, el Chango Farias Gómez, Coco Blaustein, que se llamó el Espacio Audiovisual Nacional.

 

(Veinte años después Cafiero me dijo “Vio que al final se hace justicia con los innovadores”)

 

De ahí nosotros promovimos la democratización de los medios, la federalización, la producción nacional, después va Getino como director del Instituto de Cine, va el Chango Farías Gómez como director musical, va Coco Blaunstein como director también, Luis Fuks, Covo Manoukian,  toda la banda nuestra, yo voy como Director Nacional de Radio y Televisión, finalmente Director de Difusión Cultural porque la otra quedo en Prensa y Difusión.

 

No teníamos nada, no teníamos ATC, no teníamos una mierda y yo empiezo a viajar y a inaugurar radios y canales como Director.

 

Yo iba a darles cierta legalidad, estaba el cura del pueblo, estaba el intendente y estaba yo.

 

Cuando nos sacan de ahí, todo el grupo se va al Programa Nacional de Democratización de la Cultura (PRONDEC).

 

¿Ustedes intervinieron en la reprivatización de los Canales 11 y 13 durante el gobierno de Menem?

 

Yo no, nosotros ya éramos del área de Cultura y quedamos afuera.

 

Eso lo manejó el COMFER y la Secretaría de Medios.

 

La Secretaría lo que propuso era hacer cooperativa con los laburantes, con la Comisión Sindical de Medios de Comunicación Social (COSIMECOS).

 

Lo que hicieron finalmente fue meter en la Ley Dromi una cláusula que autorizaba al ejecutivo a regularizar todos los medios.

 

Podían haber autorizado canales, radios, porque la Ley lo preveía, pero nadie hizo una mierda porque no estaban las condiciones.

 

Además la decisión de Menem fue darle poder al grupo de Clarín y a otros grupos.

 

La política de Menem con los medios fue como la de la la Libertadora.

 

Vuelve a aparecer Goar Mestre como asesor de Humberto Toledo diciendo cómo tenían que ser las licencias.

 

Mestre ya se había enfrentado con Perón en el 46 como miembro de la Asociación Internacional de Radio Difusores.

 

Después es el hombre que maneja el canal de la CBS con la libertadora cuando la televisión privada lo que hace es darle canales a las tres cadenas norteamericanas.

 

La Libertadora nos mete en el Fondo Monetario y nos mete a depender de las tres cadenas norteamericanas y nos entrega.

 

Menem hace lo mismo.

 

Nos ata al poder financiero internacional, permite el ingreso de capitales extranjeros y les entrega a los grupos de poder los medios.

 

¿Qué tareas desarrollaron en el PRONDEC?

 

Hacemos un programa que consiste en poner canales de televisión de baja potencia por dos días.

 

Solamente lo logramos hacer en dos lados, antes de que nos saquen a patadas.

 

Uno es en Mendoza, donde hacemos el canal 4.

 

Recogemos todos los grupos que habíamos estado trabajando en la federalización para mostrar que se pueden hacer canales de baja potencia y bajo costo y que funcionen, con autorización del COMFER y con frecuencia asignada por la secretaría de comunicaciones, todo legal, pero por dos días.

 

Durante esos dos días desfiló toda la Mendoza que no entraba en los demás canales, y con esa experiencia Daniel Vila arma un canal local con Supercanal.

 

Durante toda esa época empezó toda la pelea.

 

Siempre debían intervenir los equipos con una orden de un juez, y siempre enganchábamos alguien de los juzgados para que avisaran.

 

Entonces agarraban el transmisor y lo tiraban a la casa del fondo cuando venían los tipos.

 

Después se avivaron y empezaron a pedir ordenes para toda la manzana y ahí inventamos lo del transmisor chiquito que mandaba a un transmisor grande afuera y así se llevaban el chiquito por que el otro no estaba.

 

Las radios eran rarísimas. Entrar en FM La Boca era un quilombo, subir, bajar, escaleras, y así todas, La Tribu, FM Boedo, todas.

 

En Lanús empezaron a inventar la AM con un tubo viejo de televisión, era extraordinario.

 

La capacidad del pueblo es extraordinaria, la creatividad inmanente del pueblo es maravillosa y la experiencia fue muy linda.

 

Después me fui alejando del gobierno de Menem porque la realidad pasaba en la calle no en el gobierno. Pero traté de hacer lazos con el Estado.

 

Por ejemplo con León Ginzburg nos reuníamos con todos los canales truchos en la casa de mi vieja.

 

Él no podía hacer nada porque si lo grababan lo mandaban en cana, iba para demostrar que no iba a haber persecución.

 

En esa época hubo fenómenos muy graciosos.

 

Por ejemplo, los abogados que estaban relacionados con el tema radio difusión tenían más laburo para defender las truchas que lo que les daban las grandes, entonces se fueron haciendo todos defensores de las truchas, por la propia demanda laboral.

 

Me acuerdo que un día Romay me contó que había ido con Menem a su pueblo, en ese momento dirigía ATA que estaban en contra nuestra.

 

Llegaron a Benavides, su pueblo, y había 19 radios, en un pueblo de dos cuadras.

 

En ese momento cuenta Romay que se da vuelta y le dice a un periodista de Radio el Mundo que iba con él: “Hemos perdido”.

 

¿Cómo surge la idea de la conformación de la Red Nacional y Popular de Noticias?

 

Forma parte de lo mismo.

 

La gran pregunta es: ¿Cómo podemos aprovecharnos del avance tecnológico para defendernos de los grupos concentrados, y darle posibilidades al pueblo de tener más peso?

 

Como se ha visto, incluso a través de la experiencia de ustedes mismos, no es ganar un gobierno y entonces con eso se resuelve todo porque el tipo que elegimos es bueno.

 

El poder es una maraña, y los tipos que van al frente aunque sean los mejores se encuentran con una maraña.

 

Si no tienen al pueblo desplegado alrededor, no solamente saliendo a la calle o cortando la calle o llenando la plaza de mayo.

 

Si el pueblo no está desplegado en todos los órdenes no se puede hacer una revolución.

 

No hablo de una revolución al modelo de nada.

 

Hablo de cortar esta dependencia y esta entrega, permitir a la gente vivir de su trabajo, progresar distribuir la riqueza.

 

Nosotros tenemos un modelo de Perón, que decía que había que distribuir del producto bruto mitad para los trabajadores y mitad para el capital, y era reformista.

 

Ellos nunca permitieron eso.

 

Tené en cuenta que ahora estamos en el 17, 18% para los trabajadores, hasta en Estados Unidos hay un 75% para los trabajadores y un 25% para el capital, porque ellos saben que el mercado es lo que les asegura tener la economía floreciente, y ni siquiera así les alcanza, tienen que salir a explotar mercado afuera para mantener su nivel de vida.

 

Simplemente aplicando lo del 50 y 50 ya es una revolución.

 

Como decía una historiadora que abrió la asamblea venezolana cuando le confirmaron el poder a Chávez después del plebiscito, yo mande el informe por la Naky -en referencia a la Red Nacional y Popular de Noticias- donde ella decía las ocho cosas que hay que conseguir ahora en Venezuela, y ella empieza diciendo: no se si será muy revolucionario mi concepto de decir que la democracia es el concepto de las mayorías.

 

Para que la mayoría pueda gobernar el pueblo tiene que estar desplegado, desplegado quiere decir que tiene que haber unidad de concepción, la gente tiene que saber qué es lo que tiene que hacer, tiene que entender lo que dice Radio 10, tiene que tener información.

 

Lo que la gente tiene es súper información, pero orientada por ellos, por el enemigo, entonces te tapan de distinta manera la verdadera información, te saturan de distinta manera.

 

Una es el secuestro, te tiran el secuestro y entonces todo es secuestro, secuestro, secuestro, todo es angustia, angustia, angustia.

 

Y hay cinco secuestros, siempre hubo cuatro, cinco secuestros.

 

Argentina así como está, es uno de los países más seguros del mundo, según las mismas estadísticas de afuera.

 

Pero la gente empieza a pensar que se cae todo y te instalan la idea de la emergencia, todo es emergencia, lo único estable son ellos.

 

Entonces te inventan un Blumberg.

 

Después de meterte el dolor, el dolor, el dolor, amenaza, amenaza, amenaza, te tiran un Blumberg que lidera el miedo gorila y no gorila: todo el miedo.

 

Primero crean el miedo, después te tiran que el golpe contra Chávez está bien.

 

Te lo dicen todos. Están todos en el mismo negocio, te lo dice Magdalena, te lo dice Mónica y Cesar, te lo dice Santo.

 

Todos en distintos horarios y en distintos canales te dicen lo mismo, porque para eso están.

 

Dicen por ejemplo que hay que ajustar las tarifas telefónicas, pero la telefonía tiene que valer la cuarta parte ahora, porque ahora es tecnología IP, y esta tecnología es la que usamos todos para Internet, o sea que no tiene ningún costo.

 

Cero costo.

 

Podés hablar con China, con Japón, a cualquier lado y no tenés larga distancia.

 

No existe más la larga distancia.

 

Eso se llama tecnología IP, todas las telefónicas del mundo, incluyendo las nacionales (Telmex y Telefónica) están instalando las plataformas IP.

 

Pero te siguen cobrando como si la conversación la llevara un burrito.

 

En vez de decir que están cobrando siete veces más de lo que cobraba Entel, están cobrando 10 lo que vale 2, ahora te quieren ajustar de 10 a 11.

 

Tendrían que ajustar a 2,50, a la cuarta parte, porque ahora no vale nada.

 

El manejo de esa información es poder.

 

Como ellos no lo van decir, entonces lo tenemos que decir nosotros, esa es la función de la Red.

 

La función de la Red es decir lo que no van a decir nunca los medios.

 

Que lo saben los compañeros, que lo saben los técnicos.

 

¿Cuántos canales de televisión entran en Capital Federal?

 

Entran 200 canales de televisión de la misma categoría que el 9, el 11, el 13, el 26.

 

¿Quién lo sabe?, no lo sabe nadie.

 

Puede haber lugar para 400 radios digitales que se escuchen perfecto y no se interfieran en lo más mínimo

 

¿Quién lo sabe?

 

Hablan de Ley de radio difusión, pero ¿Qué Ley de radiodifusión?.

 

Si en el mismo cable va una cabecita inteligente que lleva un trencito atrás porque uno es banda ancha, el otro es televisión, el otro es radio y el otro es telefonía, es todo lo mismo.

 

La cabecita que va adelante te dice qué se puede bajar en cada lugar, ¿eso quién lo sabe?

 

No lo sabe nadie.

 

Pero hay compañeros que saben la verdad.

 

Los tipos del PAMI saben cual es la verdad, los tipos que laburan en el grupo MORENO laburan para la verdad.

 

En este país hay tipos que saben de muchas cosas pero no tienen donde ponerlo.

 

Es más, los periodistas de Clarín no tienen donde poner lo que escriben, porque no lo dejan.

 

Los mejores periodistas del país están ahí, y no pueden escribir nada.

 

No dicen nada de lo que podrían decir porque está prohibido.

 

¿Cómo construyen los contenidos que envían por la Red?

 

Los contenidos se construyen con el pueblo.

 

El pueblo escribe y yo selecciono y vuelvo a mandar.

 

Voy acreditando quién es el que manda, de donde salió, que persigue, porque escribió esto, quien lo conoce.

 

Entonces en base a eso vamos reproduciendo.

 

¿Retransmitieron notas de trabajadores de prensa que no podían salir en los medios?

 

Si. Sabiendo quienes son yo les digo que firmen con un seudónimo.

 

¿Cuáles son las potencialidades y las limitaciones que tiene internet como medio de comunicación?

 

Las potencialidades son enormes.

 

Justamente la Red se define por no poder ser cortada en ninguna parte, la red busca su camino por donde sea.

 

Donde cortás pasa por otro lado.

 

Una de las cosas que han intentado cortar es en los servidores.

 

Si mando lo que ellos llaman Spam, les uso más actividad de la que ellos quieren, entonces me filtran.

 

Pero me filtran ideológicamente, porque igual la basura te entra.

 

No hay ninguna Ley, en ningún país del mundo, que prohiba el Spam, ni en Estados Unidos, ni en Europa, ni acá.

 

Nadie ha hecho esa Ley.

 

Pero ellos se manejan como si existiera.

 

Pero yo noté una cosa.

 

Empecé a poner que Fibertel nos censura, AOL nos censuraba, de los cinco servidores que había puesto ya hay tres que nos volvieron a abrir.

 

Quiere decir que se les armó quilombo a ellos también, porque yo empecé a reorientar a la gente para que se saquen una casilla en otro lado y entonces se empezaron a ir.

 

A ellos les estoy haciendo mala prensa, como eso se repite, y andá a saber hasta donde se repite la Naky.

 

Se abrió Hotmail que nos tenía re contra filtrados, se abrió Ciudad que nos tenía re contra filtrados, y se abrió ahora Argentina.com

 

¿Cuántos mails mandan?

 

Nuestros suscriptores, la población estable que no se va, son 303.500.

 

Clarín está en 470 mil ejemplares promedio.

 

Nosotros queremos llegar a diciembre con 500 mil, llegar a la cifra de Clarín.

 

Ya pasamos La Nación que tiene 140 mil ejemplares, pasamos a Página 12 que ahora bajó a 11mil y pico, estuvo en 35 mil y ahora bajó.

 

Además nosotros llegamos a 1200 radios a 4500 periodistas, a casi todas las universidades, casi todas las legislaturas, casi todos los Consejos Deliberantes.

 

El otro día hice una consulta y me contestó el director de La Nación desde su mail, opinando en un grupo que yo no sabía que estaba él.

 

Zuleta Puceiro es otro fanático de la Red.

 

Por ahí me cruzo con algunos tipos de La Nación y me abrazan.

 

Es como que para ellos también es una liberación, como diciendo alguien hace lo que habría que hacer.

 

¿Cuántas noticias diarias emiten?

 

Nosotros mandamos dos noticias diarias.

 

No mandamos las que serían noticias de diario.

 

Porque nos parece que hay sobresaturación de oferta.

 

Me parece que lo que la gente busca es entender qué es lo que pasa, no saber qué es lo que pasa.

 

Por ejemplo, el tema ferroviario, yo podría mandar 40 mil noticias, pero a la gente lo que le importa es si alguna vez vamos a volver a ser un ferrocarril importante o no.

 

Yo voy a ese tema.

 

Por ejemplo el tema energético, lo que importa es saber si hay capacidad para seguir usando gas o no.

 

De donde va a salir o si alguien se opone.

 

Yo creo que la Naky se ha ido especializando en explicar, a través de los tipos que escriben que son cada vez más grosos, y cada vez escriben más para la Naky que para otro lado.

 

Hay un montón de tipos que escriben solamente en la Naky.

 

Y eso hace que después los llamen de Europa y de cualquier lado, que los inviten a una universidad a una charla.

 

Además limpio todo el tiempo, no es una Red abierta a todo el mundo, es una Red Nacional y Popular.

 

Yo permanentemente limpio y permanentemente tiro cosas para que los que son gorilas se vayan, porque no me interesa que sirva para todo el mundo, me interesa aportar a la liberación, a construir un poder más popular, un peronismo como el de Perón y Evita no para adherir a la socialdemocracia de Zapatero, me chupa un huevo.

 

Pienso en un País que se transforme en orgulloso, en fuerte, que forme parte del Mercosur, que forme parte de la Patria Sudamericana, después hacer la alianza latina pero primero hacer la unión sudamericana, yo quiero eso, y quiero que la gente sea feliz.

 

Nosotros vivimos una época donde la gente era feliz.

 

Tenía su casa, los pibes tenían juguetes.

 

Yo estuve en la intervención Federal con Claudia Bello en Corrientes como secretario de Cultura y puse un canal de televisión cultural, hice mini series, arme 23 programas propios, el único canal que había era Canal 13 que era una repetidora de TELEFE.

 

Le agarró un infarto al tipo cuando salí al aire.

 

Hice una miniserie con Pablo Moyano que luego fué productor de Punto Doc que venía de estudiar cine en Rusia.

 

El vicepresidente del Partido Autonomista había matado una amante que era militante de él en el pueblo Santa Ana.

 

Lo había admitido públicamente en un programa diciendo que no sabía qué le había pasado, que evidentemente había sido él pero que no entendió que pasó.

 

Lo juzgó una jueza que era la madrina de los hijos y dijo que había tenido locura momentánea.

 

Después fue al superior tribunal de Corrientes donde uno de los miembros era el hijo, y confirmaron el fallo.

 

Después fue al senado y el Senado lo cajoneó hasta que prescribió.

 

Nosotros fuimos e hicimos una miniserie que se llamó El Asesinato de Santa Ana.

 

Fuimos al pueblo y tuvimos que contratar seguridad privada con itakas porque nos baleaban en el camino.

 

Cuando nosotros estrenamos la miniserie estaba Tinelli en el aire y le rompimos el culo.

 

Todo el mundo estaba viendo la miniserie, era la primera vez que se decía públicamente lo que todos sabían, un escándalo de audiencia.

 

Creían que íbamos a hacer un canal para hacer propaganda.

 

Queríamos hacer un canal porque si a la gente que veía un canal le aparecían dos, podían ver posibilidades de cambio.

 

La gente creía que nunca se iba a poder sacar de encima al Partido Autonomista Liberal.

 

Por su puesto que cuando nos dimos vuelta la sacaron a Claudia, metieron uno de Beliz, el tipo cerró el canal y entro una orden del juez de no innovar, y como estaba cerrado, el canal continuó así, le regalamos los equipos a la Universidad y nos fuimos.

 

Ante el vencimiento de las licencias de los canales privados ¿Qué posibilidades está viendo de que el gobierno se anime a no renovárselas?

 

Una de las grandes contribuciones de la Naky fue la de tirar esa información, hasta entonces estaba tapado, hace un año que habían vencido las licencias.

 

Salvo Telefe que vence el año que viene todas las demás están vencidas hace un año.

 

Ahora tiene que tomar la decisión el gobierno.

 

De lo que yo estoy seguro es que el gobierno no sabe que hay lugar para 200 canales.

 

No lo saben porque no se lo dicen los técnicos.

 

Si vos tenés 200 canales, podés dárselos a todo el mundo, a la CGT, a una universidad, a una municipalidad, podes hacer cualquier cosa.

 

¿Cuál es su opinión sobre las discusiones en torno a la Ley de radiodifusión?

 

Yo estuve tres años y medio como asesor en la comisión de comunicación e informática y lo que se discute es la propuesta de Clarín, sin alternativas.

 

Si le van a dar una repetidora por provincia, o una cada dos provincias.

 

Se discute como si estuviéramos hablando en el siglo XIX.

 

Ya se acabó eso, murió, hay 200 canales, ¿a quién le vas a dar los 200 canales?

 

El primer problema para tomar decisiones políticas es saber, conocer cuales son tus opciones.

 

Yo creo que Kirchner no sabe cuales son las opciones, nadie se las dice.

 

ARPA y ATA están jodiendo con que para poner la digitalización hay que sacar los medios que están en el aire.

 

Eso es una boludez.

 

Es como si te dijeran que para casarte tenés que quemar todas las pilchas.

 

Ahora lo están queriendo melonear a Julio Bárbaro (actual titular del COMFER) sobre ese tema.

 

Digitalizar las señales quiere decir que donde hay un canal ahora van a poder haber cinco, donde hay una radio pueden haber cinco.

 

Claro, las cinco se las quieren quedar ellos.

 

No es que se van a quedar con una y las otras cuatro van a ir a otros.

 

Ellos dicen que este mercado no da para más actores.

 

Pero ¿qué problema hay?

 

Si esto no es un negocio y si es negocio competí.

 

¿Nosotros tenemos que cuidarles el negocio a ellos?

 

Que vayan a competir.

 

Es contradictorio con el capitalismo que defienden…

 

Ellos nos son capitalistas, toda la oligarquía de este país ha hecho la guita con decretos del poder público.

 

Por eso mandaban a los hijos a estudiar abogacía para que después sean funcionarios.

 

Así les firmaban sesión de las tierras, sesión del negocio de los bancos, sesión del negocio aéreo, sesión de todo.

 

Luego del 2001 hubo un auge importante de redes alternativas de comunicación, que empezaron a discutir que hacer para democratizar la circulación de información y poder disputarle poder a los medios masivos ¿Cómo está analizando este proceso?¿ Que posibilidades hay de que esto realmente suceda?

 

         En la última charla que tuve con el presidente de la Comisión de Comunicaciones, me dijo que tenían la iniciativa de hacer una ley anti spam, es decir hacer la ley que quieren ellos, y eso que el presidente de la comisión es un compañero progresista.

 

         Pero los invitan a comer a un lugar importante, les presentan a Julián Weich, creen que no pueden quedar mal con ellos, y al final terminan pensando como ellos.

 

Les cuesta un huevo llevar los muertos de la historia a esa mesa.

 

Como los tipos son tan amables y tan razonables en todo lo que dicen les cuesta poner los muertos arriba de la mesa.

 

Hay que poner los muertos arriba de la mesa y conversar entre todos, los que están vivos y los que están muertos.

 

No es una cuestión de los vivos nada más, es una cuestión de la historia.

 

Este es un pueblo en lucha y lo viene siendo desde la independencia, siempre hubo héroes y mártires, si parar.

 

Siempre estamos luchando por la independencia.

 

Cuando conversamos hay que poner el pueblo sobre la mesa.

 

La discusión sobre los medios es una discusión que hay en el pueblo.

 

En el ámbito del poder hay como mantener el privilegio, y en el ámbito de los funcionarios es: ¿de que se trata esto?

 

Todos los gobiernos anteriores han cedido a la dictadura de las corporaciones.

 

Hace muchos años que vivimos bajo la dictadura de las corporaciones, lo que es noticia es lo que dictaminan las corporaciones.

 

Quienes son los que tienen los medios lo dictan las corporaciones.

 

Qué se puede decir y qué no lo establecen las corporaciones.

 

Hay que terminar con la dictadura, hay que empezar con la democracia que es el poder del pueblo y de la mayoría, a las minorías hay que respetarle sus derechos.

 

Después de diciembre de 2001 todo cambió, el pueblo da para más.

 

¿Por qué cuando nosotros hicimos las radios truchas había 20 mil estudiantes de comunicación social si para 100 radios no entraban?

 

El pueblo sabía que venía la explosión de la comunicación.

 

¿Por qué hay 20 mil estudiantes de cine ahora?

 

Porque el pueblo sabe lo que viene en la industria audiovisual, y viene la comunicación interactiva en televisión y viene del video.

 

El pueblo se prepara para eso.

 

Los tipos van a tratar de retrasar todo el tiempo esa posibilidad, y van a seguir usando el poder público, y van seguir invitándolos a comer y a salir con Pampita para tenerlos agarrados y mantener los privilegios.

 

El pueblo tiene que saber entre qué cosas elige.

 

Atrás del verso del Spam, que hay mucha tecnología que viene de los controles de información que hace el Imperio, está el control del pueblo, quieren controlar al pueblo, no quieren escuchar la voz del pueblo.

 

Como no quieren que corten las calles, como no quieren que hagan huelga, porque no quieren que hagan quilombo.

 

Porque ahora hay más presos sociales y tratan de controlar con el modelo Blumberg.

 

Aunque el gobierno no es así, el poder los va llevando a eso a través del poder de los medios.