SOFTWARE: NUEVAS UNIVERSIDADES, MAS EMPLEO

Argentina ar

univaj
En 2014, la industria del software empleo en Argentina a unas 100.000 personas, un 10% mas que el año anterior.

SOFTWARE: NUEVAS UNIVERSIDADES, MAS EMPLEO

 

En 2014, la industria del software empleó en Argentina a unas 100.000 personas, un 10% más que el año anterior.

 

De los 10.000 nuevos empleos, más de la mitad se está formando en centros de entrenamiento creados dentro de universidades estatales y apoyados por el sector privado, ubicados en La Matanza, Florencio Varela, Luján y otros distritos del conurbano bonaerense.

 

Además de estudiar, los alumnos trabajan entre cuatro y seis horas, y son la esperanza de una industria que crece exactamente al ritmo que le impone la oferta de cerebros.

 

Buena parte del fenómeno se debe a los primeros resultados del programa "La empresa vuelve a la universidad", impulsado por la Cámara de Software y Servicios Informáticos (Cessi), las universidades nacionales de La Matanza (UNLM) y Arturo Jauretche (UNAJ), de Florencio Varela, y el gobierno nacional.

 

El programa busca desarrollar polos tecnológicos en los predios universitarios para que los alumnos puedan trabajar y estudiar en el mismo espacio físico.

 

El proyecto ya tiene 7500 alumnos de informática y carreras afines, más del 80% de los cuales además de estudiar trabaja part-time o full-time en empresas del sector, que se comprometen a conciliar trabajo y estudio.

 

El sector del software argentino está compuesto por unas 3400 firmas (la mayoría de ellas con menos de 15 empleados). La Cessi representa a unas 600.

 

Desde hace algunos años, las empresas buscan adaptarse a las necesidades de sus empleados para procurar retenerlos.

 

De hecho, según datos de la cámara, el 75% de las firmas de las empresas del sector ofrece planes de capacitación, casi el 60% tiene políticas de beneficios y el 55% políticas específicas de retención.

 

Además, el software ya no sólo necesita informáticos puros (donde se debate si deben fomentarse más los licenciados o los ingenieros).

 

Ahora también se buscan profesionales de otras disciplinas como la economía, la sociología y el diseño. El análisis de grandes volúmenes de información, lo que se conoce como big data, exige capacidades de interpretación específicas que demandan sociólogos.

 

Por otro lado, la funcionalidad del software está dejando cada vez más espacio a los diseñadores que aporten a la construcción de programas cada vez más fáciles, amigables y lindos.

 

Varios segmentos emergentes, como el software para móviles, la robótica y el centrado en formatos de entretenimiento (los videojuegos tienen su propia cámara empresaria, ADVA), también tironean de la manta corta de recursos humanos.

 

Según los últimos datos del Observatorio Permanente de la Industria del Software y Servicios Informáticos (Opssi), durante 2013 el empleo incrementó su tasa de crecimiento, ya que un 63% de las compañías manifestaron haber crecido en personal.

 

Desde jóvenes egresados de escuelas técnicas hasta diseñadores gráficos, programadores y, por supuesto ingenieros, tienen oportunidades, prometen en la industria.

 

El 75% de los costos de este sector de altísimo impacto social (casi todo en la vida cotidiana tiene software detrás) son sueldos.

 

En 2006, la Cessi y el Ministerio de Trabajo también lanzaron el programa Empleartec, de cursos cortos en informática básica, administrador de redes, sistemas operativos, bases de datos, programación, seguridad informática, diseño web, robótica, diseño para videojuegos y aplicaciones móviles.

 

 

Fuente: Argentina.ar