GRECIA NO FIRMA NI CON UNA PISTOLA EN LA SIEN

Telam- Nac&Pop

tspirasgrecia-150-m.jpg
Tsipras rechaza la exigencia de un superávit primario de 3% del PIB, y no piensa moverse del 1,5% que le permitiría pagar la deuda.

 

Grecia, dispuesta a resistir el "chantaje" y a "ir hasta el final"

GRECIA NO FIRMA “NI CON UNA PISTOLA EN LA SIEN”

Tsipras rechaza la exigencia de un superávit primario de 3% del PIB, y no piensa moverse del 1,5% que le permitiría pagar la deuda.

 

El gobierno griego, que hoy recibió otra vez el apoyo de masivas manifestaciones callejeras por la firmeza con que enfrentó ayer el ultimátum financiero del Eurogrupo, cerró filas para resistir "hasta el final" el "chantaje" para que solicite una prórroga del plan de austeridad que repudia.

 

"Ni con una pistola en la sien" solicitará una prórroga del plan de austeridad el gabinete de coalición de Alexis Tsipras , aseguró en declaraciones a la cadena de TV Mega su vocero, Gavriil Sakelaridis.

 

Sakelaridis alzó la voz ante los 18 socios de Atenas en el Eurogrupo y les advirtió que la alianza entre Syriza y los Griegos Independientes "no se deja chantajear con ultimátums".

 

El Eurogrupo, habituado a los forcejeos de la "teoría de los juegos", parece estar enfrentando esta vez una negociación en la que entran consideraciones de lealtad política de una de las partes hacia su electorado, algo para lo que no parece preparado.

 

A la delegación griega, que había elogiado antes de la reunión de ayer una propuesta de preacuerdo mutuamente aceptable, le fue plantada en la mesa una versión que incluía tachaduras que le impedían firmar sin traicionar su mandato electoral.

 

Ante esto, en lugar de intentar un regateo, el ministro de finanzas de Grecia (él mismo un académico que dictó clases universitarias sobre la "teoría de los juegos") dio por cerradas las conversaciones.

 

El Eurogrupo solo atinó, a través de su jefe, el ministro de Finanzas de Holanda, Jeroen Dijsselbloem, a darle a Grecia siete días para allanarse a aceptar la propuesta con tachaduras si quería seguir recibiendo ayuda de sus socios.

 

Ante la TV Mega, Sakelaridis insistió en que "el gobierno griego se comprometió a un acuerdo mutuamente beneficioso" y demostró que está buscando "un terreno común para dar una solución común", para lo cual seguirá haciendo contactos y consultas.

 

En términos similares se expresó desde Bruselas el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, quien ya ayer se mostró optimista de que en las "próximas 48 horas" se podrá llegar a un acuerdo.

 

Y ya ayer, el socio conservador de la coalición, el partido Griegos Independientes, mostró la solidez de la alianza cuando aseguró a través de su líder, el ministro de Defensa, Panos Kamennos, que "no vamos a aplicar ninguna extensión del memorando (programa de rescate). Tenemos un mandato para ir hasta el final", informó la agencia de noticias EFE.

 

El líder de Griegos Independientes aseguró en su cuenta de Twitter que "todos los griegos unidos" dirán "no" a las imposiciones de los socios europeos y añadió que no cederán "al chantaje".

 

Tras la reunión de este lunes, en que el gobierno griego y los socios no lograron alcanzar un acuerdo, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, instó al Ejecutivo heleno a solicitar una prórroga del actual programa que incluiría cierta flexibilidad a cambio de compromisos.

 

La prórroga del plan de ajuste actual, acordado entre la conocida troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) y el Ejecutivo anterior, expira el 28 de febrero por lo que las negociaciones están encaminada a que Atenas no se quede sin financiación a partir del 1 de marzo.

 

El ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varufakis, se mostró dispuesto a aceptar prolongar el "acuerdo del préstamo" a Grecia, pero no el "programa", y rechazó la continuidad del Fondo Monetario Internacional, cuya parte expira en marzo de 2016.

 

El gobierno de Alexis Tsipras rechaza en especial la exigencia de obtener un superávit primario de 3% del PIB, y no piensa moverse del límite del 1,5% que, dice, le permitirá a su país pagar la deuda.

 

Por otro lado, el portavoz del Gobierno recalcó que no habrá problemas con la financiación de los bancos griegos.

 

Según Sakelaridis, el Gobierno está en contacto con el Banco Central Europeo y hay garantías de que la financiación continuará sin problemas.