Los cómplices de la dictadura quieren desestabilizar al gobierno nacional

¡TODOS CON CRISTINA!

Corriente Causa Popular

cfkenelcorazon-150-m.jpg
Los que se autoproclamaron defensores de la institucionalidad y la Constitución impulsan una tenaz campaña contra la Presidenta para buscar una salida que eluda la voluntad popular.

Los cómplices de la dictadura quieren desestabilizar al gobierno nacional

¡TODOS CON CRISTINA!

 

Son los mismas clases e intereses económicos, los monopolios de la comunicación y la “familia judicial” que convalidaron en silencio la dictadura, sectores empresariales que delataban a delegados sindicales y conservan sobrada experiencia en la fuga de capitales, los desflecados partidos políticos de la oposición y sus desprestigiados y cínicos dirigentes que, desde derecha e izquierda apoyaron el golpe cívico-militar de 1976.

 

Los que siempre se autoproclamaron defensores de la institucionalidad y de la Constitución son los que impulsan desde los consejos de redacción (y el ala derecha de los Tribunales), una tenaz campaña contra la Presidenta con el propósito de buscar una salida que eluda la voluntad popular que se manifestará en pocos meses.

 

Orientados desde las embajadas de potencias extranjeras, esta canalla doméstica quiere desalojar del poder al gobierno que osó, además de llevar al banquillo de los acusados a los represores y torturadores, desandar el camino de la entrega y la subordinación económica a los intereses oligárquicos-imperialistas.

 

Los partidos políticos tradicionales constituyen un sistema seudo-democrático que fue autor, sostuvo y consintió los peores crímenes, fraudes y latrocinios que se cometieron contra el pueblo argentino desde la “revolución libertadora” de 1955 y que alcanzaron  su culminación con la dictadura cívico-militar del “proceso”.

 

Ya no tienen votos, ni tampoco botas para asaltar el poder.

 

Entonces utilizan, con propósitos golpistas, el mamarracho jurídico que firmó el fiscal Alberto Nisman, su posterior y lamentable muerte -tan dudosa como la autoría del escrito-, y la convocatoria realizada por un reducido número de fiscales encubridores del atentado a la AMIA, alentados por una cuidadosa campaña orquestada por la prensa cómplice, sobre todo “Clarín” y “La Nación” -que se habían apropiado de Papel Prensa en una siniestra operación comercial articulada con la cúpula cívico-militar-,  para crear las condiciones de un “golpe blando”.

 

El enemigo sigue siendo el mismo que al comienzo de nuestra historia inconclusa.

 

No le perdonan al gobierno su decisivo viraje hacia el nacionalismo económico e industrial y la marcha inexorable hacia la recuperación de YPF y Aerolíneas, las paritarias,  la recuperación de las AFJP y los nuevos jubilados, la redistribución de ingresos con la AUH, la política dirigida a la recuperación de la soberanía sobre las islas Malvinas y la integración del Mercosur y la Unión Sudamericana y la lucha contra la globalización imperial que pilotea la mafia pirata de bancos y trasnacionales de los EEUU y sus socios-rivales de la Unión Europea.

 

Hay que cerrar el paso, con la movilización popular, al retorno de las políticas económicas de corte ortodoxo y monetarista de Martínez de Hoz, profundizadas hasta el hueso en la década neoliberal de los `90 que dejaron la tierra arrasada para destruir la estructura industrial y social creada por el peronismo, abriendo la importación irrestricta de mercancías, enfeudándonos al capital financiero internacional y suprimiendo las conquistas obreras.

 

Es imprescindible unir férreamente a los sectores que, desde las columnas de “Clarín” y “La Nación”, se procura dividir y enfrentar.

 

Para profundizar este modelo es imperioso que marchen  en la misma senda la mejor tradición del peronismo, el movimiento obrero, la juventud, las nuevas agrupaciones políticas y los movimientos sociales, porque de ello depende, en buena medida, la posibilidad de rehacer de pies a cabeza esta sociedad argentina en la que, pese a los avances logrados, aún existen bolsones de injusticia, dependencia y humillación.

 

Esa es la clave para comprender y encarar esta nueva etapa de profundización de la revolución nacional y latinoamericana en marcha.

 

CORRIENTE CAUSA POPULAR

 

Mesa Nacional:

 

Luis Gargiulo (Necochea), Eduardo González (Córdoba), Julio Fernández Baraibar (Cap. Fed.), Eduardo Fossati (Cap. Fed.), Laura Rubio (Cap. Fed.), Juan Osorio (GBA), Cacho Lezcano (GBA), Marta Gorsky (Gral. Roca), Aldo Bufa (Bahía Blanca), Andrea Montenegro (Tucumán), Alberto Silvestri (Esquina), Magdalena García Hernando (Cap. Fed.), Tuti Pereira (Santiago del Estero), Ricardo Franchini (Alta Gracia), Oscar Alvarado (Azul), Ariel Mayo (Cap. Fed.), Alfredo Cafferata (Mendoza),  Omar Staltari (Bahía Blanca), Gabriel Claverí (Cnel. Dorrego), Rodolfo Pioli (Jujuy), Oscar Vallejos (Zárate), Silvia Cardozo (Cap. Fed.) y Horacio Cesarini (GBA).

                                                  

Ateneo Arturo Jauretche – Jujuy

13 de febrero de 2015

 

Julio Fernández Baraibar

fernandezbaraibar@gmail.com

https://fernandezbaraibar.blogspot.com

https://jfernandezbaraibar.blogspot.com

Skype: julio.fernandez.baraibar