Payaso en sus tiempos de penuria, editor, orador inigualable y, sobre todo, un hombre.

APUNTES SOBRE EL COMPAÑERO Y AMIGO TOMÁS SARAVÍ

Por Ricardo Gil Soria

La relación de Tomas Saravi con Rodolfo Puiggrós fue muy intensa en lo afectivo, cultural y político, tanto en el país como durante el exilio de ambos.

NO PASARÁN. TENEMOS PATRIA.

APUNTES SOBRE EL COMPAÑERO Y AMIGO TOMÁS SARAVÍ

  Por Ricardo Gil Soria

NAC&POP

11/02/2015

Con Tomás compartimos una vida de amistad y militancia.

 En algún momento de los años 50 para mi fue el encuentro con el hermano mayor con quien leíamos puntualmente Marcha de Montevideo, Jack Kerouac, Drummond de Andrade, Roberto Arlt, con poetas y amigos fueron noches enteras ginebreando sueños sobre el amor, la anarquía y caminos para cambiar el mundo.

RodolfoOrtegaPeña-320-A

 Por aquella época, año del triunfo de la Revolución Cubana, hicimos juntos un largo viaje vagabundeando por Brasil y más tarde nos incorporamos a la militancia revolucionaria del peronismo convocados por el amigo Rodolfo Ortega Peña, marchando siempre juntos por ese camino hasta “ahorita no más”.

 Participamos del lanzamiento de CONDOR empapelando con afiches de Felipe Vallese y Felipe Varela el monumento a Mitre en Plaza Francia y en tiempos sucesivos formamos el FPLN (denominación de elocuente inspiración argelina), el Centro Cultural José Hernández y, culminamos una etapa militante con el DELE-DELE, periódico que dio nombre al grupo que integramos con los queridos inolvidable compañeros Diego Miranda, Haroldo Logiurato, Bochi Bellingeri, Lito Forese y tantos otros, publicación que se distribuyó en el Congreso del Peronismo Revolucionario en Farmacia (1968) con titular de primera plana: “Peronismo en Guerra”.

 Tomás estuvo a cargo de aquella última edición que se logró imprimir clandestinamente. 

Al tiempo fue convocado a formar parte del “gabinete” organizado por el mayor Bernardo Alberte, delegado del general Perón, y de aquel vínculo nació una relación de confianza y lealtad que lo hicieron custodio de la correspondencia entre ambos, la que dio lugar años después al libro de Eduardo Gurucharri: «Un militar entre obreros y guerrilleros.»

 Como periodista -oficio que compartió con la literatura- redactó Perón, el Hombre del Destino, una obra fundamental bajo la dirección de Enrique Pavón Pereyra. que editó en 45 fascículos Editorial Abril.

Puiggros-320-A

 La relación de Tomas Saravi con Rodolfo Puiggrós fue muy intensa en lo afectivo, cultural y político, tanto en el país como durante el exilio de ambos.

 Con Hernández Arregui, Pepe Rosa y Alicia Eguren también tuvo una estrecha relación, con proyectos concretos de militancia y difusión del Pensamiento Nacional.

 Por aquel entonces, en sociedad con compañeros, compró la librería El Dinosaurio, ubicada a la salida del subte de Lavalle, a un grupo cristiano de amigos.

 Ya venía económicamente fundida y no pudieron salvarla.

 Lo curioso es que en la adquisición participó con unos pesos don Arturo Jauretche quien por entonces andaba de parabienes con el éxito de “El Medio Pelo”.

 Saravi militó en la CGT de los Argentinos desde el gremio de prensa al cual perteneció.

BidegainOscar-320-A

 En la gobernación de Oscar Bidegain fue asesor en la Subsecretaria de Cultura, y en el año 2000, durante una breve estadía en Argentina, colaboró como asesor en el bloque del FREPASO en el Consejo Deliberante de La Plata y participó en la fundación del Centro Cultural La Palanca de Gonnet, organizando cátedras y debates sobre el Pensamiento Nacional

 Se había exiliado y permaneció treinta años en Costa Rica.

 Llegó a aquel país, Costa Rica, cuando los compañeros del peronismo revolucionario instalaban la radio de la resistencia “Noticias del Continente”.

Allí Tomás Saravi estuvo a cargo de su programación hasta que siendo objeto de múltiples atentados persecutorios, (incluso con ataques a balazos desde aviones) debió cerrar.

En un número reciente de la Revista Andrómeda, dedicado a recordar la trayectoria literaria, académica y política de Tomás, se hace una evocación que bien nos dice de él, como persona, intelectual y militante popular.

 Guillermo Fernández dice de Tomás: “…Fue un periodista regular de la revista Aportes.

Además de revolucionario y perseguido político, era erudito, marxista, sibarita, prestidigitador, tarotista, conquistador, lector insaciable, conversador nato, escritor sin ambición (más que todo un amante sin más de la literatura que había publicado una novela negra en España, Flores para el lobo)”.

 “Payaso en sus tiempos de penuria, editor, orador inigualable y, sobre todo, un hombre que pudo haber inspirado un cuento de Cortázar o un hombre que Cortázar hubiera soñado…”

 “Flores para el Lobo (Madrid, 1979) era leída con lupa en diversos ámbitos políticos e intelectuales del continente.

 Se la consideraba una novela adelantada a su época.

 Se decía que era innovadora, pues narraba de una manera clara y objetiva los “tenebrosos” episodios que vivía el pueblo argentino en tiempos de la dictadura de Videla, en especial los que tenían que ver con la escuela de Mecánica de la Armada…” (Andrómeda Arte Contemporáneo www.arteandromeda.com).

AznaresCarlos-320-A

 Avisado Carlos Aznáres de la mala noticia por la partida de Tomás, a vuelta de correo, escribió palabras que por testimoniales y conmovedoras es bueno recordar:

  “Las fechas del calendario pueden significar mucho, o a veces no dicen nada. Pero este 1 de febrero, cuando el mensaje de un compañero nos trajo, a la distancia, la mala noticia de que un hombre íntegro y entrañable había decidido partir a dar la batalla de siempre en otras latitudes, nos dimos cuenta que sin querer, se instalaba otra efeméride en la larga lista de hombres y mujeres para no olvidar jamás.

 Ha muerto Tomás Saraví, nuestro querido gordo con el que supimos compartir indispensables batallas por la revolución cultural que aún nos debemos en toda Latinoamérica.

 Tomás, era no sólo un periodista excepcional sino que también se destacaba por ser un fenomenal narrador de historias, y un revolucionario fundamental que supo, desde el peronismo peleón y siemprerebelde, hacerse su lugar en los buenos momentos y en aquellos en que las cosas no estaban para discursos. 

Quienes lo conocimos y disfrutamos de su humor a prueba de balas, sabemos que el gordo no se rindió nunca y que tanto aqui, como en el exilio en Madrid, y luego en su prolongado paso por Costa Rica, dejó claro que para que cambien las cosas no hay otro camino que el de la Revolución, y dentro de ella, expresó la necesidad de plantarle cara a quienes desde el Norte siempre han tratado de despojarnos de nuestra identidad cultural.

 Querido Tomás Saraví, en este momento en que Latinoamérica y el Caribe respiran aires de hermandad y lucha, y justamente cuando en varios de nuestros países se avanza hacia esa Patria Socialista con la que soñamos en los 70, desde Resumen Latinoamericano te decimos simplemente:

Hasta la Victoria, siempre!, precisamente porque seguimos convencidos, como ayer, en que Venceremos!”

RGS/