La polémica sobre su descubridor sigue viva

12.02: DIA MUNDIAL DE LA RADIO PERO ¿QUIEN DESCUBRIÓ LA RADIO?

Ansur

tesla-150-m.jpg
Nikola Tesla nacido en 1856 en Croacia. Muy joven enfermó de cólera y le pidió a sus padres que, si sobrevivía, lo dejaran estudiar física y matemática.

La polémica sobre su descubridor sigue viva

12.02: DIA MUNDIAL DE LA RADIO PERO ¿QUIEN DESCUBRIÓ LA RADIO?

La 36 ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO proclamo al 13 de febrero el Día Mundial de la Radio.

Ansur

12-02-15

 

El 2 de julio de 1897, la Oficina de patentes de Londres, le otorgaba la número 12039 a Guillermo Marconi.

 

Ese trámite burocrático sirvió además para que la polémica se instalara y siguiera vivita y coleando durante estos casi 118 años: ¿quien descubrió la radio?

 

Sus compatriotas dicen que el verdadero descubridor de la radio es Aleksandr Stepánovich Popov, nacido el 4 de marzo de 1859 en la actual Krasnoturinsk, provincia de Perm.

 

Es a Popov que los coterráneos le atribuyen la creación del primer receptor de radio: en 1895 construyó un aparato que registraba las alteraciones electromagnéticas de la atmósfera.

 

En marzo de 1896, en el Instituto de física de San Petersburgo, Popov hizo una exposición ubicando emisores en distintas alas alejadas del edificio que transmitían una señal electromagnética.

 

El receptor, ubicado en el auditorio,estaba a cargo del director del instituto: Heinrich Hertz.

 

Muy pocos se animan a discutir los méritos científicos de los experimentos de Popov, aunque algunos adhieren a que Marconi –aunque no lo habría hecho frente a un auditorio científico- realizó la transmisión de señales inteligibles –ruidos, va – en días previos a la muestra de Popov.

 

Nikola Tesla nacido en 1856 en lo que actualmente es Lika, Croacia.

 

Muy joven enfermó de cólera y le pidió a sus padres que, si sobrevivía, lo dejaran estudiar física y matemática.

 

Los padres cumplieron y Tesla se graduó con la ingeniería eléctrica como especialidad.

 

En 1882 viaja a París para trabajar en la compañía Continental Edison.

 

Allí desarrolló su teoría de la corriente alterna y diseñó el primer motor de inducción.

 

Buscando apoyo financiero para construir un prototipo del mismo, acepto irse a trabajar para la Empresa de Thomas Edison en la ciudad de Nueva Jersey, Estados Unidos.

 

Muchos de los desarrollos realizados por el bueno de Nikola, fueron patentados por Edison como si fueran propios, lo que lo llevo a alejarse de su compañía.

 

Años después, Edison y Tesla protagonizarían – compitiendo con sus sendas empresas de distribución eléctrica – de lo que se conoció como “La guerra de las corrientes”.

 

En 1891, apoyado por el magnate George Westinghouse –que ya había adquirido varios de los desarrollos de Tesla – diseñó y construyó lo que se conocen como las bobinas de Tesla, que transformaban en electricidad de alta frecuencia y alto voltaje, a la corriente continua de baja tensión.

 

Con estas bobinas, Tesla descubrió que podía transmitir y recibir señales de radio cuando éstas estaban sintonizadas a la misma frecuencia.

 

En 1893, anticipándose 4 años a Marconi, construyó el primer radiotransmisor, logrando que por primera vez se transmitiera energía electromagnética sin hilos.

 

Tesla registra su patente de la radio en 1897, la que recibe recién en 1900.

 

Sin explicación alguna, en 1904, la dependencia de patentes da marcha atrás y otorga a Marconi la patente de “inventor” de la radio.

 

No pocos en esa época miraban al grupo Marconi, infiriendo que ese “cambio de dial” se debía a sus presiones económicas.

 

Cuando Marconi recibe el premio Nobel en 1909, Tesla inicia una demanda judicial de la que debe desistir un tiempo después por falta de medios económicos.

 

Testarudo, Tesla rechazó ser nominado para compartir el premio Nobel de Física en 1912.

 

No era para menos: debía hacerlo con quien se le había quedado con varios de sus desarrollos: Thomas Edison.

 

En 1943, luego de un largo juicio, la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos reconoció a Nicola Tesla como el verdadero inventor de la radio.

 

Pero ya el mítico descubridor no pudo disfrutar del reconocimiento: había muerto empobrecido, unos meses antes.

 

El cuarto “en discordia” es el español Julio Cervera Baviera, quien había formado parte del equipo de Marconi en 1899, y habría obtenido sus primeras patentes antes de que terminara ese año, luego de resolver algunas de las dificultades que presentaba la telefonía sin hilos.

 

El 22 de marzo de 1902 constituía la Sociedad Anónima Española de Telegrafía y Telefonía sin Hilos ante un notario de Madrid.

 

Según afirma el profesor de la Universidad de Navarra Ángel Faus, autor del libro “La radio en España (1896-1977)”, “Julio Cervera aportó a la sociedad sus patentes para la radiotelefonía sin hilos obtenidas a su nombre en España, Bélgica, Alemania e Inglaterra: Las inglesas son significativas ya que se consiguieron sin oposición de Marconi y su entorno empresarial, lo que indica que se trata de un sistema distinto".

 

Cervera había nacido en Segorbe el 26 de enero de 1854 y cursó estudios de Ciencias Físicas y Naturales en Valencia e ingresó como cadete de Caballería en Valladolid donde formo parte de la Escuela de Ingenieros Militares de Guadalajara.

 

Poco importa a esta altura si fueron el veloz Marconi, el lejano Popov, el genial Nicola Tesla o el poco difundido Julio Cervera, que la vieron nacer.

 

El 13 de febrero es el día mundial de la radio, y a pesar que muchos lo vienen pronosticando, lo importante es que estamos muy lejos de verla morir.