En nuestro país, el escenario inflacionario inicia mucho mejor que el año pasado.

PERSPECTIVAS ECONÓMICAS PARA 2015

Federico Cagnani

cagnanifederico-150-m.jpg
Cagnani:-Entre las estrategias que el país ya baraja para este año, se encuentran en primer plano las políticas públicas para el desarrollo socioeconómico.

En nuestro país, el escenario inflacionario inicia mucho mejor que el año pasado.

PERSPECTIVAS ECONÓMICAS PARA 2015

Entre las estrategias que el país ya baraja para este año, se encuentran en primer plano las políticas públicas para el desarrollo socioeconómico.

Por Federico Cagnani *

TELAM

02/02/2015

 

El 2015 comienza con grandes expectativas en materia económica, generadas en parte por el año electoral, y por la situación mundial de crisis prolongada.

 

Si bien el ejercicio de predicción de las variables económicas está rodeado de imponderables, dada la situación actual de la economía argentina, se espera que las variables macroeconómicas fundamentales no sufran grandes sobresaltos.

 

En términos generales se estima un crecimiento moderado, que los precios desaceleren su tendencia al alza y que el dólar continúe estabilizado.

 

El rol del gasto público será fundamental para sostener el consumo y la inversión, apuntalando la demanda interna en un contexto internacional no tan favorable para Latinoamérica por la caída de los precios de los commodities que exporta la región.

 

El giro del capital financiero especulativo y la persistencia de una economía mundial amesetada, son las principales causas de esa situación.

 

En ese sentido, se observa una desaceleración en el crecimiento de China, una delicada situación financiera para Grecia -que pone en riesgo la unidad monetaria de Europa-, y una economía brasilera que se encamina a recortar el gasto público (se calcula un recorte de alrededor de 26.000 millones de dólares en el presupuesto 2015) con un potencial efecto recesivo.

 

En nuestro país, el escenario inflacionario inicia mucho mejor que el año pasado.

 

Con las reservas internacionales en aumento se hace fuerte el poder del Estado para contener ataques especulativos pro-devaluatorios, que busquen transferir ingresos de los trabajadores a los sectores más concentrados, como ocurrió en enero de 2014.

 

A esto se suma la continuidad y ampliación del programa Precios Cuidados, el crecimiento de la Red Comprar y las compras financiadas en cuotas sin interés con el plan Ahora 12.

 

Estos programas muestran una gran aceptación social, expandiendo constantemente los montos y las cantidades.

 

Asimismo, el descenso del precio del petróleo tiene, en el corto plazo, beneficios para el país, al menguar la cantidad de dólares necesarios para importar combustibles (se calcula entre 1.500 y 2.000 millones de U$S). Que además, por tratarse de un insumo básico, su baja contribuye a contener la suba de precios.

 

Las ventas en las Fiestas de fin de año, el record de cantidad de turistas del mes de enero en el país y la excelente performance de turistas argentinos en el extranjero son una muestra del alto poder adquisitivo de los trabajadores argentinos.

 

En el frente externo, la balanza comercial se estima que sostendrá los niveles actuales, aunque podría disminuir levemente si las economías de socios comerciales de argentina siguen menguadas o desaceleran su crecimiento, considerando que algunas monedas de la región se enfrenten a presiones devaluatorias.

 

En materia financiera la disputa con los fondos buitres jugará un papel importante.

 

En ese sentido, el gobierno se encuentra en mejor posición para negociar el pago en condiciones justas, equitativas y soberanas, y no tiene necesidad de mostrarse imperioso de recurrir a financiamiento internacional a cualquier precio para afrontar los compromisos futuros y el pago de los insumos importados.

 

El vencimiento de la cláusula RUFO abría la puerta a nuevas ofertas por parte del equipo económico argentino, sin embargo hasta ahora, se continúa con el ofrecimiento en las condiciones de los que ingresaron al canje de 2005 y 2010.

 

A la vez que la activación sucesiva de los swaps con China alimenta las reservas (se canjeó el 25% de los 11.000 millones de U$S acordados).

 

En ese mismo sentido se concretaron otros exponentes de inversión extranjera directa que también sumarán reservas, como las represas hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic construidas por capitales chinos en la Patagonia y el espectro de comunicaciones 4 G.

 

No obstante, habrá que prestar cierta atención a la política monetaria de la Reserva Federal de los EE.UU. y el manejo de la tasa de interés, que podría tener un doble impacto negativo: fuga de capitales en los socios comerciales y una baja en la actividad real, deprimiendo más el precio de los commodities.

 

Entre las estrategias que el país ya baraja para este año, se encuentran en primer plano las políticas públicas para el desarrollo socioeconómico.

 

Se espera que el foco se centre en el combate al empleo no registrado, la evasión fiscal y el fortalecimiento de las PYMES; los parques industriales y la continuación de la mejora de la red ferroviaria.

 

Si se logra un escenario de mayor confianza combinado con buenas expectativas de rentabilidad, la inversión privada crecerá a buen ritmo, lo que podrá convertirse en un plus para el crecimiento del PBI.

 

En conclusión: si bien el crecimiento del país se ha visto perjudicado por el escaso crecimiento mundial se han sostenido a nivel local variables clave como el empleo y el consumo; y cuando muchos auguraban un escenario de catástrofe, la solidez de las políticas permite generar hacia adelante proyecciones positivas.

 

FC/

 

·        *Integrante del Grupo de Estudio de Economía Nacional y Popular (GEENaP)