Ahora se distiende la politica por el verano, pero el 2015 ya est� corriendo

AÑO ELECTORAL

Emilio Mar�n

urnavotoselecc
Ya se descorcharon las sidras y mirados los fuegos artificiales. El 2015 pinta como complicado, por las cosas que vienen de arrastre y porque sera año electoral

AÑO ELECTORAL

 

Por Emilio Marín*

 

 

Entre otros motivos para festejar, el oficialismo brindó porque finalizó diciembre y no se produjo el cataclismo pronosticado por la oposición. Los peores vaticinios no se verificaron.

 

Uno de los pocos medios que se atrevió a mentar este tema fue “Gaceta Ganadera” (léase “La Nación”). Tal su mérito.

 

Lo hizo mintiendo, pues acotó -en un artículo sin firma, titulado “¿Por qué no hubo saqueos en diciembre?”: “Se va el año relativamente en paz. Lejos de las acusaciones, críticas y pronósticos negativos que entre el oficialismo y la oposición se cruzaron en los últimos meses, el diciembre que se acaba hoy fue el primero en tres años sin hechos de violencia de magnitud e impacto nacional ni saqueos a comercios”.

 

¿Dónde está la falsificación?

 

En que imputó los “pronósticos negativos” al oficialismo y la oposición. No fue así pues la oposición dio rienda suelta a esas especulaciones y ahora debería hacerse cargo de la pifia.

 

La otra macana está en la calificación de que el año se fue “relativamente en paz”. Se fue en paz, con los líos y problemas habituales, sin que éstos se convirtieran en el pandemónium que agitaban la oposición política y mediática concentrada.

 

La nota en cuestión incurre en otra interpretación “partidista”, para emplear la correcta crítica que Raúl Zaffaroni hizo a Clarín, en reportaje concedido a Página/12.

 

Es que el vocero de la Sociedad Rural “explica” que no hubo tormenta social por la cantidad de mayores policías puestos en la calle por el gobierno nacional, especialmente en Buenos Aires. Así el mérito de la calma debería ser facturada por el tándem Daniel Scioli-Sergio Berni.

 

Y sin negar que esa saturación policial fue un factor disuasivo, el cronista cree que la falta de saqueos tuvo más que ver con la acción política de la presidenta de la Nación, el ministro de Economía y el titular del Banco Central.

 

Éstos desbarataron, al menos en esta oportunidad, la confluencia explosiva de remarcaciones de precios, especulación con el dólar y rendición ante los “fondos buitres”.

 

De lo contrario, bien que pudo haber quedado servida la mesa para el gran despelote que querían armar los amigos de Clarín, entre otros Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.

 

No pudieron. Eso ya mereció un brindis. Salud.

 

Las Fiestas transcurrieron con tranquilidad.

 

Y hasta hubo un número menor de personas quemadas por los fuegos de la pirotecnia, en comparación con otros años. Hasta la pirotecnia verbal bajó en estos días. Los oídos y los ojos de los televidentes, agradecidos, porque tanta pelea los cansa…

 

¿Insertos en qué mundo?

 

Para decirlo en broma, ese decaimiento de la pirotecnia desubica a los enemigos de las relaciones con China, porque con el gran mejoramiento de éstas suponían que Argentina debía comprar más productos de esos, “made in China”.

 

Hablando en serio, hay que remarcar que el 29 de diciembre pasado el Senado aprobó el convenio con la potencia asiática, en rigor un gigante mundial, con 36 votos positivos y 13 en contra.

 

Durante años las distintas expresiones de la derecha parlamentaria afirmaban que el país no estaba inserto en el mundo, caso muy patente de Mauricio Macri, quien identifica el mundo con el bloque Washington-Unión Europea.

 

Ahora que Buenos Aires suscribe un nuevo acuerdo con Beijing, esa oposición votó en contra, tal como se lo marcaba el sector más monopolista de la Unión Industrial Argentina liderado por Héctor Méndez y el diputado massista Ignacio De Mendiguren. A éste se le puede aplicar aquello de “dime de lo que presumes y te diré lo que careces”.

 

Es que sus argumentos contrarios a lo firmado agitaron el fantasma de la pérdida de producción industrial y de puestos de trabajo, tema en el que fue secundado por la burocracia sindical, Gerardo Martínez, de la UOCRA, ex buchón del Batallón de Inteligencia 601 en Rosario, durante la dictadura. Antes, durante y después de los '90 la UIA no defendió la industria nacional.

 

Una de las objeciones es que los chinos tendrán derecho a adjudicaciones de obras cuando pongan la financiación, lo que suena lógico. Sería absurdo que China aporte varios millones de dólares para una represa y que la beneficiada sea una firma norteamericana.

 

Otra crítica es que los chinos podrían traer mano de obra. Habrá que ver casos concretos. Si vienen con sus ingenieros o técnicos, tal importación de mano de obra sería legítima e incluso beneficiosa para Argentina. Si en cambio son trabajadores corrientes, el país debería negarse o habilitar sólo una pequeña cantidad porque estarían desplazando a asalariados locales.

 

De cuatro especialistas entrevistados por Marcelo “Sloto” en TN, sólo uno convalidó aquellos temores de los industriales argentinos con sintonía con EE UU. El resto dijo que no había lugar para esos reproches. Y más, que China estaba repatriando a sus especialistas para concentrar esfuerzos y consolidar su primera posición económica mundial.

 

La derecha argentina agitó el fantasma del “peligro amarillo” para disminuir méritos a la relación con el país socialista: su swap de monedas ayudó al gobierno de CFK a capear el temporal de falta de divisas. Beijing también aportó a que las fiestas argentinas fueran en paz; por eso querían pegarle la UIA, el macrismo y el massismo.

 

Buenas noticias

 

Empezado el 2015 es buena noticia que Naciones Unidas diera por tercera vez la razón a Argentina y sus numerosos aliados, en relación al conflicto con los “fondos buitres”. La Asamblea General votó masivamente en setiembre pasado la necesidad de un convenio legal sobre las reestructuraciones soberanas de deudas de los estados.

 

Luego avanzó con el formato de comisión redactora que elaborará el proyecto en cuestión y estuvo de acuerdo con proveer el financiamiento necesario. En los tres temas EE UU y sus aliados británicos y germánicos votaron en contra.

 

Esos éxitos del país refuerzan la idea del comienzo, de que Argentina está inserta en el mundo, sólo que no en el bloque imperial y decadente que adora la derecha vernácula.

 

En la pulseada con los fondos NML Capital y Aurelius, es positivo que haya vencido la cláusula RUFO. Ahora, si Kicillof decidiera negociar con aquellos usureros -ojalá que no-, no se gatillaría la franquicia para que el resto de los acreedores pudiera reclamar alguna mejora que se negocie con Paul Singer.

 

Tal negociación está “verde”. Los convenios con China también le quitaron urgencia a ese eventual mal negocio. Otro punto para Tiananmen.

 

Las votaciones en la Asamblea de la ONU, con ser positivas, no se convierten en algo tangible hoy. Sobre todo pueden ser beneficiosas para que otros países no padezcan situaciones horribles como las de Argentina.

 

Y en ciertos casos no basta con las exhortaciones de la ONU, por caso sobre Malvinas. Ayer se cumplieron 182 años de la usurpación inglesa, y los pedidos de la entidad para negociar la soberanía entran por un oído de Londres y salen por el otro.

 

El Reino Unido tiene claro que tiene que hacerla la vida áspera a Argentina y actúa con coherencia neocolonial, pero no se encuentra con la horma de su zapato en Buenos Aires.

 

¿Cómo se explica que para bajar el 5 por ciento del precio de las naftas, Economía haya entregado subsidios a la anglo-holandesa Shell?

 

Londres redobla la usurpación y acá se subsidia a sus firmas, en vez de afectarlas para forzar una negociación con el Foreing Office.

 

Peleas en Tribunales

 

El año terminó con expedientes de alto voltaje y algunas pérdidas que lucen irreparables, como la renuncia efectiva de Zaffaroni (vale la pena leer su póstumo reportaje como miembro de la Corte, el de Irina Hauser en Página).

 

El cronista rescata este tramo: “–Si uno se guía por los discursos del presidente de la Corte, los grandes problemas son el narcotráfico y la falta de seguridad. ¿Está de acuerdo? –No, porque ésos son los grandes problemas para Clarín.

 

Pero no son los grandes problemas del país. El gran problema está en aumentar la redistribución de la renta y acortar las desigualdades, lo otro son consecuencias. Cuanta más desigualdad, más muertos”.

 

Como Zaffaroni se va y Ricardo Lorenzetti se queda, hay que valorar que el 2015 empieza con déficit mayor en Tribunales.

 

La situación ya era deficitaria, como lo demostró el fallo del alto tribunal del 30 de diciembre, favorable a Clarín y adverso a la AFSCA, que había presentado un per saltum una semana antes.

 

En octubre pasado el juez Horacio Alfonso había resuelto una nueva medida cautelar a favor del monopolio, impidiendo a Martín Sabbatella aplicar un plan forzoso de adecuación a sus numerosísimas licencias, luego de detectar serias irregularidades en su plan de adecuación voluntaria.

 

Así otra vez Tribunales fue funcional a Héctor Magnetto y ya van 5 años y dos meses sin que la ley de servicios de comunicación audiovisuales se le pueda aplicar.

 

Este es el horror real tribunalicio, que los medios monopólicos disimulan con acusaciones al mismo Zaffaroni o, ahora que se fue, a la procuradora Alejandra Gils Carbó.

 

Tampoco aquí hay dos demonios.

 

Sólo uno, el monopolio que suele tocar el clarinete a degüello de la democracia.

 

 

Fuente: la Arena