Acerca de Obama, del Papa y de la responsabilidad del peronismo para el año que viene.

PERÓN Y FIDEL EN LOMAS DE ZAMORA

Victor Ego Ducrot

evitayelcheenedificios-150-m.jpg
Los proyectos de ambos líderes fueron soberanos y plebeyos para los que poco tuvieron. Priorizaron la unidad militante para la victoria táctica; jamás la derrota como opción.

Acerca de Obama, del Papa y de la responsabilidad del peronismo para el año que viene.

PERÓN Y FIDEL EN LOMAS DE ZAMORA

Los proyectos de ambos líderes fueron soberanos y plebeyos, para los que poco o nada tuvieron. Siempre priorizaron la unidad militante y la necesidad de no desperdiciar ninguna posibilidad de victoria táctica; jamás la derrota como opción.

 

 

Por Víctor Ego Ducrot (*) /

Agepeba Agencias de Prensa

Tiempo Argentino

20 de Diciembre de 2014

 

Una reunión en el Conurbano bonaerense entre el líder de la Revolución Cubana y el fundador del movimiento nacional de masas más representativo de América del Sur.

 

No sucedió ni sucederá, de más está decirlo, a menos que entendamos como tal encuentro el diálogo entre sus palabras heredadas, sus textos o sus susurros sobre la Historia.

 

Sin embargo, atención con lo que sigue: "el 9 de abril almorzamos en el hotel y, cuando estábamos haciendo tiempo para reunirnos con Gaitán, vimos una agitación, gente corriendo por las calles, nos acercamos y escuchamos a la gente que gritaba: 'Mataron a Gaitán, mataron a Gaitán, mataron a Gaitán’.

 

Así empezó todo

Lo vi todo, la gran agitación, no habían pasado ni cinco minutos y ya la gente estaba tirando piedras, irrumpiendo en las oficinas.

 

Es decir, no habían pasado ni diez minutos de que las noticias comenzaran a circular y la gente empezó a reunirse como un remolino, como un ciclón”.

 

Fueron palabras de Fidel Castro, recogidas entre 2011 y 2012 por  la periodista Katiuska Blanco Castiñeira.

 

Y fue allí, durante  "el Bogatozo", cuando quedaron anotadas las primeras relaciones entre quien luego fuese el líder de la Revolución Cubana con el peronismo.

 

Los intercambios no expresos sobre la América Latina de aquel pasado reciente con presencias actuales, que nos indican dos puntos de intersección entre el proyecto lanzado en Sierra Maestra el 2 de diciembre de 1956, tras el fracaso del Moncada, y el iniciado aquí el 17 de octubre de 1945.

 

Ambos fueron independentistas o soberanos, y plebeyos o para los que nada o menos tuvieron.

 

Fidel Castro dijo en La Habana el 16 de octubre de 1959: "El gobierno revolucionario no necesita buscar apoyo en el control de instituciones determinadas.

 

Su fuerza está en la plaza pública y no en los recintos.

Su respaldo está en el pueblo donde quiera que este se encuentre: sean estudiantes, campesinos u obreros, sin distinciones de banderas políticas, porque en Cuba hoy no cabe otra división que no sea entre los que están con la Revolución y los que están contra ella.

Cada día es más sólida la unión entre todos los elementos de la Revolución.

Cada día es mayor la conciencia revolucionaria del país y cada día es más firme la convicción de que esa es nuestra fuerza, y de que esa fuerza hay que mantenerla y consolidarla, y consolidarla con el pueblo.

 

Y "¡atrás, atrás el espíritu egoísta, atrás el individualismo!”

 

El hombre solo no tiene fuerza; solo la sociedad tiene fuerza; solo el pueblo tiene fuerza", en Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1962.

 

El 21 de febrero de 1972, desde Madrid, Juan Domingo Perón afirmaba: "hace casi treinta años, cuando aún no se había iniciado el proceso de descolonización contemporáneo, anunciamos la tercera posición en defensa de la soberanía y autodeterminación de las pequeñas naciones, frente a los bloques en que se dividieron los vencedores de la Segunda Guerra Mundial.

 

Hoy cuando aquellas pequeñas naciones han crecido en número y constituyen el gigantesco y multitudinario Tercer Mundo, un peligro mayor –que afecta a toda la humanidad y pone en peligro su misma supervivencia– nos obliga a plantear la cuestión en nuevos términos, que van más allá de lo estrictamente político, que superan las divisiones partidarias o ideológicas, y entran en la esfera de las relaciones de la humanidad con la naturaleza.

 

Creemos que ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biósfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobreestimación de la tecnología y la necesidad de invertir de inmediato la dirección de esta marcha, a través de una acción mancomunada internacional”.

 

Fidel y Perón, como todos los líderes revolucionarios del siglo XX, siempre pusieron el acento sobre la unidad militante de los grandes contingentes sociales y en torno a las necesidades perentorias de no desperdiciar ninguna posibilidad de victoria táctica, sea en el frente que fuere.

 

Ni que hablar en cada una de las instancias electorales; principio que desde la política de todos los días y desde el análisis de la misma viene insistiéndose como condición esencial del tablero regional: la consolidaciones del PT brasileño, de Evo y de Correa, la experiencia chavista, la persistencia del Frente Amplio uruguayo han dirigido la mirada sobre Argentina 2015.

 

Un deseo que es preocupación y legítima demanda, que el FPV, esa experiencia reconstituyente del peronismo inaugurada por Néstor Kirchner, disponga de sus piezas en orden a un nuevo triunfo.

 

Aceptando las contradicciones propias de la diversidad en tanto movimiento, sin sectarismos, con construcciones colectivas que no se queden como tales en la mera forma declamativa, ni mucho menos con especulaciones dilatorias.

 

Tantas veces señalara quien quizá sea el mejor cuadro emergente de la experiencia kirchnerista, el vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto, "las fuerzas restauradoras del neoliberalismo sólo esperan una oportunidad para, a golpe de decretos, destruir los realizado" desde aquel 2003 hasta la fecha.

 

Y no puedo cerrar este intento interpretativo sin confesar que la idea del mismo se la debo a uno de los hechos políticos de mayor relevancia para nuestra América de las últimas décadas: El reconocimiento del gobierno de Estados Unidos de que su medio siglo de hostigamiento y agresión a Cuba fue un fracaso.

 

Es que los calendarios reciben vientos huracanados, tanto que Obama y Raúl agradecieron las gestiones del jefe de la Iglesia Católica, quien hace casi un año, en la Plaza San Pedro dijera: "estamos llamados a ver la violencia y las injusticias presentes en tantas partes del mundo, y no podemos quedarnos indiferentes, sin hacer nada (…). Existe la necesidad del compromiso de que todos construyamos una sociedad que sea realmente más justa y unida”.

 

Y atención con la señal; una vez más fue el mismo Mariotto –el actual vice del legítimo aspirante a la presidencia por el FPV, Daniel Scioli– quien desde Twitter señaló: "el mundo entero asiste a las transformaciones que genera el Papa Francisco".

 

Sí; como si Fidel y Perón se hubiesen reunido en Lomas de Zamora.

 

La “América Latina amiga” entiende que el triunfo del FpV en 2015 es vital, estratégica. Impostergable.  

 

VED/

 

(*) Texto publicado por el diario Tiempo Argentino.