SADOP recordó a Norberto Centeno desaparecido en 1977 durante La Noche de Las Corbatas.

NORBERTO CENTENO, PATRIOTA ¡PRESENTE!

SADOP recordó a Norberto Centeno secuestrado entre el 6 y 8 de julio del 77 por la Junta Militar que gobernaba la Argentina, comandada por Jorge Rafael Videla, Orlando Agosti y Massera.

SADOP RECORDO A NORBERTO CENTENO

A 40 años de la promulgación de la Ley 20.744, el Sindicato realizó una charla con la presencia de Mario Almirón, Secretario General, Juan Carlos Cuyas, Sec. Adj. del Sindicato, Héctor Recalde, Diputado Nacional (FpV) y José María Casas, Juez Laboral.

NORBERTO CENTENO, PATRIOTA ¡PRESENTE!

SADOP recordó a Norberto Centeno secuestrado entre el 6 y 8 de julio del 77 por la Junta Militar que gobernaba la Argentina, comandada por Jorge Rafael Videla, Orlando Agosti y Massera.

NAC&POP

2/12/2014

 A 40 años de la promulgación de la Ley 20.744, el Sindicato realizó una charla con la presencia de Mario Almirón, Secretario General, Juan Carlos Cuyas, Sec. Adj. del Sindicato, Héctor Recalde, Diputado Nacional (FpV) y José María Casas, Juez Laboral.

Además, el acto contó con la asistencia de autoridades municipales, dirigentes políticos y sindicales de la región, delegados, militantes y dirigentes locales de la organización.

Norberto Centeno fue secuestrado entre el 6 y el 8 de julio de 1977 por la Junta Militar que gobernaba la Argentina, comandada por ese entonces por Jorge Rafael Videla, Orlando Agosti y Emilio Eduardo Massera.

En las fechas mencionadas se realizó “La Noche de las Corbatas”, que consistió en la captura, tortura y también  muerte, en algunos casos, de abogados y sus familiares en la ciudad de Mar del Plata.

En total fueron 11 personas las que resultaron privadas de sus derechos civiles.

Entre ellos se encontraba el letrado laborista Norberto Centeno, autor intelectual de la Ley de Contrato de Trabajo, que defiende al trabajador de la explotación patronal.

Su militancia arranca en la juventud.

Detenido en 1960, en el marco del Plan Conintes, por su defensa insobornable a los derechos del trabajador, posteriormente corrió la misma suerte en los años 1969 y 1976.

 Su labor como laboralista fue coronada por la elaboración del anteproyecto de la ley de Contrato de Trabajo, que juntamente con el de la CGT constituyen los antecedentes de la Ley 20.744; participando además como integrante de la Comisión redactora del anteproyecto de la ley de asociaciones profesionales en 1973.

Justamente, en 1974 fue cuando realizó un anteproyecto que fue el antecedente principal de dicha reglamentación, aprobada ese año por la ley 20.744, y que constituye la legislación laboral más importante de la historia argentina.

 La Ley N° 20.744 de Contrato de Trabajo, la cual reconocía una concepción humanista del trabajo como actividad creativa y productora de intrínseca nobleza y dignidad, tal como lo afirma el autor en su fundamentación: “El trabajo como valor esencial y original de las cosas y una sociedad fundada en él, es la idea que se transmite a todo el dispositivo, pero además el trabajo, cómo hacer, se confunde con el trabajador y es por ello el destino de perfección”.

Fueron empresarios y militares, quienes con asesoramiento jurídico decidieron cambiar el texto original de la Ley de Contrato de Trabajo.

Ello se pone en evidencia si se tiene en cuenta que el Golpe se efectivizó en marzo de 1976, modificándose el 29 de abril de ese mismo año 125 artículos de dicha norma.

 Intervenidos los sindicatos, desaparecidos, asesinados, presos, exiliados, el grueso de la dirigencia política gremial de nuestro país, dejó allanado el terreno para avanzar en la reestructuración del capitalismo concentrado y neoliberal en la Argentina que encontraba como barrera para el incremento de su tasa de ganancia la sólida organización sindical y una frondosa legislación laboral fruto de sus luchas, que era de avanzada en toda América Latina.

El 7 de julio de 1977, conocido como “la Noche de las corbatas”, fueron secuestrados, casi simultáneamente, varios abogados de la ciudad de Mar del Plata. Eran ellos: José María Vard, Carlos Bozzi, Camilio Ricci, Raúl Hugo Alei, Salvador Arestin, Tomás Fresneda, María Argañaraz de Fresneda y Norberto Centeno.

 Ideológicamente era inconveniente para la dictadura que, a través de la jurisprudencia y las afirmaciones doctrinarias, se mantuvieran los principios inspiradores de las leyes de protección obrera. 

 Este era un motivo fuerte para provocar su desaparición por parte de intereses contrarios a Nación y a su clase trabajadora.

Centeno, además, tenía una larga trayectoria en organizaciones sindicales, ya que fue asesor legal de la Confederación General del Trabajo (CGT) y colaborador incansable de varios gremios de la Argentina.

El abogado laboralista fue secuestrado por los militares, golpeado y trasladado hasta el centro clandestino de detención «La Cueva», ubicado en la Base Aérea de Mar del Plata, en donde se lo torturó hasta la muerte.

Hoy en día, Norberto Centeno es uno de los abogados más recordados de la Argentina, por su lucha por los trabajadores y por su incansable pelea en contra la Dictadura Militar.

Inclusive, en el país, el 7 de julio es el Día Nacional del Abogado Laboralista en conmemoración de su secuestro y desaparición.

Es que Norberto Centeno ya puede considerarse como un “patriota” del Pueblo y de la Patria Grande.