EL ARSAT-1 SERA LANZADO AL ESPACIO EN LA PRIMERA QUINCENA DE OCTUBRE

Arsat

arsat1150
El Arsat-1 brindara servicios de television, acceso a Internet y servicio de datos y de telefonia sobre IP en todo el territorio nacional

El primer satelite de comunicaciones nacional

 

EL ARSAT-1 SERA LANZADO AL ESPACIO EN LA PRIMERA QUINCENA DE OCTUBRE

 

El primer satélite de telecomunicaciones producido íntegramente en Argentina será embalado la semana que viene en un contenedor acondicionado y el 30 de agosto partirá en avión a la ciudad de Kourou, en Guayana Francesa.

 

Desde allí será lanzado al espacio en la primera quincena de octubre.

 

El Arsat-1 brindará servicios de televisión, acceso a Internet y servicio de datos y de telefonía sobre IP en todo el territorio nacional. "Hasta hace diez años pensar que los satélites podíamos hacerlos nosotros y no comprarlos al extranjero por medio de licitación, era imposible.

 

Hoy hasta hay proyectos para exportarlos", infla el pecho Héctor Otheguy, Gerente General de INVAP, acrónimo de Investigación Aplicada, una sociedad del estado rionegrina creada en 1976 y encargada de su producción.

 

El imponente Arsat-1 mide 3,9 metros de alto y 16,4 de largo (con los paneles solares extendidos). Tiene una profundidad de 5 metros y pesa 3 toneladas. Su vida útil es de 15 años y, durante ese lapso, brindará conectividad a todas las regiones del país.

 

Eso significa que será capaz de transportar señales de video, brindar servicios de TDH (Televisión Directa al Hogar), y dar acceso a Internet para su recepción en antenas VSAT y servicios de datos y telefonía sobre IP.

 

Hasta el momento Argentina brinda esos servicios mediante el alquiler de un satélite extranjero, lo que implica no solo una serie de gastos considerables, sino también una adecuación por parte del país a un equipo que fue producido con otros fines.

 

Desde noviembre lo remplazará uno nacional y hecho a la medida de nuestro territorio. Incorporará, de esta forma, zonas que los operadores privados consideran económicamente poco atractivas y que en el pasado no recibían cobertura. De eso se trata la importancia de la soberanía satelital.

 

De esta manera, el país quedará inscripto en el exclusivo grupo de naciones soberanas en materia satelital y se convertirá en el primero en América Latina con capacidad de construir un satélite Geoestacionario.