DISCURSOS DE CFK – SESION PLENARIA Y CEREMONIA DE TRASPASO DE LA PRESIDENCIA PRO TEMPORE

Presidencia

asumeprotempore
lo que no se entiende es que mueran niños, mujeres, medicos, ancianos; que sean bombardeados hospitales, que sean bombardeadas mezquitas. Asi que lo primero es lo primero: la vida

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER EN LA SESIÓN PLENARIA DEL MERCOSUR Y CEREMONIA DE TRASPASO DE LA PRESIDENCIA PRO TÉMPORE A LA REPÚBLICA ARGENTINA, DESDE CASA AMARILLA “ANTONIO JOSÉ DE SUCRE”, CARACAS, VENEZUELA.

 

Muy buenas tardes a todos y a todas, en realidad voy a tener que dar dos discursos, en el día de la fecha: uno, en este momento como representante de la República Argentina y luego, en nombre del bloque regional, al asumir como presidenta pro témpore, una vez que Nicolás me traspase – con un martillazo, por supuesto en la mesa, no en ninguno otro lugar – el mandato.

 

En principio, quiero hablar de dos alegrías de hoy, aquí en Caracas, es la primera vez que estoy en una sesión del Mercosur, en Caracas, en la República Bolivariana de Venezuela. Me hubiera gustado también que estuviera Hugo, pero siento – como lo decíamos hoy, en privado – que él está aquí.

 

La segunda, darle la bienvenida a Paraguay, al Presidente Horacio Cartes, la segunda alegría del día y la idea además fantástica de representar a nuestros fundadores en esa imagen del Mercosur. Y yo quiero empezar como argentina, por la figura del Mariscal Francisco Solano López, que es el último que está allí, que figura, porque ese hombre simboliza, las posibilidades de lo que podemos ser y de lo que pudimos ser.

 

Paraguay fue el primer país de toda América latina que tuvo trenes, que tuvo hornos de alta fundición, fue el primer país, durante el siglo XIX, en ser un país industrial. Todos sabemos históricamente lo que sucedió: la Guerra de la Triple Infamia, como le decíamos hoy, la Guerra de la Triple Vergüenza, que arrasó con ese proyecto de autonomía, con ese proyecto de soberanía nacional, que constituyó un verdadero ejemplo de nuestra historia y que terminó también arrasando con la vida porque los últimos que terminaron peleando fueron las mujeres y los niños, luego de haber sido masacrados todos los hombres.

 

Por eso las cosas que hoy pasan en el mundo no son nuevas, se repiten con distintas formas y distintos protagonistas, pero quiero rendir un homenaje especial al retorno de Paraguay, a la presencia de su Presidente, aquí en este lugar y quiero hacerlo no solamente desde la presencia de hoy del Paraguay de él, sino también desde el Paraguay histórico del Mariscal Francisco Solano López y de la autocrítica que los países que formamos la Triple Alianza deberíamos y debemos hacernos; siempre lo hago, por eso me critican mucho desde los medios en mi país.

 

Estas son las dos grandes alegrías: estar aquí, en Caracas y estar aquí, hoy, con Horacio Cartes; luego tenemos lo que mencionaba, recién, Nicolás: el drama de la Franja de Gaza, porque lo primero es lo primero. Yo agradezco la solidaridad y voy a hablar en último término de la Argentina, pero me parecería muy egoísta y muy mal, en un momento en que está sucediendo lo que está pasando, en Palestina, en la Franja de Gaza, donde han sido asesinados civiles, niños, mujeres, bombardeados hospitales, en definitiva donde está en juego la vida, no ya el patrimonio  y los recursos sino la vida de todo un pueblo y creo que estamos elaborando, creo que están elaborando una declaración al respecto, pero la primera cuestión es solicitar un cese inmediato del fuego.

 

Y decir también, más allá de los matices que podamos tener, los distintos mandatarios y mandatarias que están aquí hoy presentes, en la necesidad – y esta ha sido una postura histórica de la República Argentina- de reconocer el Estado de Palestina, el derecho a existir de Palestina.

 

Argentina tiene representación diplomática en Ramallah y lo decimos desde la autoridad también de haber sido nuestro país, la República Argentina, uno de los primeros países en el mundo en reconocer la existencia del Estado de Israel, allá por 1948, si la memoria no me falla y reconocer también el derecho al Estado de Israel a vivir en paz, dentro de sus fronteras establecidas en 1967. Pero no basta con esto, porque tener una postura como si estuviéramos sopesando y analizando dos situaciones similares no sería por lo menos – de parte de quien habla – ni sincero ni honesto.

 

Recién le pregunta a mi canciller la cantidad – y no es que, ¡por Dios! – nadie piense que se trata de realizar un inventario de sangre para poder medir y analizar un conflicto, pero creo que la situación también para tener un análisis correcto de lo que está pasando es ver cuáles, porque estamos evidentemente en una guerra, sí estamos pidiendo un cese del fuego es porque todos estamos admitiendo que estamos en una guerra, si no nadie estaría pidiendo un cese del fuego.

 

Admitir, entonces, por parte de todos que estamos en una guerra, la pregunta que le hice a mi Canciller es cuáles son o qué cantidad de caídos hay de un lado y del otro y me habla de más de 1.230 muertos, en total, de los cuales más de 1.000 son Palestinos y cuántos israelíes, civiles 3 ó 4, que creo que son los 3 soldados que habían sido… 35 de soldados y 3 civiles, que fue los que habían sido secuestrados previo al conflicto.

 

En definitiva, las cifras hablan por sí solo, no significa hacer un inventario pero significa medir exactamente el drama que se está viviendo precisamente en población civil donde hay, inclusive nos tocó a nosotros – como miembros de Naciones Unidas – escuchar al Canciller Ban Ki-Moon, cuando fuera bombardeado un hospital de Naciones Unidas y falleció personal de la Organización de Naciones Unidas, que es la institución madre, que nos representa y agrupa a todos los que estamos aquí.

 

Así que, más allá de los matices, vuelvo a repetir, el llamado a la paz, el llamado al cese del fuego, el llamado al derecho a existir por parte del Estado Palestino, el derecho del Estado de Israel a vivir también en paz dentro en sus fronteras tiene que ser también merituado con total exactitud en el marco de lo que se  está viviendo, sino será en todo caso una declaración que será una declaración como al pasar, pero tengamos en cuenta la cantidad de niños, niños, niños. Los soldados mueren en la guerra, por eso son soldados, lo que no se entiende cuando hay una guerra es que mueran niños, que mueran mujeres, que mueran médicos, que mueran ancianos, que sean bombardeados hospitales, que sean bombardeadas mezquitas, como recién señalaba el Presidente Nicolás. Así que lo primero es lo primero: la vida.

 

Lo segundo, agradecer profundamente a todos y cada uno de los integrantes de este espacio del Mercosur su solidaridad, su acompañamiento, no del momento que está viviendo la Argentina, porque esta situación de la agresión hacía la Argentina por parte de los fondos buitres podría vivirse como una cuestión de la Argentina y un grupo de deudores, de holdouts , que quedaron afuera del canje de deuda, que hiciéramos en el 2005 y en el 2010, y que alcanzó – luego del default del año 2001 –déjenme recordar que no era nuestro gobierno, pero obviamente hay una continuidad del Estado, que quedó en un 7,6 por ciento que no ingresó en ninguno de los dos canjes, habían ingresado a ambos canjes el 92,4 por ciento del total de los acreedores, de la República Argentina.

 

En el año 2005, Argentina venía pagando religiosa y rigurosamente  cada uno de los vencimientos, más de 190.000 millones de dólares, con una salvedad que lo estamos haciendo sin acceder al mercado de capitales, o sea Argentina ha pagado esos 190.000 millones de dólares con recursos propios, producto de un modelo de crecimiento con inclusión social, que permitió con saldo de balanza comercial hacer frente a sus compromisos, no recurrimos a nuevos endeudamientos, a lo que era la bicicleta financiera para saldar nuestras deudas del 2005 a la fecha.

 

Esto nos llevó a que la ratio de deuda argentina sea una de las más bajas del mundo. Argentina, hoy, en moneda extranjera debe a tenedores privados solamente el 8 por ciento de su Producto Interno Bruto. PBI que, por cierto, es infinitamente superior al Producto Bruto Interno, que tenía mi país, cuando Néstor Kirchner accedió a la Presidencia el 25 de mayo del año 2003.

 

También saldó la deuda con el Fondo Monetario Internacional, que nos dio autonomía para que nuestro país pudiera decidir las políticas económicas y comerciales que llevábamos adelante y que fue también parte del círculo virtuoso que nos permitió crecer. Por si todo fuera poco, en el día de ayer, la Argentina pagó 650 millones de dólares, que es la primera cuota del arreglo, del acuerdo con el cual llegamos al Club de París.      

 

………….

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER EN LA SESIÓN DEL MERCOSUR DE TRASPASO DE LA PRESIDENCIA PRO TÉMPORE A LA REPÚBLICA ARGENTINA , DESDE CASA AMARILLA “ANTONIO JOSÉ DE SUCRE”, CARACAS, VENEZUELA.

 

En primer lugar, agradecerte Nicolás a ti y a todo el pueblo venezolano por el cálido recibimiento, especialmente quiero dirigirme a la juventud, del Partido Socialista Unido Venezolano, que me estaba esperando a la salida del hotel, cuando hoy me dirigía acá y realmente tuvieron una actitud de mucho acompañamiento, de mucha solidaridad, pero sobre todo de confraternidad militante y me trataron como a una más y realmente es un gran orgullo.

 

Yo quiero detenerme y voy a leer algunas de las frases, más que frases, conceptos e ideas y lo que entiendo van a ser los grandes desafíos del Mercosur  y de la región para lo que Pepe definió, y comparto plenamente con él, y me refiero a “Pepe” Mujica, Presidente del Uruguay, ya habrá alguno por ahí que me esté escuchando y dirá. “¿de quién estará hablando?”. Estoy hablando de “Pepe” Mujica, como una nueva época, estoy absolutamente convencida, como él, que estamos ante una nueva etapa en la civilización.

 

También estoy convencida, como él, que hay millones de jóvenes que tienen distintas maneras de comunicación, distintas formas de lenguaje, pero también vislumbro en esos millones de jóvenes, “Pepe”, que sienten una responsabilidad, tal vez no en la forma que la asumimos nosotros, a todo o nada. Tal vez de otra manera, como vos decís, ni mejor ni peor, diferente. Porque también tenemos que terminar los que tenemos alguna edad de calificar si somos mejores o peores, cada uno hizo lo que hizo en un contexto histórico, político o social, que de acuerdo con sus convicciones así lo explicaba y así lo ameritaba.

 

Yo creo sinceramente, porque lo veo aquí, lo veo en mi país a muchísimos jóvenes que comprenden que hay un mundo nuevo, que hay nuevos compromisos y que hay una línea sí que conecta lo anterior, no voy a decir lo viejo, sino lo anterior con lo presente y con lo futuro y que es la necesidad de un cambio y de una transformación profunda en un mundo absolutamente injusto e inequitativo. Y sobre todo, como bien decía “Pepe”, en nuestra región, tal vez la más rica en recursos naturales del planeta, pero la más injusta en cuanto a la distribución del ingreso.

 

 Quiero también referirme para no olvidarme algo que mencionó Dilma Rousseff, presidenta de la República Federativa de Brasil, cuando habló de la necesidad de fortalecer, antes de hacer una breve reseña de lo que han constituido las crisis económicas  y la actual situación de Europa y del mundo, de fortalecer nuestros mercados internos como un modo de reaseguro para hacer frente con instrumentos más eficaces, porque además nuestros mercados internos han sido los grandes instrumentos que nos han permitido realmente mejorar la vida de millones de compatriotas. Pero me permito agregar, a esta necesidad de la que habla Dilma de fortalecer nuestros mercados internos, la idea de “Pepe”: integrar, también, nuestros mercados internos.

 

Dilma habló, también, la idea de una industria, habló de la región y dijo, entre otras palabras, que éramos una región privilegiada, la de mayor reserva de agua potable, la cuarta en extensión, la quinta economía a nivel global, agricultura supermoderna, gran reserva de energía y habló, también, de una industria no completa. Tal vez, esta sea hoy una de las claves- junto con lo que mencionaba “Pepe”, de conocimiento, ciencia y tecnología – lo que tenemos que terminar de completar.

 

Está claro, hoy, que en el mundo no hay ningún producto que sea hecho totalmente en un solo lugar, pero lo que tenemos que tratar, en la integración de nuestras economías internas, es que la parte que nos toca, en el desarrollo industrial, sea la de más alto valor agregado, a través de la ciencia y la tecnología para mejorar el trabajo, la remuneración, la distribución, porque coincido con “Pepe” en que el conocimiento, la ciencia y la tecnología van a ser la clave del siglo XXI, pero junto a otros dos elementos: la energía y los alimentos.

 

Por eso creo que lo que “Pepe” planteaba de no hacer reuniones por reuniones, sino comenzar a cualificar estos encuentros y tener acciones concretas para poder superar esto y cómo hacerlo: a través de la política. La integración de nuestras economías internas no la van a hacer los empresarios, es una decisión que se toma desde la política, acompañando, articulando a los  diversos empresarios. Porque si dejamos esto únicamente en manos del sector privado, sin articularlo como una decisión política no vamos a tener buenos resultados.

 

Y aquí quiero tomar el ejemplo del Gigante Asiático, al que se refería “Pepe”, al que se planteaba la interrogante de si era un lazo o si era una mano. Y yo me permito, “Pepe”, decir que es una mano. ¿Por qué? Porque el desarrollo de esa Gigante Asiático no tuvo lugar únicamente porque son 1.400 millones, sino porque la economía ha estado dirigida por la política y no la economía dirigiendo a la política. Esta es la clave, porque si fuera únicamente el número de habitantes otros países, no quiero nombrar, tienen también un número significativo que supera los mil millones y sin embargo no han alcanzado el desarrollo económico, la importancia de ser el primer país exportador y hoy  – porque como vos bien decís – ha cambiado las relaciones de intercambio comercial.

 

Miren, cuando Argentina, vos mencionaste a Argentina como una de las economías más importantes del mundo, cuando vos eras muy joven, cuando Argentina, en el año 49, fabricaba locomotoras, trenes, aviones, autos, rieles, hornos de fundición, Mao recién llegaba a Beijing, después de una larga marcha y una hambruna total. Y la gran discusión con el otro bloque comunista, que decía que jamás iba a poder hacer una revolución con el campesinado, porque las revoluciones, la dictadura del proletariado solamente se hacía con los obreros. Y Mao le contestó que iba a poder hacer la revolución y la transformación porque había observado en la larga marcha que a los árboles, de los costados de los caminos, les faltaba la corteza y no porque alguien las cortara para  hacer casas, sino porque las cortaban los campesinos muertos de hambre para poder comer.

 

Y fue entonces, compañeros, y si me permiten decirles compañeros y compañeras, con lo que significa, no a la palabra desde lo partidario, sino desde la verdadera etimología, que es compartir el pan, es que la clave está en subordinar la economía a la política, pero no para hacer gansadas o estupideces, sino para planificar el desarrollo de un país. Porque uno de los mitos del neoliberalismo ha sido que la planificación, 

 

29-07-2014