LO NECESARIO Y LO SUFICIENTE

Camilo García

camilo-garcia-150-m.jpg
Camilo:-Con el casi casi atragantado, hemos de oir al imbatible de la arena; El Capitán de batalla Mascherano. “Lo que vieron es lo que hubo, nos quedamos vacíos; no nos guardamos nada

LO NECESARIO Y LO SUFICIENTE

 

Por Camilo García

NAC&POP

14/07/2014

 

En la valija de recursos con los que Sabella pudo munirse al elegirlos, contaba con lo necesario.

 

Un grupo capaz de orbitar en derredor a su astro luminoso.

 

Aquel que incandescente supo derretir en elogios las más severas cumbres del observatorio futbolístico global.

 

Lío.

 

Esa palabra que denota inconveniente, pero que por el contrario a nosotros nos invitó a simplificar y porque no, amplificar, los caminos de la fantasía rodante.

 

Y así de a poco, con una versión discreta de nuestra propia antonomasia, esa que pide desde un estómago famélico de triunfos, jugar lindo, golear y tirar lujos; el equipo de Alejandro, se fue enrollando en una alfombra, que escapando a la basura, siguió girando hasta el final.

 

Cómo si los pálidos triunfos agónicos ante rivales diversos o de estatura escasa, se hubieran tallado en la piedra de un molde nuevo.

 

El período de lo “rustique” bien torneado.

 

Donde la pisada que el mismo Sabella supo caminar, le hubiera dado paso a la potencia vigorosa de los troyanos como Masche.

 

Pero claro, cualquiera apuesta al pico y la pala, si tiene sobre la mesa algunas lámparas de esas que frotan genios, dentro y fuera.

 

La mejor muestra nuestra de evolución en tal sentido.

 

Ya no es suficiente contar con los anchos del mazo, porque ha cambiado, sin dudas, la baraja.

 

Y se han mezclado en infinitas combinaciones.

 

Lo que era de pizarra, ya no se aplica de cajón.

 

Ahora se vuelven melodía la bravura y el tesón.

 

Y en ese espiral de finitud se fue agotando nuestra astucia en pos de entrega.

 

El sueño del arco propio en cero, se puso a tiro de nuestros ejecutores y generaron un empate interno del que no supimos salir.

 

¿Hubo carácter? Hubo.

 

¿Hubo despliegue? Lo hubo también.

 

Los nombres propios se fundieron en un todo más sólido que flexible.

 

Aún endurecidos por la marca, orillamos el olimpo.

 

Con el casi casi atragantado, hemos de oir al imbatible de la arena; El Capitán de batalla Mascherano. “Lo que vieron es lo que hubo, nos quedamos vacíos; más de lo que dimos, no hay; no nos guardamos nada”.

 

En el impacto contra la tierra del destino, ésta selección ha dejado un cráter.

 

Que cuando se nos pase la nostalgia y retraídos un poco en el tiempo y la distancia, habremos de saber dimensionar.

 

Es todo muy fresco.

 

Es todo muy triste..

 

y es todo muy lindo también, aunque nos duela no sea hermoso.

 

Gracias Lío.

 

Gracias Masche.

 

Gracias Chicos, por devolvernos al Mundo de los Grandes.

 

 CG/