LO QUE QUEDA DE SACAR A LOS INGLESES DE LA COPA PARA EL TORITO SUAREZ

Ariel Carlino

arielcarlinomate
No se trataba solamente de un encuentro deportivo, sirve hasta para organizar el orden del mundo con la hipocresía impune  del que tiene la sartén por el mango

 ¡LO QUE QUEDA DE SACAR A LOS INGLESES DEL "TORITO"  SUAREZ!

 

Por Ariel Carlino

NAC&POP

1Jul 2014

 

¿No entendiste?

 

Son gente pesada,  y están a la “peca” como se dice, entonces el error es letal, una deuda externa impagable.

 

Es que  no se trataba solamente de un encuentro deportivo, sirve para tantas cosas; hasta para organizar el orden del mundo con la hipocresía impune  del que tiene la sartén por el mango.  

 

Ahora te expulsarán del fútbol, te expulsarán de lo mas placentero de la vida que te sacó de la miseria.

 

Te harán tomar el buque para siempre, no podrás  jugar en cuatro meses y tal vez esa sanción te saque de la caricia brindada en la ovación de miles de grasas que te idolatran por ser el mejor del semillero.

 

El mejor, que al igual que ellos, creciste entre el barro y el aceite fabril a la vera del cantegril.

 

Como no comprender tu profunda herida  cuando roban impiadoso el deseo  de ser eterno entre tu gente, defendiendo a tu selección.

 

Como no abrazarte en esta caída, si cualquiera de nosotros cuando fuimos seleccionados en una simple final del barrio, pusimos todo, codazos  arriba y patadas abajo, cuanto  fue necesario para  defender los colores. 

 

Si, está mal, pero así lo aprendimos aquí y en la China, siempre en la disyuntiva de respetar el espíritu deportivo o defender la camiseta de tu cuadra.

 

Sin ir más lejos, te cuento que  cuando  pibes, antes de un partido bravo, mandábamos al gordo “Pisulino”, a persuadir al habilidoso del bando contrario, y el “Pisu “, obediente y leal, iba y persuadía al contrincante   – ¡si pasas, te parto en cuatro-

 

A veces funcionaba y si éramos locales, metíamos pozos para que uno de ellos, se “estrolle” para siempre.

 

Y si, está mal, horrible.

 

Como ante  un golpe menor tirarse para hacer tiempo.

 

Y si, nos equivocamos, pero también es cierto que todos  sabíamos que pesaba mucho más la consecuencia  de una derrota, porque si no, al otro día nos teníamos que” fumar” ser bautizados hijos de tal, y eso sí que era insoportable.

 

Vayan ustedes a  cruzar la calle y verlos ahí a esos enemigos acérrimos con su sonrisa socarrona, en el kiosquito, en el almacén, y hasta en los sueños diciendo del “peludo” que te pegaron  y otros dichos, que por respeto a las damas, no reproduzco.

 

Y había que elegir entonces: si la contienda venia chiva, se te hacía carne la trampa, como un hecho fundamental para evitar la catástrofe, un instinto que nos duraría toda la vida.

 

Y entonces a Luis o a cualquiera de nosotros, si el partido viene peleado, nos da lo mismo la esquina del potrerito, que el mismísimo Maracaná.

 

Por eso que en el 86, siguiendo esta lógica,  gritamos los dos goles de Diego de la misma forma, con la misma pasión.

 

El gol con la mano de Dios porque en el futbol, participa la sorpresa y el engaño, y el otro, obra maestra , el que no tiene explicación, que le da una vuelta a la cancha y los deja tontos a los más vivos , ante la genialidad de la magia.

 

Los dos  nos dieron la victoria y punto.

 

A ver  si creemos  que  los ingleses no saltaron de alegría, cuando le robaron a Alemania un gol hecho, allá por el 66, y después de puro caballeros lo llevaron a litigar a la corte de La Haya.

 

Ponele que  te pasaste de la raya, que tienen razón, que no se muerde al compañerito,

 

Bueno, el árbitro hace justicia, te saca amarilla o roja, lo que él prefiera, y chau pinela.

 

Pero la idea es estigmatizar en tu nombre a los luises que dejan a fuera del mundial a italianos e ingleses. 

 

¡Que barbaridad!, hacerle eso a tus  patrones.

 

¿Para qué cabeceaste al rincón Luis, eso fue peor que tu mordida?

 

No te hubiese pasado nada, absolutamente nada, si acordabas  con ellos de forma sensata renunciando al fervor y al hambre de ganarles.

 

Y te digo más, mirá si en vez de Suarez,  te  apellidaras Goicochea,  asesino serial que le partió en tres la gamba al Diego, quien era ya considerado, un  incipiente terrorista por la FIFA, y  después   el  buen servidor y prestigioso  carnicero al que no le mostraron tarjeta  alguna, fue premiado como DT de la selección española. 

 

¿ Ves  que era eso que te decían?

 

Hablando se entiende la gente, Lucho.

 

Pero vos  no, caprichoso le metes el segundo y les rompes la red.

 

¿Qué te pasó por el mate?

 

¡Para eso hubieras nacidos francés como Zidane y aún a pesar de su turbante oculto, te hubieran  expulsado  de la final del mundial y luego te darían el balón de oro al mejor jugador.

 

Mejor aún podrías ser, el tano   fascista  que insultó al pueblo argelino, y que produjo la reacción de Zidane, ¿no ves que nadie le dijo ni mu? 

 

Eso si que es lícito, muchachos, discriminar, ser colonialista, tan lícito como la mano que  se comería  en el potrero,  donde nadie que boquea se la lleva de arriba.

 

¿Ves que te equivocaste?

 

La jugada era clara, hay un dueño  de la pelota que aplica la  justicia y nos ordena, castiga y ejemplifica.

 

Ahí es donde dormiste Luis.

 

No recordaste que cuando sancionaron al “Pelusa”, y luego con los años  se comprobó que Maradona no se había drogado, nadie cuestionó a la FIFA por el daño irreparable que le hicieron a él y a los amantes del arte  de jugar a la pelota.   

 

No, ni se nos ocurra.

 

¿Quién va a levantar el dedo contra la OTAN del futbol buscando armas químicas  en un Irak desbastado?

 

¿Cómo nos vamos a detener en denunciar  los posibles  negocios armamentistas de Havelange? 

 

Es una minucia, al lado de semejante acto antisocial.

 

 ¡Luis! ¿Qué hiciste Luis?

 

Victimario feroz, exponente de la barbarie, no te das cuenta que te estaban custodiando los gendarmes  y pusieron cientos de cámaras, para mostrarte  culpable, y un rato antes convencernos que a Neymar le hicieron penal y que los goles de Croacia no valen, u omitir que, en este mismo mundial, un camerunés intrascendente, le metió un piñón desde atrás a otro jugador del equipo contrario y le sacaron la roja y ahí quedó todo,  en un risueño y olvidable relato, total el morocho como  tal, tiene tendencias a ser calentón y efusivo.

 

¨No era como vos Luis.

 

Vos mostraste “la hilacha” pedazo de cuco del maracanazo del 50, ahí está lo diferente.

 

Le podías  aguar la fiesta.

 

Creías que estabas todavía en la canchita y ese fue tu error, pensar que te la iban a perdonar los amos del negocio y el marketing .

 

  ¡Tenés  que enterarte.

 

Sos de un paisito, un David, que encima tiene dos títulos mundiales  ganados con guapeza e insolencia.

 

No vendés. 

 

Así es   “Torito”, te jodieron  y por tu intermedio  nos recordaron que la igualdad no es para todos, y menos para un jugador, obligado a ser changarín de gente como Joseph Blatter, que se llena los bolsillos, sin siquiera haber sido elegido de aguatero en un rejuntado de décima.

 

Te comprendemos “torito “Luis Suarez, todos los del tablón sabemos lo que pasó.

 

Por eso  todo el pueblo futbolero y sudaca te banca y admira por ser uno nuestro, de la patria grande, la misma   que  va a ganar la copa, en tu nombre, para vengarte.

 

Gracias  por regalarnos tu calidad y por haberle pintado la cara a tanto oligarca de camisetita nueva.

                                                            

¡No te caigas campeón,  y vamos que vamos!

 

AC/

<!–[if !supportLists]–>·        <!–[endif]–>Compositor  y músico argentino.