Ese discurso, dicho hace 40 años, guarda un párrafo de increíble parecido con la actualidad nacional.

EL ÚLTIMO DISCURSO DE PERÓN Y SU COINCIDENCIA HOY.

Por Maximiliano Borches

Siempre que la economía está creciendo y se mejoran los ingresos del pueblo, como sucede desde que nos hicimos cargo del poder, hay escasez de productos y aparece el mercado negro.

EL ÚLTIMO DISCURSO DE PERÓN Y SU COINCIDENCIA HOY.

Por Maximiliano Borches

 InfoNEWS

12 de Junio de 2014

 El 12 de junio de 1974, quedó en la historia como el día del último discurso de Juan Domingo Perón en la Plaza de Mayo, 19 días después, fallecía, el más visceral quizás de su tercer mandato, donde se despidió de su pueblo y dijo que llevaría “la más maravillosa música que es la palabra del pueblo”.

 Ese discurso, dicho hace 40 años, guarda un párrafo de increíble parecido con la actualidad nacional.

 Desde su irrupción a mitad del pasado Siglo XX, el Movimiento Nacional Justicialista, conducido por el entonces Coronel Juan Domingo Perón, marcó a fuego las transformaciones sociales, políticas y económicas que el pueblo argentino precisaba para el desarrollo armónico de su potencialidad transformadora.

 Desde entonces, el peronismo, se convirtió no sólo en la alternativa política de liberación nacional para nuestro pueblo, sino que además se constituyó como una entidad cultural para las mayorías populares de toda la Argentina.

 En términos históricos, y planteado de manera muy breve, se puede asegurar que el peronismo supo apropiarse y resignificar aquellas luchas inconclusas de tantos caudillos populares, como los montoneros “Chacho” Peñaloza y Felipe Varela, entre tantos otros; que no sólo dieron sus vidas por la liberación nacional, combatiendo a los intereses representados por aquellas oligarquías vernáculas, y sus cómplices, que –como en todos los tiempos- operan como “mayordomos” de los intereses foráneos; ya que –como decía Jauretche- “se creen parte de la familia, pero no lo son”; sino que además, entendían muy claramente que nuestros países de la América del Sur, si estamos separados, somos débiles, pero unidos somos potencia.

 Es este mismo concepto de “Patria Grande”, que a principios de este nuevo siglo volvió a proyectarse como necesidad estratégica para la liberación definitiva de nuestros pueblos, desde la llegada de los gobiernos del Comandante Hugo Chávez, Néstor Kirchner, “Lula” Da Silva, Evo Morales, Rafael Correa, “Pepe” Mugica, Cristina Fernández de Kirchner, Dilma Rouseff y Nicolás Maduro.

 En este sentido, y si bien la fecha más emblemática del peronismo –sin lugar a dudas- es el 17 de octubre, en el “calendario peronista”, el mes más representativo, donde pueden ubicarse el origen político de Perón, las grandes batallas democráticas ganadas, algunos hechos de profunda alegría popular y de preanuncios, como también aquellos otros, los hechos más trágicos de la historia de este movimiento nacional y popular y del país todo, se ven reflejadas en el mes de junio.

 De manera cronológica, podemos citar los siguientes hechos:

 04/06/1943: Perón –uno de sus principales líderes- escribe la proclama revolucionaria del Grupo Obra de Unificación (GOU); 08/06/1943: Perón asumió como titular del Departamento del Trabajo; 04/06/1946: Perón asume la primera Presidencia; 09/06/1947:

 Evita llega a Madrid; 04/06/1952: Perón asume la segunda Presidencia; 16/06/1955: Bombardeos sobre la Plaza de Mayo; 09/06/1956: El Gral. Juan José Valle se levanta contra el gobierno de la Revolución “Libertadora” (ó “Fusiladora”); 09/06/1956: Fusilamientos de José León Suárez; 12/06/1956: Fusilamiento del Gral. Juan José Valle; 20/06/1973: Perón vuelve definitivamente a la Argentina; 12/06/1974: Ultimo discurso pronunciado por Juan D. Perón.

 Esta última fecha, la del 12 de junio de 1974, quedó en la historia como el día del último discurso de Juan Domingo Perón en la Plaza de Mayo (19 días después, fallecía), el más visceral quizás de su tercer mandato, donde se despidió de su pueblo y dijo que llevaría “la más maravillosa música que es la palabra del pueblo”.

 Ese discurso, dicho hace 40 años, guarda un párrafo de increíble parecido con la actualidad nacional, cundo el General dice:

 «Algunos diarios oligarcas están insistiendo, por ejemplo, con el problema de la escasez y el mercado negro.

Siempre que la economía está creciendo y se mejoran los ingresos del pueblo, como sucede desde que nos hicimos cargo del poder, hay escasez de productos y aparece el mercado negro.

Subsistirá hasta que la producción se ponga a tono con el aumento de la demanda”.

 “Mejoramos el salario real de los trabajadores, bajamos drásticamente la desocupación y aumentamos las reservas del país” recordó, y aludiendo a quienes saboteaban el gobierno popular enfatizó: “esas sectas minoritarias han llegado a la histeria y quieren que nos contagiemos para impedir que este proceso de cambio siga avanzando”.

 El parecido con los hechos de la actualidad de 2014, el rol de ciertos grupos de prensa –entonces y ahora- hegemónicos, como así también los intentos de algunos sectores del poder económico concentrado -con su coro de payasos que aparecen como pre-candidatos presidenciales- y ganan – que no paran de intentar boicotear a la economía nacional, en función de imponer otros intereses que pretenden disciplinar a nuestro pueblo mediante el ajuste y los despidos; es, también, la situación que enfrenta otro gobierno peronista en la actualidad: el encabezado por Cristina Fernández de Kirchner, que como el General en su momento, cuenta con lo más valioso e importante en términos políticos, para continuar sus políticas de justicia social, libertad económica y soberanía política: el apoyo de los sectores mayoritarios del pueblo argentino.