TREINTA AÑOS DE DEMOCRACIA. ¡NI UN PASO ATRÁS!

Daniel Mojica

30aniosdemocracia
Esta fecha en que vamos a festejar los 30 años de democracia no interrumpida, como sabe festejar el pueblo, derramándose en las calles y llenando la Plaza de Mayo

TREINTA AÑOS DE DEMOCRACIA.

¡NI UN PASO ATRÁS!

 

Por Daniel Mojica

 

 

Pareciera que algunos sectores no se resignan al avance de la conciencia popular, que ha posibilitado que dejemos atrás no solo el siglo XX, sino esa nefasta costumbre de los golpes de estado. Que siempre han sido cívicos y militares, y que nos han asolado a lo largo de ese siglo.

 

Que no se resignen los sectores que representan y han representado al sistema de poder, a quienes no les tembló el pulso para cometer un genocidio en defensa de sus privilegios y posiciones de poder, es comprensible. Que no justificable.

 

Esta fecha en que vamos a festejar los 30 años de democracia no interrumpida, como sabe festejar el pueblo, derramándose en las calles y llenando la Plaza de Mayo. Plaza que supo ver a las solitarias Madres y Abuelas reclamando por sus hijos, nuestros hermanos. Plaza que fue creciendo en concurrencia cada 24 de Marzo, luego de que recuperamos la democracia. Plaza que llenamos cuando sentimos que acechaban contra el gobierno de Raúl Alfonsín.

 

Hoy el motivo es doble. Por un lado festejar los 30 años. Pero por otro, demostrar a los que acecharon ayer y a los que extorsionan a la democracia desde el 25 de mayo de 2003, que no vamos a permitir que nos roben este presente, que nació con alguien que dijo “vengo a proponerles un sueño”. Ese sueño es el que estamos construyendo de cara al futuro. Futuro que no dejaremos que nos arrebaten los saqueadores de la esperanza ajena.

 

Más arriba escribí que hay sectores que no se resignan al avance de la conciencia popular. Esos sectores son los mismos que a los genocidas de ayer les pedían 10 mil muertos más, para sostener su plan económico de muerte y hambre.

 

Estos sectores, es comprensible, no justificable, que destilen odio frente a este presente de ampliación de derechos y búsqueda de igualdad.

 

Pero que dirigentes políticos, que se supone son herederos de una tradición “republicana” y de “defensa de las instituciones” hayan guardado silencio en los primeros instantes en que se acuartelan uniformados armados, luego del guiño planificado o no que les llegó desde Córdoba. No tiene justificación.

 

Aún cuando luego hayan firmado una declaración en el Congreso Nacional, el destiempo atronó en los oídos populares.

 

Incluso un dirigente radical, aconseja dejar el festejo para otro momento.

 

El momento para poner el cuerpo es ahora. ¿Dónde estuvo este dirigente cuando llenamos la Plaza de Mayo en apoyo al gobierno de su padre, allá a mediados de los ochenta?

 

¿Cómo piensa que se defiende la democracia? ¿Mirando la TV?

 

Compañeros, compatriotas, creo que la mejor enseñanza que podemos poner en práctica en estos momentos cruciales, de incertidumbre y acechanzas desestabilizadoras, es la que nos mostraron las Madres y las Abuelas. Sin violencia, sin odio, poner el cuerpo en defensa de esta democracia que tantas vidas ha costado. Porque esas muertes no han sido en vano.

 

Porque no nos han vencido!!

 

 

 

*Escritor Miembro de COMUNA

www.cuestioncultural.blogspot.com.ar

Columnista político de "Tejiendo Redes"  Radio Gráfica