INVESTIGAN LA MUERTE DE JOÃO GOULART

Adital

joaogloulart_diario_do_poder.jpg
La Policia Federal brasilera, sera supervisada por especialistas cubanos, el Equipo Argentino de Antropologia Forense y representantes de la Cruz Roja Internacional

INVESTIGAN LA MUERTE DE JOÃO GOULART


Treinta y siete años después de haber sido atribuida a un ataque cardíaco, la muerte del ex-presidente João Goulart, Jango, ocurrida en el exilio, el 6 de diciembre de 1976, vuelve a llamar la atención de la medios de comunicación y de la población.


Para prestar honores a Goulart, este miércoles 13 de noviembre, los restos mortales del ex-presidente serán exhumados de su sepultura en la ciudad de São Borja (RS).


Desde allá, el cuerpo se trasladará a Brasilia, donde será homenajeado y, después pasará por exámenes para finalmente intentar develar el misterio que subyace a su muerte.

Después de un pedido de la familia de Goulart, realizado el 18 de marzo, la Comisión Nacional de la Verdad (CNV) decidió investigar la muerte del ex-presidente.


Un decreto, firmado por la ministra de Derechos Humanos, María do Rosario, y publicada el 7 de noviembre en el Diario Oficial de la Unión, creó el grupo constituido por representantes de la propia secretaría, de la CNV y de la Policía Federal para coordinar las investigaciones.

Exilado por la dictadura militar en la década del 60, Jango vivió en Uruguay y después en Argentina, donde falleció.


La causa oficial de la muerte nunca convenció a la familia, que acusa al gobierno militar de la época de Ernesto Geisel, de haber envenenando al ex-presidente.

La sospecha de asesinato tomó fuerza hace casi una década.


En 2006, Mario Neira Barreiro, un uruguayo que actuó en la represión militar en su país, declaró a la Policía Federal que tuvo participación en la muerte de Jango.


Él afirmó que el ex-presidente fue envenenado a través de sus comprimidos adulterados, que tomaba a causa de un problema cardíaco.


Mario dijo que actuó con apoyo de la CIA, a través de su jefe en Montevideo en 1976, el agente Frederick Latrash y de Sergio Paranhos Fleury, el cazador de opositores y jefe del Dops (Dirección de Orden Política y Social).

"Luchamos durante años para conseguir la exhumación, el comienzo, solos, y consideramos que es un avance importante el hecho de que se realice con el respaldo de la presidente Dilma (Rousseff), a quien reconocemos el apoyo dado (…) ya que tenemos todos los indicios, ¿por qué tendríamos que descartar la posibilidad de que, en realidad, fue víctima de un delito, si es algo que hasta parece obvio?", afirmó João Vicente Goulart, hijo de Jango, en una entrevista con ‘Carta Maior’.

A pesar de las expectativas, la conclusión sobre el caso puede ocurrir solamente en el futuro, cuando surjan nuevas tecnologías, pues todo va a depender del estado en que se encuentran los restos mortales del ex-presidente.


La procuradora Suzete Bragagnolo, que investiga la muerte de Jango, dijo a Folha de San Pablo que admite ser baja la probabilidad de encontrar una respuesta en la pericia: "Hoy no sería posible detectar algunas sustancias. Para otras aún habría posibilidades. Depende del estado del cuerpo y de otros factores".

La pericia será realizada por la Policía Federal brasilera, que será supervisada por especialistas cubanos, señalados por la familia, que dirigieron la recuperación de los restos de Che Guevara en Bolivia en los años 90, el Equipo Argentino de Antropología Forense y representantes de la Cruz Roja Internacional.


Traducción: Daniel Barrantes


Fuente ADITAL