Bergoglio indicó que "la deuda social, es inmoral, injusta e ilegítima".

JORGE MARIO BERGOGLIO, EL PRIMER PAPA JESUITA

Con fuerte preocupación por los niños explotados, prostitutas, cartoneros es un religioso cercano a la gente. Suele estar en el metro con recolectores callejeros de residuos,

JORGE MARIO BERGOGLIO, EL PRIMER PAPA JESUITA

 

Por Notinac

 14/03/2013

Desde 2004 el matrimonio Kirchner, peronista y católico, ha roto la tradición de los presidentes argentinos de asistir cada año al tedeum en la Catedral de Buenos Aires para no ‘tragarse’ los sermones del cardenal primado Jorge Bergoglio, flamante Papa Francisco.

La ruptura de esa costumbre y el choque Casa Rosada-Iglesia Católica retratan mejor que nada quién es el nuevo jefe del Vaticano.

 Fuerte crítico de la actual clase política de Argentina, sobre todo de los Kirchner porque impulsan los juicios a los represores de la ‘guerra sucia’ de la dictadura (1976-1983) y el matrimonio homosexual, este jesuita -el primero en liderar el Vaticano- mantiene una tensa relación con el poder.

Y siempre alerta de lo que él considera como degradación de la sociedad argentina, hundiéndose en las corruptelas, el poder del narcotráfico, y el relativismo.

Del aborto ha dicho que «es el Demonio contra el plan de Dios».

 Hijo de inmigrantes italianos –Mario, trabajador de ferrocarril y Regina, ama de casa-, estudió en una escuela técnica graduándose de técnico químico.

A los 21 años dio el vuelco a la religión y fue ordenado sacerdote con 33 años.

Padeció problemas respiratorios y le extirparon un pulmón.

De vida austera y bajo perfil, hasta ahora vivió en un piso sencillo de la curia, junto a la catedral y frente a la plaza de Mayo.

Suele cenar solo y nunca va a restaurantes.

 Transitó toda su carrera religiosa en el episcopado porteño, desde simple sacerdote hasta que el Papa Juan Pablo II lo ordenó cardenal primado de Argentina, la máxima autoridad de la Iglesia.

Con fuerte preocupación por los excluidos sociales –niños explotados, prostitutas, cartoneros- intenta mostrarse cercano a la gente.

Es común verlo en el metro o visitando a  recolectores callejeros de residuos reciclables.

 En sus sermones y declaraciones públicas ha dejado claro cuáles son sus preocupaciones.

«En la ciudad de Buenos Aires, la esclavitud está a la orden del día», ha denunciado.

También ha señalado que «los más pobres, para los suficientes, no cuentan».

E indicó que «la deuda social, es inmoral,  injusta e ilegítima».

 Cuando viaja a Roma por cuestiones religiosas siempre va en clase turista, según el diario ‘La Nación’.

Dicen que de jovencito le gustaba bailar el tango, en especial la milonga, y jugar al baloncesto.

Simpatizante del club de fútbol San Lorenzo de Almagro, ha recibido casacas autografiadas por los jugadores.

En literatura sus favoritos son los argentinos Jorge Luis Borges y Leopoldo Marechal.

También Dostoievski y otros clásicos.