Años después de su entierro se encontró que su cuerpo estaba incorrupto.

BROCHERO, EL CURA GAUCHO

El Cura Gaucho nacio el 16 de marzo de 1840 en Santa Rosa de Rio Primero, Cordoba. Tomo los habitos de sacerdote a los 26 años de edad en 1866. El papa Francisco convirtió en santo y así se convierte en el primer santo que nació, vivió y murió en la Argentina.

BROCHERO, EL CURA GAUCHO

 El 26 de enero de 1914 a los 78 años de edad fallecía el sacerdote diocesano argentino, José Gabriel Brochero, en Villa del Tránsito, Córdoba. Hoy llamada Villa Cura Brochero.

 El “Cura Gaucho” nació el 16 de marzo de 1840 en Santa Rosa de Río Primero, Córdoba.

Tomó los hábitos de sacerdote a los 26 años de edad en 1866 y un año más tarde va a socorrer a los enfermos y moribundos de la epidemia de cólera que azotaba a la ciudad de Córdoba.

ElCuraBrocheroenburro-500-Media

 En 1869 se muda al valle de traslasierra, en la localidad de villa del tránsito, dónde realiza innumerables obras con los vecinos del lugar, primero edificando la «Casa de Ejercicios Espirituales de Traslasierra», reparando, creando iglesias y luego construyendo caminos, puentes y bregando para que se extendiera el ramal ferroviario desde Villa Mercedes hasta Cruz del Eje.

 La Casa de Ejercicios fue declarada monumento histórico nacional el 9 de mayo de 1974.

 En su vejez el Padre Brochero enfermó de lepra, que lo dejó sordo y ciego.

Años después de su entierro se encontró que su cuerpo estaba incorrupto.

 Fue declarado «Venerable» por el papa Juan Pablo II en el 2004.

En 2009 el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, abrió el proceso que analizó un presunto milagro atribuido a la intercesión del Cura Brochero.

Finalmente, el Decreto de beatificación fue firmado el día 20 de Diciembre de 2012 por El Papa Benedicto XVI, gracias al milagro que le atribuyó una junta médica del Vaticano.

El papa Francisco lo convirtió en santo y así se convierte en el primer santo que nació, vivió y murió en la Argentina.

La canonización se realizó en la Plaza San Pedro ante miles de fieles, donde se convirtió en santo a nuestro cura gaucho junto a otros seis beatos.

Un religioso necesita de dos milagros admitidos por la iglesia católica y a Brochero se le atribuyen precisamente dos milagros, el de Camila y Nicolás.

 Fuente: Argentina.ar