EE.UU. VIOLÓ SOBERANÍA DE BOLIVIA CON UNA OPERACIÓN MILITAR ENCUBIERTA

teleSUR

adaptacionsoldadosbolivia
EEUU realizo una operacion militar encubierta, al enviar a presuntos investigadores para desarrollar experimentos destinados a la adaptacion de soldados norteamericanos a la altura

EE.UU. VIOLÓ SOBERANÍA DE BOLIVIA CON UNA OPERACIÓN MILITAR ENCUBIERTA

Por teleSUR

 

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, reveló que “Estados Unidos realizó una operación militar encubierta", al enviar a presuntos investigadores para desarrollar experimentos destinados a la adaptación de soldados norteamericanos a la altura.

 

El Gobierno de Bolivia denunció este martes que Estados Unidos (EE.UU.) vulneró su soberanía a mediados de 2012, al enviar una “misión mimetizada“ del Departamento de Defensa a una montaña de La Paz, para realizar un estudio militar sobre los efectos de la altura en soldados que luego serían enviados a guerras y conflictos en otros países.

 

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, reveló que “EE.UU. realizó una operación militar encubierta que consistió en el envío de presuntos investigadores (a Bolivia) para desarrollar experimentos destinados a la adaptación de soldados a la altura”, que después serían enviados a guerras en otros países como Afganistan, Irak, Libia, Siria y Sudán.

 

Dávila explicó que Washington argumentó a La Paz que el área de investigación de dicho expertos estaría destinado al turismo y la investigación científica. "Esto constituye, no sólo unas injerencia, sino también una violación de la soberanía nacional. Es una suerte de invasión, ya que se trata de una acción con fines militares", afirmó.

 

La Ministra agregó que el grupo de supuestos investigadores recibió financiamiento con fines militares. "Este es un financiamiento militar que tiene como propósito apoyar los planes de invasión (por parte de Washington) en países donde en este momento EE.UU. lleva a cabo guerras destinadas al control de recursos naturales y de poblaciones civiles íntegras".

 

La misión estuvo conformada por 24 funcionarios, vestidos de civiles, quienes se presentaron ante el servicio de Migración de Bolivia como turistas.

 

Dicha investigación se registró entre el 12 de junio y el 15 de septiembre en la montaña Chacaltaya, eslabón de una cadena montañosa que circunda las ciudades de La Paz y su vecina de El Alto, y que se emplaza a cinco mil 200 metros de altura sobre el nivel del mar.

 

Por su parte, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, sostuvo que "más allá de los propósitos científicos que pueda tener, representa un acto de vulneración a la soberanía del estado plurinacional de Bolivia".

 

Romero aseveró que EE.UU. manipuló la información sobre la permanencia en el país y, además, no comunicó su propósito a las instancias legales bolivianas pertinentes.

 

Igualmente, refirió que ese hecho confirma que la permanente injerencia de Washington en el país. "Muestra que hay esta acción colonialista e imperial, al considerar (EE.UU.) que puede ingresar a un territorio y realizar las acciones que vea conveniente", acotó.

 

La denuncia se registró cuando Bolivia y EE.UU. intentaban retomar un acuerdo marco de nuevas relaciones bilaterales y se aprestaban a reponer a sus embajadores en ambas capitales, tras el quebranto de los vínculos binacionales en el 2008.

 

El presidente Evo Morales ha denunciado, reiteradamente, en foros internacionales las guerras coloniales del siglo XXI, impulsadas por tropas estadounidenses.

 

 

BOLIVIA DENUNCIA OPERACIÓN MILITAR ENCUBIERTA DE EEUU EN SU TERRITORIO

Por ABI/La Radio del Sur

 

Bolivia denunció el martes la “penetración” de una misión mimetizada del Departamento de Defensa de Estados Unidos que realizó, en una de las montañas andinas de La Paz una “operación militar encubierta”, a título de turismo e investigación.

 

“Bolivia denuncia ante la comunidad internacional que Estados Unidos realizó una operación militar encubierta que consistió en el envío de presuntos investigadores estadounidenses que en número de 24  llevaron a cabo investigaciones y experimentos militares destinados a la adaptación  de soldados a la altura que luego deberían llevar a cabo acciones militares en varios país como Afganistan, Irak, Libia, Siria y Sudan”, afirmó la ministra de Comunicación, Amanda Dávila.

 

La misión más importante de 24 funcionarios del Departamento de Defensa de EEUU, vestidos de civiles y que se presentaron ante el servicio de Migración de Bolivia como turistas, se registró entre el 12 de junio y el 15 de septiembre en la montaña Chacaltaya, eslabón de una cadena montañosa que circunda las ciudades de La Paz y su vecina de El Alto y que se emplaza a 5.200 metros de altura sobre el nivel del mar.

 

“A esto llamamos no sólo una injerencia, no sólo una violación de la soberanía nacional; es una penetración, suerte de invasión, ya que es una acción que tiene un destino militar a través de este grupo”, afirmó Dávila en declaraciones a la ABI.

 

La denuncia se registró cuando La Paz y Washington parecían redondear un acuerdo marco de nuevas relaciones bilaterales y se aprestaban a reponer a sus embajadores en ambas capitales, tras el quebranto de los vínculos binacionales en 2008, cuando el presidente boliviano Evo Morales corrió al embajador estadounidense Philip Golberg, a quien acusó de conspiración, medida que fue contestada en términos análogos por el gobierno de George W Bush.

 

La funcionaria boliviana refirió, en la plataforma de su denuncia, la existencia, antes y después de junio anterior, de misiones estadounidenses con propósitos y métodos similares.

 

En nombre del gobierno de Morales, la Ministra de Comunicación dijo que el grupo de supuestos investigadores recibió financiamiento con fines militares.

 

“Este es un financiamiento militar que tiene como propósito apoyar los planes de invasión (por parte de Washington) en países donde en este momento EEUU lleva a cabo guerras destinadas al control de recursos naturales y de poblaciones civiles íntegras”, sostuvo.

 

Morales ha denunciado en foros internacionales las guerras coloniales del siglo XXI por tropas de EEUU.

 

Horas antes, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, denunció “la violación de la soberanía de Bolivia”, por un equipo militar de Estados Unidos que incursionó  en el otrora glaciar Chacaltaya para realizar estudios de los efectos de la altura en soldados de ese país desplazados en Afganistán.

 

“Más allá de los propósitos” de esa expedición, la forma de incursión en el territorio nacional “representa un acto de vulneración a la soberanía boliviana”, afirmó en una conferencia de prensa.

 

El Ministro de Gobierno dijo además que ese hecho se constituye en una “constatación objetiva de que hay una permanente injerencia” de la potencia del norte, que demuestra la actitud “imperialista de hegemonía unipolar”.