Juega el hambre, fijando los tiempos al instinto, arrastrando el carro hasta que despunte enero..

LA NAVIDAD CARTONERA DE «ANTES»

Leon Guinsburg

cartoneros-2-1.jpg
Fuera de las cajas y una vieja y rota silla/las sobras de un pan dulce les ha tocado en suerte./El bebé se ha dormido, que nadie lo despierte./A entregar estos bultos y de vuelta a la villa.

LA NAVIDAD CARTONERA DE "ANTES"

 


Por
Leon Guinsburg

25/12/06

 


Es Navidad, hora 3 del día 25

del vertiginoso mes diciembre en retirada.

Los fuegos de artificio quedaron en la nada

y erráticas penumbras dan el loco brinco

en la precaria frigidez de un cielo cartonero.

Juega el hambre, fijando los tiempos al instinto,

arrastrando el carro hasta que despunte enero.

En la mansión, la casa, o en el departamento.

se hartaron los burgueses con vinos y con nueces

y los buenos augurios, bendiciones y preces

explotan en sonrisas (el clásico aspaviento).

Y la familia brinda, piedad de clase media

detrás del titilante arbolito y los regalos

del Papá Noel barbudo. No existen hombres  malos.

Es 25, ya da el reloj las tres y media

y se funden besos, despedidas y bostezos.

Quedaron lejos las misas y los rezos

y la historia del Niño en la sabia enciclopedia.

La familia come revolviendo la basura

y brinda pasando el tetrabrick. Que buen festejo.

Empujan el carro la pareja, el niño, el viejo

en esta Navidad de regocijo y ternura.

Fuera de las cajas y una vieja y rota silla

las sobras de un pan dulce les ha tocado en suerte.

El bebé se ha dormido, que nadie lo despierte.

A entregar estos bultos y de vuelta a la villa.

 

¡Felicidades, muchas felicidades!.

.