Aquí se resume buena parte de la historia de Nicaragua.

TRIUNFO DEL FSLN REFLEJA LA MAYOR CONCIENCIA DEL PUEBLO

Daniel Ortega Saavedra

danielortegasaavedra
En esta Plaza descansa el Cnel. Santos López, vínculo tangible, vivo del Ejercito Defensor de la Soberania Nacional de nuestro General Sandino, con el Frente Sandinista de Liberacion Nacional

TRIUNFO DEL FSLN REFLEJA LA MAYOR CONCIENCIA DEL PUEBLO

 

Por Daniel Ortega Saavedra*

 

Aquí, en esta Plaza y en este sitio, descansa el Coronel Santos López, que fue el vínculo tangible, el vínculo vivo del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de nuestro General Sandino, con el Frente Sandinista de Liberación Nacional. El Coronel Santos López era un muchacho de 13, 14 años cuando se incorporó al Ejército Defensor de la Soberanía Nacional. Las circunstancias históricas lo llevaron a empuñar el fusil, frente a los invasores yanquis; y formó parte de aquel heroico Coro de Ángeles, comandado por Miguel Ángel Ortez.

 

Sobrevivió a lo que fue el asesinato de nuestro General, aquí en Managua. Y precisamente aquí en Managua, logró escapar a la emboscada que le tendían los soldados del ejército impuesto por los yanquis, al servicio de los yanquis, y dirigido por Somoza, por el tirano; logró escapar herido a esa emboscada. Año 1934, sobrevivió y huyó a Honduras. Y luego, con el paso del tiempo, cuando se estaba sembrando la semilla del Frente Sandinista de Liberación Nacional, cuando Carlos, nuestro hermano, estaba forjando al Frente Sandinista con Tomás, ahí estaba también junto con otros combatientes heroicos, el Coronel Santos López.

 

Aquí se resume buena parte de la historia de Nicaragua. Y se explica el porqué de la fortaleza del Frente Sandinista de Liberación Nacional, que no es una formación partidaria, partidista, que surgió de un día para otro en nuestra patria, para competir por el gobierno, sino que es la mejor expresión de la firmeza, de la dignidad de nuestro pueblo, de los trabajadores, de los campesinos, de la juventud, en la defensa de la soberanía nacional, y en la lucha por liberar a nuestra patria de la opresión política, económica y social. Por ella luchó Sandino, por eso surgió el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional; y por ello, luego lucharía Carlos y surgiría el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

 

No es, por lo tanto, el Frente Sandinista una fuerza política electoral. Trasciende más allá es una fuerza que nació del pueblo, nació de su historia, para defender a la patria. La bandera rojinegra la ondeó Sandino; y la ondeó luego el Frente Sandinista con Carlos a la cabeza, para defender la bandera azul y blanca de la Patria. Y si hoy tenemos aquí, orgullosos ondeando la bandera azul y blanco de la Patria, es gracias a Sandino, es gracias al Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, es gracias a Carlos… ¡es gracias al Frente Sandinista de Liberación Nacional!

 

La victoria del 19 de julio no hizo más que abrir las puertas de la lucha que a lo largo de los siglos veníamos librando. Ya esa lucha desde una nueva posición. La lucha para seguir batiéndonos por la defensa de la soberanía. Entendiendo que la defensa de la soberanía pasa por la defensa de la democracia plena; y que la democracia plena pasa por erradicar la pobreza, erradicar el hambre, erradicar el analfabetismo, y que se establezca ese principio cristiano, socialista y solidario, que hoy enarbolamos con el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

 

Y, en este 36 Aniversario de la caída en combate de nuestro hermano Carlos, notamos la enorme diferencia que vive Nicaragua. Entonces, la juventud dando la batalla con las armas. Ahora, la juventud dando la batalla con la solidaridad, con el servicio, con el amor al pueblo; y librando batallas electorales, porque es inevitable librar batallas electorales en esta etapa de nuestra historia. Y lo más importante es que, cada día más nicaragüenses se incorporan a este proyecto, y esto ha quedado más que ratificado con el voto, con la participación de más de 2 millones de nicaragüenses en las pasadas elecciones del 4 de noviembre, lo que es una gran victoria, un gran triunfo para Nicaragua entera.

 

Más de 2 millones de nicaragüenses votando en una elección municipal. Y esto dice mucho de la conciencia que se ha venido forjando y se ha venido consolidando en el pueblo nicaragüense. Dice mucho del compromiso que todos/as tenemos con la estabilidad, con la seguridad, con la paz, de todas las familias nicaragüenses. Dice mucho del compromiso que todos/as tenemos de seguir combatiendo la extrema pobreza, la pobreza, el analfabetismo.

 

Dice mucho de las grandes batallas que hemos venido librando en esta nueva etapa de la Revolución, desde el año 2007 hasta la fecha, donde no se ha tratado simplemente de prepararnos para una batalla electoral, sino que en el día a día, el pueblo, y sobre todo la juventud, los/as campesinos/as, los/as trabajadores/as, los/as maestros/as, todos/as los/as nicaragüenses comprometidos/as en ese principio de servir al prójimo. Porque sirviendo al prójimo, le estamos sirviendo a la justicia. Sirviendo al prójimo, le estamos sirviendo a la paz. Sirviendo al prójimo, le estamos sirviendo a la democracia. Sirviendo al prójimo, le estamos sirviendo a Nicaragua, ¡le estamos sirviendo a Nicaragua!

 

Y eso es lo que más demanda el pueblo: vocación de servicio, de todos/as; ayudarnos mutuamente. Asumir que solamente con ese esfuerzo compartido, es que vamos a seguir avanzando para alcanzar el bienestar, mayor progreso, mayor felicidad, mayor alegría, para las familias nicaragüenses. Y eso lo ha ratificado el pueblo el pasado 4 de noviembre.

 

Ahora, el compromiso sigue siendo el mismo compromiso de Sandino. El mismo compromiso de Carlos. El mismo compromiso de Tomás. ¡La batalla es la misma! Pero la batalla ahora librándola con el espíritu, librándola con la conciencia, librándola con el corazón. Ya no son estos tiempos de librar la batalla con los fusiles. Ya no son tiempos de librar la batalla con los pertrechos militares. Estos son tiempos de librar la batalla, dándole la mano al hermano, dándole la mano al vecino, dándole la mano a la familia, dándole la mano a todos/as los/as nicaragüenses, ¡sin exclusión alguna!

 

Porque es cierto, y lo he señalado, que tenemos que atravesar estos procesos electorales, que provocan reyertas, provocan contradicciones, alimentan odios… ¡no es fácil, dividen familias! Antes, la guerra. La guerra en el plano militar, o sea, la política impuesta por el imperio llevada al plano militar, dividía familias y asesinaba al pueblo. Ahora los procesos electorales son momentos en la historia de nuestro pueblo, donde se recrudecen las contradicciones entre los/as nicaragüenses. Por lo tanto, eso significa que en ese momento unos/as andan por un lado, otros, por otro lado. Es decir, la familia nicaragüense –que debería de estar totalmente unida– se divide.

 

Y luego del proceso electoral, lo importante es que pongamos en práctica ese principio… Ese principio que Tomás lo dejó bien subrayado: ¡implacables en el combate, generosos en la victoria…! Y esta victoria del pasado 4 de noviembre es una victoria de todos/as los/as nicaragüenses. Y, las alcaldías que han quedado gobernadas por las diferentes fuerzas políticas, son alcaldías que están comprometidas con prestarles el servicio a todos/as los/as ciudadanos/as. Es decir, una cosa fue el momento preelectoral, y el momento postelectoral inmediato, que crea algunas tensiones y fricciones; y otra cosa es la labor cotidiana de las alcaldías, para cuando asuman los alcaldes en su momento, las alcaldesas en su momento, los concejos municipales en su momento, entonces tendremos ahí una mayor fortaleza. Una mayor fuerza de conducción para servirle al pueblo, sin diferencias políticas, sin diferencias ideológicas, ¡borrando las diferencias entre los/as nicaragüenses! Por eso luchó Sandino. Por eso luchó Carlos. Por eso lucha el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

 

Yo quiero reconocer en todos/as los/as nicaragüenses, y en todas las fuerzas políticas que participaron de estas elecciones, una actitud patriótica, porque no aceptaron los cantos de sirena que los llamaban a sabotear las elecciones, y a buscar la ruta de la violencia. El pueblo, el 4 de noviembre dio un rotundo ¡no…! A la ruta de la violencia; y dio un rotundo ¡sí…! A la ruta de la paz.

 

Ahora se trata de continuar unidos/as todos/as los/as nicaragüenses; asumir todos los programas de este gobierno, que está al servicio de todas las familias nicaragüenses. Y la juventud a asumir, como lo ha venido haciendo, y lo sigue haciendo, y lo continuará haciendo, su papel trascendental de convertirse en el corazón mismo de la batalla que estamos librando en esta etapa de la historia de Nicaragua. Sin la juventud, no sería posible alcanzar estas victorias. Sin la juventud no sería posible implementar todos estos programas que se están implementando en beneficio de las familias nicaragüenses.

 

Y Carlos es el ejemplo de la juventud comprometida; y Santos López es el ejemplo de la Juventud comprometida; y Tomás, igual. Y ustedes, nuevas generaciones, como dice esa hermosa canción a Carlos, compuesta por Carlos Mejía Godoy junto con Tomás, describiendo "las generaciones venideras". Esa es una canción que está viendo hacia el futuro, en momentos en que se está dando la batalla en condiciones desiguales, donde está cayendo Carlos abatido por las balas de la tiranía, impuesta por el imperio.

 

Pero en esa muerte había una resurrección… La resurrección de las ideas, la resurrección de los principios. Porque se puede matar físicamente a una persona, pero no se pueden matar sus ideas, no se pueden matar sus principios; y por eso es que siguen estando vivos ahora en ustedes, muchachos/as, los principios de Sandino, los principios de Carlos, los principios de nuestros Héroes y nuestros Mártires. Y eso le dice Nicaragua, que tiene asegurado un bienestar para todas las familias nicaragüenses. Que tiene asegurado un futuro mejor para todas las familias nicaragüenses.

 

 

Queridos/as hermanos/as nicaragüenses; queridas familias nicaragüenses:

 

En este 36 Aniversario de Carlos, no solamente cuánto ha cambiado Nicaragua… pero es que ¡cuánto ha cambiado el mundo, y cuánto ha cambiado América Latina y El Caribe! Entonces las batallas eran en condiciones totalmente desiguales, tanto localmente como internacionalmente. América Latina, con la excepción de la Cuba heroica, la Cuba de Fidel, la Cuba de Raúl; con la excepción de esa Cuba heroica, América Latina estaba sometida a los dictados del imperio, a las políticas del imperio, y se batallaba en esas condiciones a lo largo y ancho de Nuestramérica.

 

Hoy se ha hecho realidad, se está consolidando, se está avanzando en lo que es este Proceso soñado por Bolívar, impulsado por la Revolución Bolivariana, por nuestro hermano el Comandante Hugo Chávez, y articulado en el ALBA como la fuerza más avanzada de lo que es la expresión de solidaridad, complementariedad entre los pueblos. Y agigantada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que después de más de 200 años, después que lo clamara y lo luchara Bolívar por esa unidad latinoamericana y caribeña. Después que lo clamara Sandino desde las montañas, levantando la bandera de la unidad que plantara Bolívar, se vino a hacer realidad 200 años después, constituyéndose el año pasado en Caracas, Venezuela, el 2 de Diciembre, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, haciéndose realidad la unidad de nuestros pueblos.

 

Hay mucho camino por andar, el mundo demanda de paz, demanda de estabilidad… Y, claro que los pueblos en los países desarrollados también batallan por la paz, batallan por la estabilidad. Yo estoy convencido que esa inmensa mayoría de ciudadanos norteamericanos que estaban votando el día martes 6 en todos los estados de los Estados Unidos… Estoy seguro que esa inmensa multitud que votaba, tanto por el Partido Demócrata como por el Partido Republicano, estoy seguro que la inmensa mayoría de ese pueblo norteamericano está contra la guerra; está por la paz, está por la seguridad en el mundo. Que es una minoría la que está por seguir propiciando una política expansionista, una política guerrerista en el planeta.

 

Estoy seguro que si se hiciese en los Estados Unidos un referéndum preguntándole al pueblo norteamericano, si están de acuerdo con las aventuras bélicas de los Estados Unidos en el mundo. Estoy seguro que ese pueblo diría que no está de acuerdo, porque ese pueblo vota por la paz, vota por la estabilidad del mismo pueblo norteamericano, que depende también de la paz y la estabilidad en el planeta. Si no hay paz y estabilidad en el planeta, no hay paz y estabilidad en los Estados Unidos, porque Estados Unidos es parte del planeta.

 

Ese pueblo norteamericano, buena parte de ellos, un número cada día mayor de inmigrantes latinoamericanos, están ahí votando por sus derechos como inmigrantes. Y votan también por la paz. Y quieren paz en sus países hacia donde están enviando remesas, mes a mes, para contribuir con sus familias. Los inmigrantes que están en los Estados Unidos quieren estabilidad, quieren seguridad para sus familias allá en los Estados Unidos; y quieren seguridad, tranquilidad y paz para sus familias también aquí en Nicaragua.

 

Ningún nicaragüense de los que están allá en los Estados Unidos, trabajando, unos legalmente, otros escondidos como ilegales, ninguno quiere inestabilidad en Nicaragua. Lo que quieren es estabilidad para seguir contribuyendo con su familia, para que su familia poco a poco, junto con los programas que está desarrollando el gobierno, puedan ir mejorando sus condiciones de vida, puedan ir mejorando las condiciones de vida de los/as muchachos/as, de los/as hijos/as; y puedan ir mejorando las condiciones de vida de todos/as los/as nicaragüenses.

 

Estoy seguro, por lo tanto, que esa votación del día martes dice mucho acerca de la paz, dice mucho acerca de lo que es rechazar las políticas discriminatorias que promueven las fuerzas más retrógradas en los Estados Unidos; las fuerzas más conservadoras, las fuerzas más reaccionarias, fuerzas racistas; kukuxklanes que todavía están organizados y asesinan a ciudadanos negros, simplemente por el color de su piel. Y nosotros por eso hemos saludado a este pueblo norteamericano que salió a votar en los Estados Unidos, el día 6 de noviembre; y estamos seguros que es un pueblo que desea la paz, y con ellos compartimos ese deseo y ese principio de construir la paz.

 

Ojalá los gobernantes norteamericanos, el Presidente Obama, se hagan eco de ese mensaje. Porque el pueblo norteamericano podría haber votado por la otra opción, una opción abiertamente confrontativa. Pero no. Una opción que anunciaba nuevas guerras en el mundo. Una opción que anunciaba sanciones contra naciones y países que no comulgan con la política del imperio. Una opción que anunciaba nuevos bombardeos a miles de kilómetros de los Estados Unidos, sobre naciones que luchan por su desarrollo económico-social, con soberanía. Esa era la otra opción, y lo decían con toda claridad. Una opción racista. Una opción que era discriminatoria, que discriminaba a los inmigrantes latinoamericanos, ya no digamos también a la población negra afrodescendiente de los Estados Unidos.

 

Ahí estaba esa otra opción, y el pueblo dijo: ¡no! Y votó por la opción de la paz, por la opción de los derechos civiles de todos los norteamericanos. Por eso es que nosotros hemos saludado esa victoria, que es una victoria del pueblo norteamericano, es una victoria por la paz, una victoria por la estabilidad, que tanto demanda el mundo, que tanto demanda la humanidad.

 

Estos meses de octubre, meses de victorias… Meses en que se reivindican a plenitud, batallas heroicas, como la que libró en el mes de octubre, entregando su vida el Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara. Y se reivindican con todo esto que está aconteciendo en América Latina y El Caribe. Y se reivindican con lo que es la fortaleza de los pueblos, la fortaleza del ALBA, con el hermano Evo Morales, de Bolivia; con el hermano Rafael Correa, de Ecuador, que va a una nueva batalla electoral ya el Presidente Rafael Correa; va a una nueva batalla electoral, allá en Ecuador. Y están denunciando los planes de las fuerzas más tenebrosas del imperio, para tratar de impedir una victoria popular, o una nueva victoria popular en Ecuador. Hasta Ecuador, hasta el Presidente Rafael Correa, la Solidaridad del Pueblo nicaragüense, y en particular de la Juventud nicaragüense.

 

Y fue en octubre esa gran victoria, una victoria que yo decía, la victoria más trascendental. Una victoria determinante para el rumbo del proceso de liberación que llevan los pueblos de América Latina y el Caribe… ¡la victoria de la Revolución Bolivariana, el 7 de Octubre, con el Comandante Presidente Hugo Chávez a la cabeza! Una victoria determinante, y que fue un balde de agua fría para todos aquellos de mal corazón, o un corazón malo, que estaban deseando que se derrumbara ese proceso. Pero el pueblo a final de cuentas es el que decide, y el pueblo decidió darle continuidad a ese proceso, ¡con una victoria aplastante!

 

Y casi a un mes de distancia, del 7 de octubre al 4 de noviembre, en estas elecciones en los 153 municipios de nuestro país, otra gran victoria, donde, a pesar de todos los esfuerzos que hicieron los agentes de los imperios, porque ahí conspiran los imperios… ¡claro que conspiran los imperios! Y conspiran abiertamente, y tranquilamente dicen que ellos buscan la unidad de la oposición, y siempre han trabajado por esa unidad de la oposición. ¿De la oposición a qué? De la oposición a las transformaciones profundas que se han producido en Nicaragua a partir del 19 de Julio de 1979.

 

Porque esa oposición está ahí, no ha desaparecido; pero es una oposición que más que tener una fuerza local, lo que tiene es una fuerza externa. Los representantes de los imperios tratando de fortalecer esa oposición, para buscar cómo derrotar la opción revolucionaria. Pero es que, el pueblo no se puede equivocar después de 6 años… 6 años vamos a cumplir en enero de Gobierno Sandinista, en esta segunda etapa de la Revolución.

 

El pueblo, o una parte del pueblo tenía sus preocupaciones; una parte del pueblo tenía sus inquietudes cuando llegamos al gobierno en el 2007, y llegamos con el 38% de los votos. Y habían inquietudes, temores, porque tanto se habían repetido las mentiras de que si el Frente Sandinista ganaba las elecciones, volvía la guerra, venían las confiscaciones; no se iba a permitir la entrada de remesas; que venía el bloqueo… Que mucha gente lo temía. Y aún cuando reconocían la disposición del Frente de servirle al pueblo, pesaban más esos temores, alimentados por esas mentiras. Pero luego el pueblo fue descubriendo que todo aquello era una enorme mentira, no eran más que mentiras repetidas y repetidas para desmoralizar al pueblo, para desinformar al pueblo; y llevar al pueblo a votar por los intereses de quienes no tienen ningún sentimiento de respeto, mucho menos de amor para el pueblo nicaragüense.

 

Claro, nuestro trabajo, ese trabajo de pueblo, todos/as los/as ciudadanos/as incorporados/as en todo este trabajo a lo largo de cinco años, fue lo que nos permitió alcanzar esa gran victoria en el mes de noviembre del año pasado. Ya cumplimos un año de esa gran victoria. Y, por eso es que el resultado electoral fue un resultado electoral sin precedentes. Casi 63% de nicaragüenses votaron por el Gobierno Cristiano, Socialista y Solidario.

 

Ya no podían engañar al pueblo. ¿Cómo lo iban a engañar? Ya no podían engañarlo. Si el pueblo, como decía Santo Tomás: "Hasta no tocar, no creer" entonces había tocado el pueblo durante 5 años, y al tocar el pueblo había creído. Y porque el pueblo ha creído, alcanzamos también esta otra gran victoria; el pueblo es el que alcanza esta victoria a final de cuentas, porque nosotros nos debemos al pueblo, y el pueblo alcanzó esta otra gran victoria, el pasado 4 de noviembre.

 

¡Otra victoria histórica! Y que no nos sorprende, ya todo mundo lo había anunciado. Era una victoria anunciada, y por eso es que se trataron de sabotear estas elecciones, intentaron boicotear estas elecciones. Intentaron evitar que el pueblo fuese a depositar su voto a estas elecciones municipales; pero pudo más el amor del pueblo a la paz, y a las transformaciones que está viviendo Nicaragua en beneficio de los pobres, que el discurso y los mensajes de los que querían, y quieren matar esas esperanzas en el pueblo nicaragüense.

 

Hoy, queridos/as hermanos/as nicaragüenses, queridas familias nicaragüenses, nuestro compromiso es de multiplicar el trabajo; y multiplicar el trabajo significa multiplicar el servicio. Porque el pueblo no puede ser defraudado. El pueblo ha votado por el pueblo, y por lo tanto, el pueblo no puede ser defraudado. Y hoy más que nunca, con estas dos grandes victorias, la de noviembre del 2011 y la del pasado 4 de noviembre de este año 2012, con la fortaleza de esas dos grandes victorias, que viene a consolidar este proceso cristiano, socialista y solidario ¡vamos nicaragüenses, todos/as; vamos juventud, todos/as; vamos mujeres, todas, a sacar adelante a nuestra patria!

 

 

¡Que viva Carlos Fonseca…!

 

¡Sandino vive, la lucha sigue…!

 

¡Patria Libre o Morir…!

 

 

 

Managua.  Radio La Primerísima.

 

Fuente:  Revista Libre Pensamiento

 

 

*Presidente de la República. Homenaje al Comandante en Jefe de la Revolución Popular Sandinista Carlos Fonseca, en el 36 Aniversario de su paso a la inmortalidad. 8 de Noviembre del 2012.