"Los guerilleros simplemente somos patriotas hartos de ver a nuestro pueblo sumido en el hambre y la miseria y a la Nación pisoteada y humillada"

ENVAR EL KADRI Y DOCUMENTO DE LAS FAP DE MARZO DEL´69

Por Jose Luis Ponsico

Envar El Kadri fué uno de los fundadores de la primera Juventud Peronista, albores de los ´60 y más tarde de las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) Reivindicaba a la guerrilla» como «la antigua forma de combate de los pueblos oprimidos para enfrentar a los opresores», y reivindicaba al caudillo Martín Miguel de Güemes «enfrentando a la dominación española»

ENVAR EL KADRI Y DOCUMENTO

DE LAS FAP DE MARZO DEL´69

Por José Luis Ponsico

 Télam

22 de agosto 2012

En marzo del´69 la «izquierda peronista» alcanzaba la dimensión poco imaginable durante la gran frustración del general Juan José Valle y la oficialidad que lo acompañó cuando los fusilamientos del´56.

 El militar peronista, no obstante su valentía, no pudo alcanzar el objetivo con el levantamiento en tiempos de la dictadura de la llamada «Revolución Libertadora».

Esther El KAdre, madre de Cacho y Cristina Fernández de Kirchner presidenta de la Nación

 En agosto del 2012  y con la presencia de la entonces jefa de Estado, Cristina Fernández de Kirchner, en el Centro Islámico de la Capital Federal, se honró al extinto dirigente revolucionario Envar («Cacho») El Kadri. 

Reinvindicado como uno de los fundadores de la primera Juventud Peronista, albores de los ´60 y más tarde de las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP)

 El régimen de Juan Carlos Onganía, duro general del Ejército -líder de los «azules» en la interna con los «colorados», en 1963- empezaba a ceder a fines del´68 con los distintos movimientos revolucionarios imperantes en la juventud obrera y universitaria.

 Izquierda subyacente y peronismo activo.

 Daría lugar al «Cordobazo», en mayo del´69.

El Kadri junto a otros jóvenes y destacados dirigentes de la época ya había entrevistado al general Juan Domingo Perón en Madrid.

 Desde los´60 la Resistencia Peronista era protagonista de las respuestas populares ante gobiernos militares o civiles cooptados por el Ejército (Arturo Frondizi, 1958/62, Humberto Illía 1963/66)

 Centenares de presos políticos padecían torturas en cárceles de distintos puntos del país.

Los medios periodísticos ignoraban los padecimientos de decenas de militantes con secuelas de tormentos. 

Imposible imaginar que los diarios influyentes -luego en Papel Prensa- dieran cuenta del tipo de persecuciones a militantes populares.

 Por entonces, El Kadri denunciaba los casos de Jorge Eduardo Rulli (pérdida de riñón y grave afección en un ojo); virtual estado de coma por paro cardíaco de Carlos Caride; conmoción cerebral de Alberto Bum y torturas a Aída Rosa Filippini.

 Otros jóvenes militantes, el flamante abogado Miguel Zavala Rodríguez -asesinado por la dictadura en el´76- llevaban consignas revolucionarias firmando documentos políticos y explicando «el sentido de la guerrilla» como «la antigua forma de combate de los pueblos oprimidos para enfrentar a los opresores», al tiempo que se reivindicaba al caudillo Martín Miguel de Güemes «enfrentando a la dominación española», decía el que se dió a conocer.

 El documento de La Plata (marzo ´69) rescatado por el historiador, ensayista y compilador peronista Roberto Baschetti en su trabajo «Documentos de la Resistencia Peronista, 1955/1970», colección Campana de Palo, refleja el «compromiso heróico de los jóvenes militantes», dice el autor en su obra.

 «Los guerrilleros -decía el documento de las FAP- no somos aventureros alienados, simplemente somos patriotas hartos de ver a nuestro pueblo sumido en el hambre y la miseria y a la Nación pisoteada y humillada», con la firma de Envar El Kadri, Amanda Peralta -una de las primeras guerrilleras célebres en tiempos del «Che» Ernesto Guevara- Samuel Slutzky, Ernesto Petenatti, Hernán Laredo y Arturo Ferré Gadea.

Entre otros.

 El Kadri falleció el 19 de julio de 1998,  a los 57 años de edad.

 Se había exiliado en 1975 y con la vuelta a la vida democrática se unió en una propuesta cultural, nacional y popular al cineasta Fernando Pino Solanas.

 Juntos compartieron la experiencia de «Sur» y «El exilio de Gardel».