EL FMI NO PREVÉ UNA RECUPERACIÓN DE LA ECONOMÍA BRASILEÑA

Norberto Colominas

bandera-de-brasil
En 2013 el (PBI) de Brasil podria experimentar un crecimiento de solo el 2.5%, levemente superior al 2% previsto para este año, producto de un contexto internacional desfavorable

EL FMI NO PREVÉ UNA RECUPERACIÓN DE LA ECONOMÍA BRASILEÑA

 

Por Norberto Colominas

 

En 2013 el Producto Bruto Interno (PBI) de Brasil podría experimentar un crecimiento de sólo el 2.5 por ciento, levemente superior al 2 por ciento previsto para este año, producto de un contexto internacional desfavorable como de las "vulnerabilidades domésticas" comunes a todos los países emergentes, según un informe del Fondo Monetario Internacional que forma parte del Panorama Económico Mundial, divulgado hoy en Washington.

 

Según el organismo, "el impulso del crecimiento se desaceleró en varias economías emergentes, especialmente en Brasil, China e India". Dicha situación "refleja en parte un panorama externo menos favorable y la desaceleración de la demanda doméstica, que también se agudizó como consecuencia de una política monetaria restrictiva en el último año".

 

El Fondo estima que recién en 2014 la economía de Brasil podría recuperarse y alcanzar un crecimiento del 4,6 por ciento, en un nuevo impulso de desarrollo que sería común a la mayoría de los países emergentes.

 

No obstante, los economistas del organismo advierten que estos resultados solamente podrán ser alcanzados si se aplican políticas más firmes en los principales países desarrollados –especialmente en Estados Unidos y Europa– para reducir la inestabilidad económica global.

 

En cuanto a la eurozona, el FMI reiteró que es necesaria la creación de una entidad única de fiscalización de los bancos de la región, así como de mecanismos adecuados "para superar la falsa dicotomía entre deudas bancarias y soberanas", permitiendo así que el fondo europeo de rescate pueda prestar dinero directamente a los bancos en dificultades, y no sólo a los gobiernos.

 

La gran preocupación del FMI respecto de los Estados Unidos es el llamado "abismo fiscal", una serie de recortes significativos del gasto público y el fin de las exenciones fiscales, que podría ser adoptada a partir de enero de 2013 si el Congreso norteamericano no llega a un acuerdo para aplicarlos gradualmente.

 

No obstante, el organismo internacional cree que, a pesar del enfrentamiento entre demócratas y republicanos en medio de la campaña electoral, finalmente el Capitolio postergará la entrada en vigencia de estas medidas para no frenar la economía.