EL GOLPE CÍVICO-MILITAR DE LA DICTADURA DEL PROCESO

Causa Popular

Es imperioso que marchen  en la misma senda la mejor tradición del peronismo, el movimiento obrero, la juventud, las nuevas agrupaciones políticas y los movimientos sociales

EL GOLPE CÍVICO-MILITAR DE LA DICTADURA DEL PROCESO

Causa Popular

22 demarzo de 2012

Buenos Aires -Con la muerte del General Perón y la falta de energía delos dirigentes políticos que se declaraban sus herederos comenzó a tramarse enlos centros imperialistas de poder el golpe cívico-militar del 24 de marzo de1976.

 

Con la instauración de la más sangrienta dictadura de la  que setenga memoria se arrasaron los derechos ciudadanos, se reemplazó la Justiciapor la desaparición de personas, se arrojó la Constitución por la ventana y,Martínez de Hoz  mediante, se abrió la puerta al saqueo de nuestra Patria.

 

Cumpliendo con las directivas fijadas en los EE.UU, las cúpulasliberal-oligárquicas locales de las Fuerzas Armadas terminaron  con los escasos focos de guerrilla urbana –que habían servido de pretexto para elgolpe- aplicando métodos de represión brutal, realizada con la bárbarametodología aprendida en los manuales de instrucción de los invasores deVietnam y Argelia.

Dejaron la tierra arrasada para destruir la estructura industrial ysocial creada por el peronismo, abriendo la importación irrestricta de mercancías,enfeudándonos al capital financiero internacional y suprimiendo las conquistasobreras. Esos objetivos se cumplieron.

Una cuidadosa campaña orquestada por la prensa cómplice, sobre todo“Clarín” y “La Nación” -que se habían apropiado de Papel Prensa en unasiniestra operación comercial articulada con la cúpula cívico-militar golpista-convirtió a las Fuerzas Armadas en responsables exclusivas de aquel régimen.

Es cierto que a éstas últimas les correspondió la tarea sucia. Pero esosabusos no hubieran sido posibles sin la complicidad de sectores empresariales,que no sólo delataban a delegados sindicales, sino que creían beneficiarseeconómicamente con el advenimiento de la dictadura.

Tampco sin la participación de la cínica partidocracia semicolonial quealentó y respaldó el golpe de 1976, hecho corroborado por el propio Videla a larevista española Cambio 16 el 16 de febrero pasado.

Dijo el dictador:  “El máximo líder del radicalismo, RicardoBalbín, que era un hombre de bien, 42 días antes del pronunciamiento militardel 24 de marzo, se me acercó a mí para preguntarme si estábamos dispuestos adar el golpe, ya que consideraba que la situación no daba para más y el momentoera de un deterioro total en todos los ámbitos de la vida. “¿Van a dar el golpeo no?”, me preguntaba Balbín, lo cual para un jefe del ejército resultaba todauna invitación a llevar a cabo la acción que suponía un quiebre en el ordeninstitucional. Se trataba de una reunión privada y donde se podía dar tallicencia; una vez utilice este argumento en un juicio y me valió la duracrítica de algunos por haber incluido a Balbín como golpista. Los radicalesapoyaron el golpe, estaban con nosotros, como casi todo el país”.

En la “democracia” light que continúo, luego de que el poder imperialcreyese conveniente deshacerse del lastre militar -después de la derrota deMalvinas-, se siguieron las líneas maestras de las políticas económicas decorte ortodoxo y monetarista, profundizadas hasta el hueso en la décadaneoliberal de los `90. Martínez de Hoz (indultado por Menem) y la oligarquíaagraria y financiera -la vieja “pandilla del barranco”- fueron, en definitiva,los únicos triunfadores en una Argentina devastada.

Aquel rumbo neoliberal que comenzó a transitarse el 24 de marzo de 1976encontró su fin en la pueblada de diciembre de 2001, encauzada en el triunfoelectoral de Néstor Kirchner.

24 de marzo de 2012

Los mismas clases e intereses económicos, los monopolios de lacomunicación y partidos políticos que apoyaron el golpe genocida, los que seautoproclaman defensores de la institucionalidad y de la Constitución impulsandesde los consejos de redacción una tenaz campaña contra el vicepresidenteAmado Boudou con el propósito de desprestigiar al gobierno de la PresidentaCristina Fernández.

Los enemigos de la Patria, ocultos detrás de una prensa autodenominada“independiente” quieren desalojar del poder al gobierno que osó, además de llevaral banquillo de los acusados a los represores y torturadores, desandar elcamino de la entrega y la subordinación económica a los interesesimperialistas.

No le perdonan al gobierno su decisivo viraje hacia el nacionalismoeconómico e industrial y la marcha inexorable dirigida a la recuperación deYPF, las paritarias y la redistribución de ingresos con la AUH, la políticadirigida a la recuperación de la soberanía sobre las islas Malvinas y laintegración del Mercosur y la Unión Sudamericana.

Hay que unir férreamente a los sectores que, desde las columnas de“Clarín” y “La Nación”, se procura dividir y enfrentar.

Para profundizar este modelo es imperioso que marchen  en la mismasenda la mejor tradición del peronismo, el movimiento obrero, la juventud, lasnuevas agrupaciones políticas y los movimientos sociales,  porque de ellodepende, en buena medida, la posibilidad de rehacer de pies a cabeza estasociedad argentina en ala que, pese a los avances logrados, aún existenbolsones de injusticia, dependencia y humillación.

El enemigo sigue siendo el mismo que al comienzo de nuestra historiainconclusa.

 

Esa es la verdad que ocultan las palabras y falsas o estérilesantinomias.

 

Esa es la clave para entender y encarar esta nueva etapa deprofundización de la revolución nacional y continental en marcha.

 

CP/

 

MESANACIONAL de la CORRIENTE CAUSA POPULAR

Luis Gargiulo (Necochea),Eduardo González (Córdoba), Julio Fernández Baraibar (Cap. Fed.), EduardoFossati (Cap. Fed.), Laura Rubio (Cap. Fed.), Juan Osorio (GBA), Cacho Lezcano(GBA), Marta Gorsky (Gral. Roca), Ismael Daona (Tucumán), Alberto Silvestri(Esquina), Magdalena García Hernando (Cap. Fed.), Marcelo Faure (La Paz ER),Tuti Pereira (Santiago del Estero), Ricardo Franchini (Córdoba), Liliana Chourrout(GBA), Oscar Alvarado (Azul); Ricardo Vallejos (Cap. Fed.), Alfredo Cafferata(Mendoza), Juan Luis Gardes (Cipoletti), Omar Staltari (Bahía Blanca), GabrielClaverí (Cnel. Dorrego), Rodolfo Pioli (Jujuy) y Horacio Cesarini (GBA). AteneoArturo Jauretche – Jujuy

 

CorrienteCausa Popular – Mesa Nacional


En la senda de Manuel Ugarte,Arturo Jauretche, Jorge Abelardo Ramos y Juan Domingo Perón


E mail:

info@ctecausapopular.com.ar