Eramos cinco hermanos, tres de los cuales, incluyendo a Juan Domingo, fuimos militantes políticos peronistas comprometidos. 

OTRA PERLA DE MI GENERACION

Por Santiago Coco Plaza (FOTO)

Se fue Perla Alvarez Barbolla, compañera peronista, la que fue la compañera del Bocha Plaza de La Plata, mi hermano, asesinado por la Dictadura del Proceso.

OTRA PERLA DE MI GENERACION

 

Por Santiago Coco Plaza

NAC&POP

25/07/2011

 Se fue Perla Alvarez Barbolla, compañera peronista, la que fue la compañera del Bocha Plaza de La Plata, mi hermano, asesinado por la Dictadura del Proceso.

 A pesar que Bocha no aparecía y habían pasado algunos años, mi vieja le decía «Reconstruí tu vida Perla».

 Pasaron casi 35 años, mamá partíó; y Perla, sin haber hecho más una pareja, seguía monotemática …

 Si la veías te hablaba de Bocha.

 Juan Domingo “El Bocha” nació el 24 de junio de 1946 en la Provincia de Buenos Aires.

 Eramos cinco hermanos, tres de los cuales, incluyendo a Juan Domingo, fuimos militantes políticos peronistas comprometidos. 

Juan Domingo y sus demás hermanos estábamos siendo vigilados por la policía, y yo aparecía en una de las «listas negras», por lo que decidí irme del país.

 Mientras tanto Juan Domingo trató de esconderse.

 El 16 de septiembre a las 10 y 30 se apersonó en la Curia Arzobispal, en calle 14 entre 53 y 54, con la intención de ver a nuestro tío, Monseñor Plaza, obispo de La Plata, para facilitar su viaje a España, para el cual tenía pasaje y toda la parte burocrática.

 Se lo vió ingresando a la Curia aproximadamente a las 10.

 Posteriormente fue visto siendo secuestrado en 7 y 34 (la cafetería «Don Vicente») de La Plata personas de civil diciendo pertenecer a las fuerzas de seguridad y manejando un auto Fiat 125 color celeste.

 Lo levantaron por la fuerza y armado junto con el señor Mardoño Rafael Díaz Martínez, un hombre mayor de 57 años, quien fue liberado a los quince días.

 Fueron llevados a un lugar que no se conoce, donde Juan Domingo fue torturado y luego, en el bosque, sujetos a un simulacro de fusilamiento.

 No se sabe si murió en ese fusilamiento, hay testimonios de que pudiera haber sido llevado a la ESMA, y/o enterrado en el cementerio de La Plata como N.N. 

Con el Bocha éramos los sobrinos del Arzobispo de La Plata, Antonio José Plaza.

 Cuando nuestro hermano, Jesús María, le pidió información al Arzobispo Plaza sobre Juan Domingo, éste lo amenazó que le podía pasar lo mismo que a nuestro hermano.

 De cualquier manera, mientras le decía a la madre de Juan Domingo que rezara, que su hijo estaba vivo, Monseñor Plaza le decía a Jesús María, “Tito” que lo habían matado los montoneros. 

Perla, su mujer, somatizó un bruto cáncer al que peleó en los últimos años.

 Tal como mi vieja lo había hecho… y después de tanto tironearla, el Bocha se la llevó.

 Ayer.

 Así es … generación del 70′.

 SCP/

 N&P: El Correo-e del autor es Santiago Plaza plaza.santiago1@gmail.com