ZELAYA VOLVIO A HONDURAS, LA PATRIA

The New York Times

zelayamanuel-2-1.jpg
Los países latinoamericanos como Venezuela, Argentina, Brasil, Nicaragua y Ecuador exigieron que a Zelaya se le permita regresar a su casa sin hacer frente a cargos criminales

ZELAYA VOLVIO A HONDURAS, LA PATRIA

 

The New York Times

Mayo 29, 2011

Síntesis: Informa sobre el regreso de Zelaya a Honduras afirmando que Zelaya puso fin a su largo exilio y regresó a Honduras el sábado en virtud de un acuerdo negociado por Colombia y Venezuela, allanando el camino para el regreso del pobre país centroamericano a la Organización de Estados Americanos y a su reinserción en la comunidad mundial.

 

Destaca el papel de Argentina al señalar que mientras que algunos gobiernos empezaron a reconocer a Honduras después que Lobo llegó al poder, los países latinoamericanos como Venezuela, Argentina, Brasil, Nicaragua y Ecuador exigieron que a Zelaya se le permita regresar a su casa sin hacer frente a cargos criminales antes de terminar el con la condición de paria de Honduras.

Link:

https://www.washingtonpost.com/world/honduras-zelaya-coup-was-international-conspiracy-and-plotters-wanted-him-dead/2011/05/29/AGqL3OEH_story.html

HONDURAS’ ZELAYA: COUP WAS INTERNATIONAL CONSPIRACY AND PLOTTERS WANTED HIM DEAD

By Associated Press

May 29

TEGUCIGALPA, Honduras — Former Honduran President Manuel Zelaya said Sunday the coup that toppled him two years ago was an international conspiracy and that some of those plotting his ouster wanted to kill him.

Zelaya ended his long exile and returned to Honduras on Saturday under a deal brokered by Colombia and Venezuela, paving the way for the poor Central American country’s return to the Organization of American States and reintegration into the world community.

Honduras’ ousted President Manuel Zelaya gestures during a press conference in Tegucigalpa, Honduras, Sunday, May 29, 2011. Zelaya returned from exile Saturday, ending a nearly two-year political crisis that started when the country’s military deposed him in an internationally condemned coup.

The former president said in a news conference at his home that the June 2009 military-backed coup that saw him whisked out of Honduras by soldiers should be investigated.

“The coup d’etat is an international conspiracy, a conspiracy that has actors in different sectors of society and should be investigated,” Zelaya said without naming countries.

Zelaya has previously accused Washington of supporting the interim government of Roberto Micheletti, which replaced him after his ouster. President Barack Obama and other U.S. officials publicly criticized the coup.

During the news conference, Zelaya said Gen. Romeo Vasquez, the former head of the Armed Forces, told him that the backers of the coup wanted him killed.

“He told me: some day you are going to understand what happened, I can’t tell you, but the people who planned it contemplated your liquidation during the assault on your house and the armed forces totally opposed your assassination,” said Zelaya, adding that he has conversed with Vasquez several times since the coup.

He said he was told that the coup-plotters were angered by the negative from the armed forces and threatened to hire paramilitaries to kill him.

“The question is who are they? General Romeo Vasquez should be asked this … who wanted to stain our country with blood that day?” Zelaya said.

A truth commission formed in May 2010 and led by former Guatemalan Vice President Eduardo Stein is scheduled to give a report on June 16 on what happened before, during and after the coup. But Zelaya said he doubted that the commission would clarify everything because its members include coup sympathizers.

Zelaya was thrown out of office — and the country — 23 months ago by soldiers for ignoring a Supreme Court order to cancel a referendum asking Hondurans if they wanted an assembly to retool the constitution. The opposition had called it a bid by Zelaya stay in power by allowing presidential re-election, while his supporters said the assembly was to reform Honduras’ economic and political structures.

The coup drew condemnation from around the world as a reminder of Latin America’s antidemocratic past of dictatorships and military coups. Honduras’ post-coup interim government resisted international pressure to restore Zelaya — who took up exile in the Dominican Republic — and in late 2009 current President Porfirio Lobo was elected in a previously scheduled vote.

While some governments began recognizing Honduras after Lobo took office, Latin American countries such as Venezuela, Argentina, Brazil, Nicaragua and Ecuador demanded that Zelaya be allowed to return home without facing criminal charges before ending Honduras’ pariah status.

Honduran courts dropped the corruption charges and arrest warrants pending against Zelaya, and Colombian President Juan Manuel Santos and Venezuelan President Hugo Chavez brokered a deal Zelaya’s safe return home.

The OAS is expected to discuss Honduras in Washington in the coming days and at the organization’s general assembly in El Salvador June 5-7.


EL GOLPE DE ESTADO FUE UNA CONSPIRACIÓN INTERNACIONAL Y LOS CONSPIRADORES LO QUERÍAN MUERTO

 

Por Associated Press,

29 de mayo

 

Tegucigalpa, Honduras – El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya, dijo el domingo que el golpe de Estado que lo derrocó hace dos años fue una conspiración internacional y que algunos de los que planearon su destitución querían matarlo.

 

Zelaya puso fin a su largo exilio y regresó a Honduras el sábado en virtud de un acuerdo negociado por Colombia y Venezuela, allanando el camino para el regreso del pobre país centroamericano a la Organización de Estados Americanos y a su reinserción en la comunidad mundial.

 

El derrocado presidente de Honduras Manuel Zelaya gesticula durante una conferencia de prensa en Tegucigalpa, en Honduras, Domingo, 29 de mayo 2011.

 

Zelaya regresó del exilio el sábado, poniendo fin a una crisis política de casi dos años que comenzó cuando los militares del país lo depusieron en un golpe de Estado que mereció la condena internacional.

 

El ex presidente dijo en una conferencia de prensa en su casa que el golpe de estado apoyado por los militares de junio del 2009 llevado a cabo por soldados de Honduras, debe ser investigado.

 

"El golpe de Estado es una conspiración internacional, una conspiración que tiene protagonistas en diversos sectores de la sociedad y debe ser investigada", dijo Zelaya, sin nombrar países.

 

Zelaya ya ha acusado a Washington de apoyar al gobierno interino de Roberto Micheletti, que lo reemplazó después de su derrocamiento. El presidente Barack Obama y otros funcionarios de EE.UU. criticaron públicamente el golpe de Estado.

 

Durante la conferencia de prensa, Zelaya dijo que el general Romeo Vásquez, el ex jefe de las Fuerzas Armadas, le dijo que los partidarios del golpe de Estado lo querían muerto.

 

"Él me dijo: algún día va a entender lo que pasó, no puedo decírselo, pero la gente que lo planeó contemplaba liquidarlo durante el asalto a su casa y las fuerzas armadas se opusieron totalmente a su asesinato", dijo Zelaya, y agregó que ha conversado varias veces con Vásquez desde el golpe.

 

Afirmó que le dijeron que los golpistas estaban furiosos por la negativa de las fuerzas armadas y amenazaron con contratar a paramilitares para matarlo.

 

"La pregunta es ¿quiénes son? Hay que preguntarle al General Romeo Vásquez … quiénes querían manchar nuestro país con sangre ese día? ", dijo Zelaya.

 

Una comisión de la verdad se formó en mayo de 2010 dirigida por el ex vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein, tiene programado dar un informe el 16 de junio en lo que pasó antes, durante y después del golpe.

 

Pero Zelaya dijo que dudaba que la comisión aclarase todo, porque entre sus miembros hay simpatizantes del golpe de Estado.

 

Zelaya fue expulsado del gobierno – y del país – hace 23 meses por los soldados por ignorar una orden del Tribunal Supremo de anular un referéndum pidiendo a los hondureños si querían una asamblea para rediseñar la Constitución.

 

La oposición había pedido que Zelaya permaneciera en el poder para permitir la reelección presidencial, mientras que sus partidarios dijeron que la asamblea se disponía a reformar la estructura económica y política de Honduras.

 

El golpe provocó la condena de todo el mundo como un recordatorio del pasado antidemocrático de América Latina de dictaduras y golpes militares.

 

El Gobierno de Honduras tras el golpe provisional resistió la presión internacional para restituir a Zelaya – que asumió el exilio en la República Dominicana – a finales de 2009 y el actual presidente Porfirio Lobo fue elegido en una votación programada con anterioridad.

 

Mientras que algunos gobiernos empezaron a reconocer a Honduras después que Lobo llegó al poder, los países latinoamericanos como Venezuela, Argentina, Brasil, Nicaragua y Ecuador exigieron que a Zelaya se le permita regresar a su casa sin hacer frente a cargos criminales antes de terminar el con la condición de paria de Honduras.

 

Los tribunales de Honduras retiraron los cargos de corrupción y órdenes de aprehensión pendientes en contra de Zelaya, y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el presidente venezolano, Hugo Chávez, negociaron un acuerdo para el viaje de regreso de Zelaya.

 

Se espera que la OEA discuta sobre Honduras en Washington en los próximos días y en la asamblea general de la organización en El Salvador del 5 al 7 de junio.

 

Fuente: Agencia Associated Press