EL HUNDIMIENTO DE LA FRAGATA COVENTRY

Nestor Gorojovsky

Los pueblos imperialistas son, esencialmente, cobardes, porque carecen de nervio moral cuando se les logra demostrar que las guerras coloniales les pueden resultar muy caras.

Hoy, 25 de mayo, se cumplen varios aniversarios.

EL HUNDIMIENTO DE LA FRAGATA COVENTRY

 

Por Néstor Gorojovsky

 

Hoy, 25 de mayo, se cumplen varios aniversarios.Entre otros, el del hundimiento de la fragata Coventry por los pilotos argentinos en las batallas del Atlántico Sur en 1982.

 

El Pepe Muñoz Azpiri, siempre alerta en estos temas, nos pasó esta dirección web:

 https://www.facebook.com/video/video.php?v=1864905216832&oid=179310592082805&comments

 

 

Allí puede verse un documental inglés sobre el hundimiento.

 

La verdad de la milanesa es que es un excelente ejemplo de lo que hubiera debido hacer la Argentina.

 

Explico porqué.

 

La película muestra entre otras cosas

 

(a) la soberbia de un marino inglés, que se pensaba que un «ataque

argie» era una tontería y terminó en una situación en la que (sic)

«Nunca estuve tan asustado en toda mi vida»,

 

(b) el odio desconcertado que produjeron nuestros pilotos en la tripulación blanco del ataque («Esos cerdos»), y por lo tanto la desesperación en las órdenes recibidas, como la del pobre señalero al que le dijeron que encegueciera a los pilotos argentinos, y

 

(c) también hay que decirlo, la falta de inteligencia estratégica de un alto mando gorila argentino que solo disponía de bombas preparadas para blindajes pesados y no para los blindajes livianos de las fragatas piratas británicas, lo que solo se explica porque la Marina estaba organizada para pelear contra Chile y no contra Inglaterra.

 

El secreto de una acción de guerra no está tanto en matar enemigos sino en hasta dónde baja la moral de la tropa y la población enemiga.

 

Los pueblos imperialistas son, esencialmente, cobardes, porque carecen

de nervio moral para apoyar el esfuerzo bélico cuando se les logra demostrar que las guerras coloniales les pueden resultar más caras que

la oposición al régimen que las encara.

 

Una buena propaganda de guerra hubiera debido apuntar en este sentido.

 

Pero bueno, ya sabemos: todavía estamos tratando de convencer a nuestros compatriotas de que la nuestra es una causa justa.

 

Gran aporte, este del Pepe.

 

NG/

 

N&P: El Correo-e del autor es Néstor Gorojovsky nmgoro@gmail.com