Cristina es un sol que renace para alumbrar la Argentina justa, libre y soberana que Videla y los genocidas pretendieron suprimir para siempre.

LA DICTADURA DEL PROCESO Y SU MODELO ECONÓMICO

Por Pedro Pesatti

El fallo Olmos, tal como se lo conoce, demuestra que gran parte de nuestra deuda externa es deuda odiosa, contraída ilegal e ilegítamente durante la dictadura. En la resolución judicial hay fuertes argumentos legales para cuestionar gran parte de la deuda. Las deudas hay que pagarlas, pero los fraudes, obviamente, no.

LA DICTADURA DEL PROCESO Y SU MODELO ECONÓMICO

Por Pedro Pesatti*

Rebanadas de Realidad

 23/03/11.-

Río Negro – En el 2000 el juez Ballesteros envió al Congreso todos los antecedentes aportados por la investigación judicial impulsada por Alejandro Olmos durante dieciocho años.

 En ese momento gobernaba la Alianza y el expediente se cajoneó.

 En la resolución judicial hay fuertes argumentos legales para cuestionar gran parte de la deuda.

 Las deudas hay que pagarlas, pero los fraudes, obviamente, no.

 El fallo Olmos, tal como se lo conoce, demuestra que gran parte de nuestra deuda externa es deuda odiosa, contraída ilegal e ilegítamente durante la dictadura. 

No es una postura ideológica lo que acabamos de expresar: es una cuestión que debemos verla en el marco del derecho y de la ley.

 Y en ese marco surge que hemos sido estafados.

 Allí se demuestra que nos prestaron miles de millones de dólares a la par que nos obligaban a tener una política económica de apertura al movimiento de capitales.

 A la vez que nos prestaban, Martínez de Hoz impulsaba el dictado de la ley de entidades financieras para extranjerizar la banca.

 El ahorro de los argentinos comenzó a evaporarse merced a un sistema financiero urdido para enriquecer a los banqueros y empobrecer al país. 

Es que en Argentina ni siquiera podemos pensar que hemos logrado que rija la lógica capitalista.

 En los países centrales, por ejemplo, la ganancia de los empresarios se transforma en un ahorro que va a los bancos para financiar la inversión.

 Al haber inversión hay crecimiento; al haber crecimiento hay más empleo y en consecuencia menos pobreza y más desarrollo.

 Este es el círculo virtuoso del capitalismo pero que históricamente no funciona en nuestro país porque el ahorro en la Argentina se escapa. 

Por eso nosotros -como se puede verificar en la etapa del peronismo clásico y en el proceso que puso en marcha Néstor Kirchner y hoy continúa nuestra Presidenta- no necesitamos capitales para crecer: necesitamos cerrar la fuga de capitales.

 Y es un mecanismo muy inteligente de dominación el que nos aplicaron -vía endeudamiento- porque una vez que uno le quita a un país sus ahorros, éste necesita de la inversión extranjera y con la inversión extranjera se termina destruyendo la empresa nacional y el desarrollo industrial.

 La economía, finalmente, se extranjeriza.

 Esto lo podemos observar en la Argentina, sin mucho esfuerzo, porque es lo que nos pasó desde el golpe de 1976 hasta la llegada de Menem que enfatizó ese rumbo: para cobrarnos la deuda se llevaron el ahorro de las generaciones que nos precedieron, es decir el ahorro que permitió tener empresas estratégicas en manos del Estado, como YPF, por ejemplo; se llevaron también el ahorro de las jubilaciones a través de la AFJP y más cercanamente a nuestros días, se llevaron también los ahorros del “corralito”.

 Pero esto no es todo: sabemos que ahora buscan apropiarse del patrimonio de las generaciones futuras, es decir, de nuestros recursos naturales. 

Este es el botín que ahora pretenden y que tiene como trasfondo la deuda, este instrumento de vaciamiento de todas nuestras riquezas que puso en marcha la última dictadura mediante la represión y el terrorismo de estado, que costó la vida de miles de compañeros que lo entregaron todo por la causa del pueblo.

 Hoy, Cristina Fernández de Kirchner, es una garantía para derrotar cada una de las políticas que puso en marcha la dictadura.

 Lo demuestran sus decisiones en materia económico-social, aunque falte mucho camino todavía por recorrer. 

Pero es un sol que renace para alumbrar la Argentina justa, libre y soberana que Videla y los genocidas pretendieron suprimir para siempre.

 

·        Legislador de Río Negro

 

Rebanadas de Realidad – Buenos Aires, Argentina

Redacción: redaccion@rebanadasderealidad.com.ar