LO QUE ESCUCHÉ…

Néstor Borri

cristinaenhuracanderecuperon-2-1.jpg
Digo que es importante que el frente nacional, popular y democrático: va MAS ALLA de lo nacional – popular, y la agrega de una manera NO solamente retórica democrático.

cristinaenhuracanderecuperon--550x1.jpg

LO QUE ESCUCHÉ…

 

Por Néstor Borri

 Facebook

 

Militancia sin imitancia. Algo así me parece que dijo Cristina.

 

Sin repitencia, con circunstancia, con evidencia, y trascendencia.

 

Con invención y pasión.

 

Con densidad histórica para el presente, y con todas las referencias, no sólo con una o dos: –si uno piensa en los jóvenes que construyeron aquel 25 de mayo de 1810.

 

Sin banalidad al elegir los conflictos:-no vienen a luchar contra alguien, -sino que por algo.

 

Con un sentido ni simplón ni jacobino de la construcción de lo colectivo: –la construcción orgánica; porque faltaba la construcción política e institucional que no hiciera depender la transformación y el cambio de una o dos personas.

 

Con un criterio de articulación no basado  en la identidad sino en la decisión-disposición-apuesta: –no les pregunten de dónde vienen, no les pregunten cuál es su historia o su partido, pregúntenles si están de acuerdo con…

 

Con la pregunta como herramienta, más que con la afirmación consignista: –Quiero que les pregunten si tenemos que…

 

Con un sentido de la historia como creación y no como sola persistencia ni  mera épica de lo-que-siempre-vuelve: –quiero rescatar la historia, pero también quiero una juventud que construya su propia historia…

 

Con densidad y responsabilidad democrática.

 

-Digo que es importante que el frente nacional, popular y democrático: desde sus primeros discursos va MAS ALLA de lo nacional – popular, y la agrega de una manera no solamente retórica democrático.

 

Pero no por democratismo, sino porque es una estadista, y sabe que el término desafía a la fórmula, sacándola de la tranquilidad de todo folklore – y también del cotillón en que a veces se transforma el repertorio identitario, congelándose…

 

Pivoteando sobre lo imposible y el riesgo de la acusación de locura, lo inédito viable –la Argentina del no se puede (…) le decía a él que estaba loco…

 

Con amor y respeto por ese gran recurso escaso, ese tesoro que se nos da sin propiedad alguna: ¡Cuánto tiempo perdido!

 

Encontrando el tiempo y encontrándose a tiempo.

 

Que se adensa y escasea, limitado como es.

 

Reconociendo la articulación profunda, la trama social que no es la de facebook ni el contacto redundante de los convencidos… –ese día se habían comenzado a reconstruir vínculos, cercanías, proximidades.

 

Con una hegemonía que se construye más allá de las palabras, que va a la hondura de lo real y de los sujetos a un núcleo: –No hay mejores batallas que las que se ganan con el corazón (Las vísceras en la batalla, no en la cómoda interioridad del pecho. Ni en la de los estadios ni de los conciliábulos, ni en la seguridad del consignismo)

 

Y con el reaseguro que a toda batalla y reflexión, le da la alegría.

 

El más costoso y frágil y vulnerable de los bienes políticos y colectivos.

 

Ese que se bastardea fácil, que delata enseguida si le falta espesura y que, cuando navega el tiempo, lo celebra.

 

Lo que escuché, me gustó.

 

Me gusta

 

NB/